Buscar

MUNDIARIO

¡No te equivoques! Los 5 errores más comunes al depilarte

Todo lo que no debes hacer cuando te vayas a depilar.

¡No te equivoques! Los 5 errores más comunes al depilarte
Máquina de afeitar./ Pixabay
Máquina de afeitar./ Pixabay

Las mujeres siempre buscamos lucir una piel bella, radiante y, por supuesto, ¡libre de vellos! El problema es que muchas veces las prisas o la falta de información pueden hacer que cometas algunos errores a la hora de depilarte.

Glamour México presenta una lista de los cinco errores más comunes que cometemos cuando tratamos de liberarnos de los vellos:

1. Hacerlos a la hora equivocada: para evitar zonas enrojecidas y otros accidentes, lo ideal es que te depiles uno o dos días antes de tu evento. Si quieres mejores resultados, los expertos recomiendan hacerlo durante la tarde o por la noche, y evitar depilarse justo después de que tu piel haya estado expuesta al sol.

2. No tener ciudado en las áreas sensibles: si tienes lunares de gran tamaño, acné, manchas y quemaduras, asegúrate de que esas zonas queden libres de cera o crema depilatoria. De lo contrario, podrías provocar graves irritaciones y alteraciones en tu piel.

3. Usar otros productos antes de depilarte: las cremas hidratantes son necesarias para humectar tu piel después de haberla depilado, pero si la aplicas antes te será más difícil remover el vello. Este consejo también aplica en aceites y lociones corporales justo antes de tu depilación.

4. No recortar: especialmente cuando vas a usar cera en las axilas o el área del bikini, es necesario que recortes el vello lo más que puedas, ya que cuando éste es muy largo es más dolorosa la depilación y será más complicado que logres arrancarlo desde la raíz.

5. Olvidarse de la caducidad: las cremas depilatorias, los rastrillos y máquinas rasuradoras tienen fecha de caducidad. Por esa razón, debes revisar siempre que el producto que usarás no haya caducado y que las cuchillas del rastrillo estén en buenas condiciones, es decir, limpias y no desgastadas. Lo ideal es que cambies, al menos, cada mes de rastrillo y que nunca lo prestes. @mundiario