Cuatro mujeres hablan sin tapujos sobre la experiencia de ser mamá

Cartel We Can Do It! customizado
Cartel We Can Do It! customizado.

Igualdad, lactancia, trabajo, embarazo… son algunos de los temas sobre la maternidad que cuatro mujeres reales tratan en esta entrevista.

Cuatro mujeres hablan sin tapujos sobre la experiencia de ser mamá

Desde Mundiario LUXURY hemos tocado el tema de la maternidad en alguna ocasión, ya sea desde el punto de vista de las mamás celebrities, la moda premamá o artículos sobre la dificultad de compaginar maternidad y trabajo fuera del hogar.

Hoy hemos querido dar un paso más allá y hablar con cuatro mujeres reales, que son madres, están casadas, trabajan en casa y lo hacen también fuera de ella. Son Victoria, mami y periodista radiofónica; Mercedes, mamá y profesora de infantil; Isabel, madre y responsable sector colegios; Chus, mamá y periodista en una agencia de publicidad. Sus edades oscilan entre los 30 a los 40 años y tienen entre uno y dos hijos con edades comprendidas de los 2 a 5 años. Son de diferentes Comunidades Autónomas y con ellas hemos hablado de igualdad, lactancia, crianza y trabajo entre otras cosas.

Una estupenda charla y ejemplo de nuestra sociedad actual.

LUXURY: ¿La igualdad entre hombres y mujeres ha llegado a los hogares en cuanto al tiempo que unos y otros dedican a los hijos?

Victoria: En general, no. En primer lugar porque los hombres no suelen acogerse a la jornada reducida, por lo tanto las que más tiempo pasan con los hijos somos nosotras.

Isabel: Yo tengo jornada reducida para poder pasar más tiempo con mi hija, poder recoger a mi hijo en el colegio.... Yo paso más tiempo con ellos sí, y mi marido trabaja más horas, viaja, etc. Pero lo cierto es que puedo contar con él para todo siempre y se preocupa 100%

Mercedes: Aunque trabajen los dos, siempre la madre pasa más tiempo.

Chus: Exacto, aunque trabajen los dos, las madres ocupan mas tiempo en el cuidado de los hijos. En parte es una imposición de la propia sociedad que sigue otorgándonos ese papel de forma predominante.

LUXURY - ¿Antes de ser madres trazasteis un plan de crianza con vuestra pareja o eso se hace sobre la marcha?

Mercedes: Nosotros teníamos claro cuántos, en qué condiciones y cómo educarlos... Dedicamos mucho tiempo a hablarlo. Mucho. Es verdad que quizá porque yo soy profe muchos aspectos  se gestionan solos. Bueno, no todo se sabe, está claro que muchas cosas se resuelven cuando se producen, pero teníamos muy claro el plan y lo cumplimos, aunque cuesta mantenerse firme a lo que has pensado... El día a día es más complicado y la vida se encarga de que reajustes cosas.

Chus: Para nada, sobre la marcha. Estás en constante improvisación y siempre buscando consenso con la pareja para ir llevando el día a día. Evidentemente hay cuestiones generales que tenemos claras, pero muchas van surgiendo y vas resolviendo. Cuando tienes hijos te das cuenta de que la planificación excesiva es inútil, lo idóneo es tener claras una serie de pautas generales y bajo ese paraguas intentar educarlos en el día a día.

Victoria: Nosotros hablamos sobre qué cosas nos parecían convenientes en términos generales, como darle cierta libertad, moderar los castigos, intentar no gritarle, jamás pegarle, escuchar lo que quiere y lo que le gusta, no forzarla en ningún sentido (comida, extra escolares)... Cosas así, pero siempre se tuerce algo el camino. El resto lo hemos ido resolviendo sobre la marcha.

Isabel: No... de hecho hay muchas cosas en las que no coincidimos y se resuelven según va pasando todo.

LUXURY - ¿Qué pensáis que es lo idóneo a la hora de criar/educar a un hijo/a y que no salga un "monstruito"? Algún factor clave o imprescindible...

Mercedes: Constancia y repetición.

Chus: Escucharle y no gritarle. Educar no significa faltar al respeto ni pegar. Es imprescindible equilibrar el amor con la firmeza.

Victoria: Yo creo que es fundamental pasar tiempo con los niños, conocerlos, educarlos en casa. Y claro, mucho amor, que se sientan apoyados y que confíen en sus padres. Veo a mi alrededor muchas parejas que delegan todo en cuidadoras, extra escolares, colegio... Y así es difícil.

Isabel: Límites, normas, horarios, dentro de lo posible! Y mucho cariño y confianza. Y escucharlos es fundamental... Son sorprendentes, razonan muchísimo a pesar de su corta edad.

Mercedes: Constancia y repetición aplicado a todo: límites, normas, cariño, horarios, juegos, deberes.... Hay que evitar las montañas rusas emocionales en la medida de lo posible.

"Se nos vende que tenemos que llegar a esa perfección de superwoman que no existe y que a los hombres no se les exige."

