Cómo lidiar con sentimientos como la ira y la agresividad

Una pareja. / Pixabay
Una pareja. / Pixabay

Para ayudar a que una relación mejore, entre los objetivos primordiales que se proponen a través de la terapia de pareja, se encuentra el potenciar el intercambio positivo.

Cómo lidiar con sentimientos como la ira y la agresividad

¿Cómo se puede lidiar con sentimientos como la ira y la agresividad? Son sentimientos con los que de uno y otro modo nos enfrentamos a diario, ya sea en la noticias del mundo, como en los seres que nos rodean y en nosotros mismos.

Este tipo de emociones suelen acarrear consecuencias complicadas, tanto a nivel psíquico como físico y por eso es importante saber que existe un efectivo tratamiento de la ira y agresividad que nos ayuda a entender nuestra emociones y a cambiar tanto nuestra forma de procesar pensamientos e ideas como nuestras reacciones emocionales y comportamentales.

Una joven consulta su móvil.

Estas emociones tan fuertes tienen consecuencias nefastas que afectan todos los órdenes de la vida de una persona; pueden desembocar en la destrucción de relaciones personales y laborales además de ocasionar trastornos importantes a nivel físico, como el desarrollo de problemas cardiovasculares y otros problemas psicológicos como la depresión.

En el trabajo de la terapia contra la ira observamos que, orientada desde una aproximación cognitivo conductual, podemos aprender a procesar las experiencias y nuestra forma de interpretar el mundo, para así modificar nuestros sentimientos y accionar.

En una terapia que trabaje problemas de agresividad, se busca por lo tanto mejorar el conocimiento que tenemos sobre nuestras propias emociones para así poder llegar a la raíz del problema. Una vez hallado, aprendemos a identificar los ciclo que la caracterizan (qué es lo que la detona, cómo surge y cómo aumenta, cómo se aplaca) y sobre eso se basa el trabajo que tiene como finalidad aprender ciertas técnicas que podamos utilizar para controlar esta experiencia.

A través de una serie de estrategias, tanto externas como de control de pensamiento, se busca a su vez reducir estímulos y situaciones que pueden ser detonadores. Aprender a desarrollar y utilizar pensamientos alternativo y nuevos modos de comunicación ayuda en este camino que conduce a la creación de conductas ciertamente más adaptativas.

¿Y cómo se traduce esto en término de una terapia de pareja donde uno de ellos tiene problemas de agresividad? La terapia de pareja puede ayudar a mucho y si bien no es determinante, resulta interesante poder contar con el apoyo del miembro no agresivo de la pareja en algunas sesiones. De todas formas, el tratamiento estaría más focalizado en lo individual, ya que si bien la agresividad puede tener su lugar de expansión en el seno de la pareja, la persona agresiva puede expresar sus sentimientos y afectar su conducta también en otras áreas.

Si hablamos de terapia de pareja, es frecuente que lleguen a la consulta en un momento en que la relación se encuentra muy dañada y si la ira y la agresividad han sido algún componente de la dinámica manejada hasta el momento, lo ideal es comenzar por trabajar con el miembro de la pareja agresivo.

De todos modos, sabemos que las relaciones de pareja pueden ser una fuente de salud y bienestar tanto como de malestar, por lo que un acercamiento a este tipo de conflictos y a toda terapia de pareja en general, desde el enfoque cognitivo conductual, partirá de lo siguiente:

> La insatisfacción y el malestar en la pareja suele originarse como consecuencia de un reducido intercambio de gratificaciones, tanto materiales como emocionales; tanto si falta completamente en ambos integrantes como si  existe de forma no recíproca;

> cuando las discusiones aumentan, dando paso al desgaste o a la agresividad, hacen que la distancia emocional entre ambas partes aumente, desapareciendo la comprensión y la necesidad de apoyo mutuo;

> muchas sensaciones de infelicidad y de insatisfacción son simplemente consecuencia de erróneas interpretaciones de las actitudes del otro miembro de la pareja;

> si hay un exceso de atención en los aspectos negativos del otro y se pasan por alto los positivos, se crea una sensación de insatisfacción permanente que pueden desencadenar sensaciones y acciones no deseadas.

Para ayudar a que una relación mejore, entre los objetivos primordiales que se proponen a través de la terapia de pareja, se encuentra el potenciar el intercambio positivo; esto implica el aumento de cuidado por parte de ambos para con el otro, el aprendizaje de modos de expresión cuidadosos, con un adecuado manejo de los momentos de enfado y hostilidad. Aprender a comunicar sin dañar y sin herir, expresando sensaciones y sentimientos de un modo más adecuado, aprendiendo ciertas estrategias claves que ayudan a lidiar con los conflictos normales que surgen en cualquier relación.

¿Cuánto dura una terapia de pareja? Cada caso es distinto, y por lo tanto cada pareja tendrá una evaluación y un pronóstico que le corresponde y si bien es cierto que no puede establecerse de antemano un tiempo de duración de la terapia, en el caso de la terapia cognitivo conductual será de cualquier modo media o breve. Dependerá mucho, además de diversos factores, como la motivación para el cambio y el punto de conflictos en el que se encuentran en el momento de la consulta.

Cómo lidiar con sentimientos como la ira y la agresividad
Comentarios