De cómo llevar alegría a la oficina se convirtió en un buen negocio

Trabajo en la oficina./ RRSS
Trabajo en la oficina./ RRSS

"Hay un nuevo nicho de consultores ofreciendo inyectar alegría en el lugar de trabajo".

De cómo llevar alegría a la oficina se convirtió en un buen negocio

En 2012, la compañía de John Koning hizo algo sorprendente: decidió que la prioridad número uno de la empresa sería la felicidad de sus empleados. La empresa, una firma de informática llamada Incentro, con base en Utrecht (Holanda), solía ofrecer servicios en línea de forma tradicional, con una estructura jerárquica de jefes y empleados. Tras una recesión en el mercado entre los años 2002 y 2005, la dirección se propuso ser menos ostentosa, pero más divertida, tal como nos cuenta BBC Mundo.

En vez de la tradicional estructura piramidal, los empleados empezaron a trabajar independientemente en "células funcionales", grupos de 60 personas o menos. Los grupos organizaban su propio trabajo, formaban parte de las decisiones importantes de la empresa e incluso decidían su propio salario. En lugar de ser los jefes quienes dictaban el sueldo, cada "célula" o equipo decidía si quería dar a conocer la información sobre los salarios. De ser así, tomaban la decisión sobre cuánto deberían ganar, teniendo en cuenta que todo el mundo conocía la situación financiera de la compañía.

"Decidimos incluir un único factor para el rendimiento del trabajador y ese fue la felicidad", dice Koning, director del la empresa Incentro Marketing Technology. Haciendo eso, el número de empleados creció de 40 en 2008 a más de 300 a día de hoy en cuatro países diferentes. El cambio estructural y organizacional de Incentro lo están copiando un número cada vez mayor de empresas. Tanto, que hay un nuevo nicho en el mercado, con consultores que ofrecen inyectar alegría en la oficina.

"Hay muchos beneficios en poner la felicidad en el centro del negocio y de la toma de decisiones de la empresa", dice el economista Emmanuel De Neve, un profesor de la Escuela de Negocio de la Universidad de Oxford. El académico señala un estudio de 2014 que asegura que incrementar la felicidad de los trabajadores los hace entre un 7% y un 12% más productivos. En otro estudio, los investigadores cogieron la lista anual que hace la revista Fortunede "Las mejores empresas en las que trabajar" y compararon durante un largo tiempo cómo las compañías señaladas se comportaban en la bolsa. Lo que descubrieron es que estas firmas nombradas como las mejores para trabajar, tenían mejores resultados que las demás y que los inversores subestimaban aspectos intangibles como el bienestar del empleado. Las consultoras que ofrecen subir el estado de ánimo en el lugar de trabajo tienen ante sí un mercado potencialmente grande.

En su último trabajo para el Informe de la Felicidad Mundial de las Naciones Unidas, De Neve comprobó que menos del 20 % de la población mundial participaba activamente en su trabajo y otro 20 % se sentía desmotivada. Un estudio británico de 2016 estudió a decenas de miles de personas que anotaron su sensación de bienestar a diferentes horas del día en una aplicación para el celular, elaborando una lista de 39 actividades relacionadas con la felicidad.  De las 39, la remuneración ocupaba el puesto número dos por la cola, solo por encima de estar enfermo en la cama. Si el dinero no es lo que importa, entonces ¿qué hace que las personas estén tan tristes con su trabajo? Escuchando a aquellos que han cambiado su carrera profesional y mirando otros estudios, parece que la falta de un propósito u objetivo laboral es lo que más incide en otros aspectos de la vida.

Para la compañía holandesa Corporate Rebels, que ayudó a Inventor a materializar sus ideas, el enfoque correcto es salir de la vida corporativa para recoger ideas innovadoras que fomenten la felicidad en el trabajo. Esa era la filosofía de los cofundadores de Coporate, Pim Moree y Joost Minnaar. Con base en lo que aprendieron de los líderes de negocios y emprendedores que pusieron la felicidad de sus empleados en el centro de la empresa, Corporate Rebels sugiere elaborar un libro de gestión abierto donde todo el mundo conozca los detalles operacionales y financieros de la empresa. Otra idea es trabajar por objetivos, donde no importen las horas que trabajes sino que consigas los resultados. @mundiario

De cómo llevar alegría a la oficina se convirtió en un buen negocio
Comentarios