 

LUXURY - ¿La sociedad actual da más importancia y valor a una mujer con una buena carrera laboral o a una mujer-mamá a tiempo completo?

Victoria: Lo primero, sin duda.

Chus: Personalmente, creo que se da más lo primero. A una mujer - mamá a tiempo completo solo se la valora cuando estamos ante el falso mito de la superwoman, capaz de llevar una carrera brillante y cuidar de los hijos. Se nos vende que tenemos que llegar a esa perfección que no existe y que a los hombres no se les exige.

Mercedes: Sí, estoy de acuerdo. Lo primero.

Isabel: Supongo que lo primero...

Victoria: Se suelen ver reportajes u oyes hablar de una súper mujer con un puesto de súper directiva, pero no de una madre con tres hijos que ha aparcado su carrera laboral para cuidar de ellos, lo cual me parece igualmente brillante. Ambas cosas son difícilmente compatibles, a no ser que tires de interna y entones ya nos vamos a la pregunta de los “monstruitos”.

Isabel: Pero a mi parecer no sólo tiras de interna para tener éxito en lo laboral...Mucha gente no se puede permitir reducirse la jornada. A mi me quitan mucho sueldo.

"Se suelen ver reportajes u oyes hablar de una súper mujer con un puesto de súper directiva, pero no de una madre con tres hijos que ha aparcado su carrera laboral para cuidar de ellos, lo cual me parece igualmente brillante."

 

LUXURY - Todas sois mamás trabajadoras fuera de casa, ¿preferirías dejar de serlo y ser "mamis a tiempo completo" (entendiendo que ya lo sois)?

Chus: Yo no, siempre tuve claro que quería seguir trabajando. Adoro mi profesión y todo lo que me aporta.

Victoria: Yo tampoco dejaría mi trabajo porque me encanta! Siempre y cuando pueda mantener las condiciones actuales para que sea compatible con el cuidado de mi niña.

Mercedes: A mi unos años no me importaría quedarme con ellos.  Aprovechando sus horas de cole para trabajar pero desde casa, a distancia.

Isabel: Yo no, la higiene mental es importante para mi. Otras responsabilidades, conversaciones con adultos... vital!

Mercedes: Si, eso es fundamental.

Victoria: Fundamental, sí señor, no ser siempre "la mamá de..."

Chus: Hoy en día tampoco puedes descolgarte del mercado laboral por mucho tiempo porque luego es muy difícil reincorporarse, sobre todo en algunas profesiones.

LUXURY - ¿La fase de la lactancia es realmente importante para el desarrollo del niño o es un mito? Fundamental y necesario o no?

Mercedes: Fundamental, siempre que puedas, que no haya algún problema grave que te lo impida…

Isabel: Para mi la lactancia es esencial... Y debería haber un período de tiempo más largo, 16 semanas se quedan muy cortas.

Victoria: La lactancia es esencial! En mi caso, 18 meses, respetándonos ambas, adecuándonos a las distintas fases. Jamás utilicé un saca leches.

Chus: Yo no he dado el pecho por decisión personal. Creo que es tan respetable una opción como la otra.

Mercedes: El mito, para mi, es que te cuenten solo lo bonito, también es un dolor brutal a veces!

Isabel: Si! Lo es! Y hay esta moda de presión a la lactancia que no me gusta nada. Es tan personal… Yo me sacaba la leche en el baño del trabajo, me llevaba hasta mi neverita.

Victoria: A mí tampoco me gusta que se presione a las madres, cada cual decide. Y sí, duele. A mí se me caían las lágrimas la primera semana pero se me fue pasando y le cogí el gusto.

Isabel: Yo tuve mastitis y tuvieron que pincharme la pus del pezón, hubo momentos muy duro.

Mercedes: Al principio es criminal, aunque cuando yo dejé la lactancia se me partía el corazón de pena. Es cierta la sensación de que se termina algo íntimo y especial.

Isabel: Sí, y qué malo es no contarnos todas esas cosas antes de parir. Tanta respiración y luego se dejan lo importante.

"Desde q soy madre me siento culpable por no poder estar con mi hijo todo lo que debería y culpable porque a veces no puedo estar al 130 por cien en el trabajo."

 

LUXURY: ¿Os habéis encontrado con algún problema en el trabajo siendo madres?

Isabel: Yo no... Alguna cosa pero en general no...

Victoria: Bueno, diré que yo tengo una jefa, que además es amiga, muy comprensiva y he tenido la suerte de que mi hija se ha puesta mala tres veces en tres años, pero he visto cosas muy desagradables y comentarios fuera de lugar para con otras. Por cierto, muchos de esos comentarios los hacen mujeres, tipo: “otra vez de baja, cuántos tiene ya?”, “qué es, una coneja?”, “yo también me voy a quedar embarazada para tener 4 meses de vacaciones”.

