Un nuevo estudio encuentra que los probióticos también pueden ayudar a las abejas

Una abeja. / Pexels.com.
Una abeja. / Pexels.com.
Un grupo de investigadores pensó que tal vez introducir las abejas a los probióticos podría fortalecer su sistema inmunológico y permitirles combatir enfermedades que las están matando.
Un nuevo estudio encuentra que los probióticos también pueden ayudar a las abejas

Las abejas también tienen un sistema inmunológico, y un nuevo estudio publicado en Nature encuentra que la clave para salvar a nuestras abejas puede ser algo que hemos llegado a conocer y amar por sus propiedades inmunoestimulantes: los probióticos.

"Los probióticos no son solo para los humanos", dice el autor principal Gregor Reid, Jefe Científico de SeedLabs. "Nuestra idea era que si pudieras usar microbios beneficiosos para estimular la respuesta inmune o atacar a los patógenos que infectan las colmenas, entonces quizás podamos ayudar a salvar a las abejas".

No es ningún secreto que las abejas son esenciales para nuestras vidas (uno de cada cuatro bocados de comida que las personas toman es cortesía de la polinización de las abejas, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), pero se están convirtiendo en una población cada vez más vulnerable. Debido a la cantidad de pesticidas que usamos en nuestras plantas y cultivos, el sistema inmunológico de las abejas se ve comprometido y no puede luchar contra virus y patógenos dañinos.

Si bien el futuro de las abejas se ha visto bastante sombrío, un grupo de investigadores de Western y Lawson pensó que tal vez introducir las abejas a los probióticos podría fortalecer su sistema inmunológico y permitirles combatir enfermedades que las están matando.

"Las colonias de abejas son pequeños microcosmos de biología realmente interesantes", dice el co-investigador principal, Graham Thompson. "Hay muchas abejas individuales, pero todas están relacionadas genéticamente y viven en un espacio cerrado. Todas son muy 

susceptibles a enfermedades contagiosas y están dispuestas demográficamente a brotes". Dicho esto, si infectas una abeja, muy bien podrías infectarlas a todas

Para ver si podían proteger a las abejas contra enfermedades contagiosas, los investigadores complementaron la comida de las abejas con probióticos, que adorablemente llamaron BioPatties, para ver cómo la colmena respondería a una determinada enfermedad bacteriana llamada American Foulbrood.

Descubrieron que, como nosotros, las abejas prosperan con probióticos que curan el intestino y estimulan el sistema inmune: las colmenas tratadas con probióticos pudieron reducir el patógeno en un 99%, y sus tasas de supervivencia se dispararon. Cuando los investigadores examinaron estas abejas en su laboratorio, descubrieron que era su mayor inmunidad lo que les daba la fuerza recién descubierta para combatir la enfermedad de loque americana.

Los investigadores esperan que este experimento garantice la supervivencia de la población de abejas (y de todas las demás especies, para el caso). "A largo plazo, esperamos agregar una alternativa de tratamiento viable, práctica y disponible a los químicos y antibióticos que los apicultores pueden adoptar fácilmente en sus hábitos de apicultura para ayudar a prevenir el colapso de las colonias", dice Thompson.

Parece que la ciencia finalmente está tomando las medidas necesarias para ayudar a salvar a las abejas. A pesar de este emocionante paso adelante tanto para los ecologistas como para los apicultores, es aún más interesante ver cómo los suplementos probióticos pueden ayudar más que la salud humana. Los probióticos ya se han infiltrado en artículos como golosinas para perros y comida para gatos, pero nunca han sido tan importantes para la supervivencia de una especie entera.

En todo caso, esta investigación demuestra que los probióticos pueden ser, literalmente, salvavidas.   @mundiario

 

 

Un nuevo estudio encuentra que los probióticos también pueden ayudar a las abejas
Comentarios