Buscar

MUNDIARIO

¿La Ley permite tener semillas de marihuana en casa?

En la actualidad, existe una normativa en España por la que se regula el consumo, la venta y el cultivo de esta sustancia, teniendo en cuenta que el cannabis puede considerarse una droga.
¿La Ley permite tener semillas de marihuana en casa?
Planta de la marihuana.
Planta de la marihuana.

Rob Ferry Jr.

Colaborador.

La marihuana es una sustancia que se conoce y consume desde hace mucho tiempo, principalmente por sus propiedades psicoactivas y relajantes. En la actualidad, existe una normativa en España por la que se regula el consumo, la venta y el cultivo de esta sustancia, teniendo en cuenta que el cannabis puede considerarse una droga.

La marihuana, a la que también se le conoce como cannabis, es una sustancia que se ha consumido desde siglos atrás. Ha sido y es muy popular, entre otras cosas, por las propiedades medicinales que tiene, así como sus principios psicoactivos que se combinan con los relajantes. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que puede llegar a considerarse una droga, de ahí que exista cierta controversia entre si su consumo es legal, al igual que la venta y el cultivo.

Para conocer los tipos de semillas que existen, sus propiedades o cómo tratarlas, a través de la web https://kamalaseeds.com/ se puede obtener todo tipo de información sobre todo ello. Sin embargo, en este artículo se va a tratar en mayor medida, la legalidad de esta sustancia, dentro del territorio español. 

¿Es legal vender semillas de marihuana en España?

Hoy en día, cada país cuenta con una legislación propia en relación a la venta de semillas de marihuana, en base al acuerdo que se llevó a cabo en 1961, en la Convención de Viena. Actualmente, en España es legal comerciar con semillas de marihuana, al igual que en otros países tales como Japón, Holanda, Escocia, Rusia, Italia o Inglaterra, entre otros. 

En este sentido, hay que añadir que, posteriormente, se redactó el Protocolo de la Modificación de dicha Convención en 1972, texto que fue acogido por España en 1975, en el que se explica que, esta sustancia se considera un estupefaciente, siempre que se hable del fruto o sus extracciones, no así para las semillas. 

Por ello, para la comercialización de las semillas, es obligatorio su identificación, un envase y que no vayan destinadas a la germinación. Teniendo en cuenta que, el cultivo de cannabis, sí está sancionado, tanto de forma administrativa como penal, siempre que sea para el tráfico. Dentro de este contexto, en España suelen venderse diferentes tipos de semillas, siendo las más habituales las de marihuana sativa, rudelaris o indica.

¿Qué pasa con el consumo?

El hachís y la marihuana son dos de las sustancias más consumidas en España, según los datos del Ministerio de Sanidad, alrededor de 1/3 de población las toma. En base a esto, según se explica en el Código Penal, se consideran delitos el cultivo, el tráfico, la elaboración y la posesión ilícita de la marihuana, al igual que el desarrollo de ciertas actividades que puedan favorecer el consumo de drogas consideradas tóxicas.

Concretamente, en el artículo 368, se especifica qué tipo de drogas son las que afectan gravemente a la salud y cuáles no, en este último se enmarca el cannabis. Hay que aclarar que, siempre que sea para consumo propio y no tenga otros fines, tanto el consumo como la posesión y el cultivo de cannabis no está sancionado en España, fijándose en 100 gramos, la posesión legal para consumir la sustancia de manera individual, tal y como se especifica en la tabla elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología y secundada por el Tribunal Supremo.

¿Cómo son las sanciones?

En el caso de que el cultivo, consumo o posesión del cannabis no tenga carácter personal, las sanciones pueden llegar a ser bastante elevadas. De esta manera, consumir marihuana en un espacio público, comerciar con ella a un gran número de personas con el fin de facilitar el acceso a sustancias tóxicas, tener cultivos o plantaciones en lugares visibles al público o el tráfico en locales y establecimientos públicos se consideran infracciones graves.

Por este motivo, las multas económicas pueden oscilar entre los 601 euros y los 30.000, dependiendo de la cantidad de droga que se incaute y la gravedad del delito cometido.