Chus: Tengo que decir que no, nunca, pero cuando tienes que pedir constantemente horas para ir al medico o tus obligaciones te hacen salir a tu hora, a veces te sientes hasta culpable. Es una dicotomía que siento desde q soy madre. Culpable por no poder estar con tu hijo todo lo que deberías, culpable porque a veces no puedes estar al 130 por cien en el trabajo. No existe la superwoman!

LUXURY: En definitiva y al hilo de lo que comentáis ¿tener un trabajo estable y ser madre es compatible o, como mínimo, sencillo?

Victoria: Es compatible pero no es sencillo. Y si no tienes a nadie, como es mi caso, de quién tirar en algún momento puntual, la cosa se complica. Tipo una cobertura de abuelos, tíos...

Mercedes: Muy complicado.

Chus: Es compatible pero te acostumbras a tener que depender de los demás,  ya sean guarderías, familiares o ambas cosas. En mi caso es sencillo porque mi madre trabaja en casa y puede cuidar de mi hijo. Eso si, andas siempre a 1.000 y con el turbo puesto intentando llegar a todo. Yo parezco el correcaminos.

Isabel: En mi caso nos apañamos bastante bien.

Victoria: Sobre todo que, no sé en vuestro caso, pero en el mío siempre soy yo la que falto al trabajo por cuestiones relacionadas con la niña. Porque está peor visto todavía entre ellos esas ausencias. Vamos, que la igualdad, la conciliación y ese tipo de términos quedan muy bonitos en papel, pero las empresas están muy faltas de una conciencia real sobre el tema.

Isabel: Creo que la culpabilidad viene en el carné de madre como sentimiento obligatorio. Qué horror!

"La igualdad, la conciliación y ese tipo de términos quedan muy bonitos en papel, pero las empresas están muy faltas de una conciencia real sobre el tema."

 

LUXURY: Última pregunta, el embarazo: ese gran desconocido. ¿Nos contáis alguna realidad sobre él o es tan fantástico y maravilloso como algunas siempre dicen a sus amistades?

Chus: Mi embarazo fue muy bueno pero no llegué a ese estado de éxtasis total y feminidad absoluta que nos quieren vender. Y lo peor, el posparto, pero ¿no iba a salir del hospital con la barriga plana como las famosas?

Victoria: A la mayoría de mis amigas le encanta el estado, dicen que se sienten mejor que nunca, flotando, happy... Mi embarazo fue bastante bueno, sin náuseas ni tobillos hinchados. Sin embargo, no me gustaban ciertas sensaciones de desequilibrio emocional

Mercedes: Yo procuraba contar lo bueno a mis amistades y algún truco para posibles problemas. No se puede asustar, pobres embarazadas!  Bastante tenemos con que todo es nuevo y encima las hormonas hacen lo que quieren. Por mi experiencia, en general, salvo una ciática, me pareció maravilloso.

Isabel: Para mi no fue fantástico... En el primero nos diagnosticaron una atresia de esófago del bebé y lo viví bastante asustada aunque después no se cumplió, gracias a Dios. Dejé de fumar, engordé 35 kg entre una ansiedad y la otra! En el segundo ya sabía más de que iba y lo tomé con más calma cuando me dijeron que en este embarazo iba todo bien.

LUXURY: ¿Ni sangrado de encías, caída de pelo, aumento de la talla del calzado, vuelta del acné...?

Isabel: Sí! Un número más de pie, granos a tope con el niño y el pelo se me cae ahora!

Victoria: Yo nada! El pelo mejor que nunca. La boca sí se me resintió y tuve que hacerme limpiezas pero poca cosa.

Chus: Yo creo que estaba más guapa que nunca: piel radiante, pelo brillante… Aunque al dar a luz es cuando viene el bajón: desequilibrio emocional, caída de pelo...

Mercedes: Sí, el pelo se cae después, a puñados. Y suma las hormonas, lloros, el pecho

Isabel: Sí, muchas lloreras.

Mercedes: Y un muñeco que llora y que no sabes por dónde coger…

Chusiña: Donde está el libro de instrucciones?

Victoria: Y todo el rato poniéndole el dedo en la nariz para ver si respira.

Isabel: Y ese momento en el que nace, te lo ponen al lado y te preguntas si el ginecólogo sería capaz de volverlo a meter… Y dices, pero no se enamora todo el mundo al primer minuto? Pues no.

Mercedes: Que sí mujer, yo sí.... Se me paró el corazón hasta que le oí llorar.... Pero es lo más maravilloso del mundo.

Chus: Los primeros días solo quería llorar, todo me venía grande y la anemia no ayudaba  ni tampoco el millón de visitas.

Isabel: Yo me enamoré de ellos con los días...me sentía tan responsable que lo miraba con más miedo que otra cosa.

Victoria: Pues a mí me dio tal subidón de hormonas que salí al tercer día del hospital con cesárea, conduje el coche hasta mi casa, mi marido no tiene carné, y me fui de paseo.

Chus: Las hormonas son la bomba!!

Cuatro mujeres hablan sin tapujos sobre la experiencia de ser mamá
Comentarios