¿Masturbación y ecología? Sí, pueden ir de la mano

Premium Eco de Womanizer. /Womanizer
Premium Eco de Womanizer. /Womanizer

El placer no tiene límites y en este caso la versión Premium Eco del famoso Womanizer nos muestra que un juguete sexual además de satisfacer puede también cuidar el medio ambiente.

¿Masturbación y ecología? Sí, pueden ir de la mano

Definitivamente la pandemia ha dejado más cosas que solo malas noticias, algunos han aprovechado para hacer más actividad física otros para estudiar, pero algunos se tomaron el tiempo para conocer el mundo de los juguetes sexuales y obtener placer de forma individual. ¿Eres una de ellas? 

Seguro que tienes un juguete en tu casa o al menos lo tuviste en algún momento, pero ya conociste el primer juguete sexual que además de brindarte placer, es “ecológico y sustentable”, porque sí, la satisfacción también puede ir de la mano con el cuidado del medio ambiente. En este caso se trata de la versión Premium Eco del famoso Womanizer, que estimula el clítioris sin contacto, el cual fue producido con 70% de materiales naturales y biodegradables.

Este juguete posee la tecnología "Pleasure Air", y te llevará a otro nivel de placer, porque este "succionador" te estimulará a través de unas suaves vibraciones de aire (con 12 niveles de intensidad) que succionan y masajean a la vez para proporcionar una sensación orgásmica sin precedentes.

Seguro ya estás prestando mucha más atención que en el inicio, por en definitiva ¿a quién no le gustaría recibir tanto placer? Además que con este sistema, el clítoris recibe placer sin ningún contacto por lo que de este modo evita una sobreestimulación directa.

Lo cierto es que Womanizer tiene esta versión Eco, hecho de Biolene -un bioplástico hecho con un 70% de materiales naturales-, este "succionador" posee una batería reemplazable y recargable, que amplía la vida útil del producto. Además de que ayuda a demostrar que en este rubro también se pueden crear productos sostenibles y que ciertamente son el futuro de la industria. @Mundiario

¿Masturbación y ecología? Sí, pueden ir de la mano
Comentarios