El jugo de remolacha reduce el riesgo cardiovascular y mejora la memoria

El jugo de remolacha reduce el riesgo cardiovascular y mejora la memoria 
Jugo de remolacha. / Pixabay.

Un ensayo clínico demostró la existencia de relaciones entre los rasgos fisiológicos y cognitivos y los grupos de bacterias orales coexistentes en las personas mayores.

El jugo de remolacha reduce el riesgo cardiovascular y mejora la memoria

Durante el mes de abril se publicó en el sitio ScienceDirect, editado por Elsevier, en el foro Redox Biology, un descubrimiento basado en los nitratos inorgánicos; en este estudio clínico se evaluó integralmente durante 10 días a los microbiomas orales en muestras de saliva de personas mayores sanas, entre 70 y 80 años, que se sometieron a dietas con nitratos (jugo de remolacha con ≈ 750 mg NO3- /d) y placebo (dieta baja en nitratos: jugo de remolacha con ≈ 1 mg NO3- /d), junto con evaluaciones de la función fisiológica y cognitiva, así como del metabolismo muscular y cerebral.

Los nitratos inorgánicos son compuestos químicos (son iones naturales) que se forman en la naturaleza por la descomposición de los compuestos nitrogenados (productos de animales y vegetales que conforman el ciclo del nitrógeno en la tierra), como las proteínas, la urea, etc. Las plantas utilizan el nitrato como elemento nutritivo esencial y generalmente es estable en el ambiente; sin embargo, puede ser reducido a nitrito por medio de procesos biológicos que involucran a las plantas, los microbios, etc.; en el ser humano, a partir de estos compuestos y por la intervención de ciertas bacterias y enzimas -como la óxido nítrico sintetasa (NOS)- que actúan como un catalizador,  se reducen hasta el oxido nítrico.

Desde los años 80, al oxido nítrico (NO) se lo identifica como un factor de relajación del endotelio, por lo que el consumo de vegetales fue asociado a un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y cáncer; en sus inicios, estos efectos le fueron atribuidos a su alto contenido en antioxidantes, aunque posteriormente se propuso la idea que se debían al contenido de nitratos.

Como sabemos, el proceso biológico y natural del envejecimiento es la consecuencia de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, que nos conducen por un sendero con un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de enfermedad y finalmente a la muerte. Esta progresiva transformación, también, se caracteriza por la reducción en la producción de óxido nítrico (NO) endógeno, a través de la vía enzimática óxido nítrico sintetasa (NOS), con los perjuicios asociados a la función cardiovascular, cognitiva y el aumento de la morbilidad, por lo que una estrategia para corregir esta producción defectuosa es generar óxido nítrico (NO) a partir de los nitratos inorgánicos presentes en los alimentos vegetales (remolacha, zanahoria, rúcula o rúgula, pomelo, rábano, etcétera).

Los nitratos inorgánicos presentes en los alimentos vegetales (remolacha, zanahoria, rúcula o rúgula, pomelo, rábano, etcétera).

Jugo de remolacha. / Pixabay.

En base a estos conceptos se ha descubierto que en las intervenciones realizadas en la dieta, los microorganismos presentes en la cavidad oral son sensibles a los nitratos y revelan interacciones positivas con la función cognitiva y la salud cardiovascular. En resumen, lo que sucede es que muchas bacterias orales reducen al nitrato inorgánico, presente en una dieta rica en vegetales, en nitrito que actúa como un precursor del óxido nítrico, que es un regulador del tono vascular y de la neurotransmisión.

Este ensayo clínico, como ya lo expresé, se aplicó utilizando una plataforma de 10 días, con el uso de nitratos inorgánicos en comparación con un placebo, con bajas concentraciones de nitratos, con el objetivo de determinar la existencia de alguna relación entre los rasgos fisiológicos y cognitivos y los grupos de bacterias orales coexistentes en las personas mayores. También, pudo observarse que después de la suplementación con nitrato aumentó la abundancia relativa de Proteobacteria y disminuyeron las Bacteroidetes, Firmicutes y Fusobacteria. Además, algunas de las bacterias coexistentes, que eran sensibles a la suplementación con nitratos, mostraron relaciones estables con los índices de salud cardiovascular (Rothia-Streptococcus) y cognitiva (Neisseria-Haemophilus) en ambas condiciones dietéticas; mientras que otras (Prevotella y Veillonella) que se han asociado con el metabolismo pro-inflamatorio, causando periodontitis y gingivitis, se redujo después de la suplementación con estos iones, incluida una disminución en la abundancia relativa del Clostridium difficile (es una bacteria que causa diarreas).

Como una conclusión, este ensayo clínico demostró que el consumo de un vaso de jugo de remolacha, por el espacio de 10 días, reduce el riesgo cardiovascular (menor tasa de infartos y una marcada reducción de la hipertensión) y el rendimiento cognitivo mejoró en comparación con el placebo; sin embargo no hubo diferencias en las pruebas de rendimiento cognitivo de la memoria a corto plazo (recuerdo de números y sustracciones en serie), atención selectiva (Test de Stroop) y velocidad de procesamiento de la información (tiempo de elección-reacción).

Vale subrayar que el beneficio que proporciona este jugo se inicia con el accionar de la flora bacteriana presente en la saliva; es decir, con las bacterias benéficas de nuestra cavidad oral donde las abundancias relativas de sus miembros se ven alterados; el jugo de remolacha actúa incrementando 10 especies de bacterias benéficas y reduciendo la abundancia de otras 14, entre ellas dos tipos de bacterias que son patógenas: la Prevotella (que causa periodontitis y gingivitis) y el Clostridium difficile (que causa diarreas).

El mecanismo de acción se debe a que las bacterias útiles o benéficas reducen los nitratos, presentes en una dieta rica en vegetales, en nitrito que actúa como un precursor del óxido nítrico, el cual relaja la musculatura lisa, produciendo vasodilatación de las arterias y generando una reducción de la presión arterial, vasodilatación de las arterias coronarias, mejora la resistencia y la fuerza ante la actividad física, la respiración mitocondrial, la perfusión cerebral (o flujo de sangre al cerebro) y facilitan la trasmisión inter-neuronal o neurotransmisión.

Por otra parte, vale recordar que el jugo de la remolacha (especie: Beta vulgaris) presenta un alto contenido de betaína, un nutriente que es un excelente auxiliar en las anemias (ya que es fundamental para la absorción de vitamina B12, calcio y hierro); además, tiene un efecto ergogénico (mejora el rendimiento y las capacidades musculares al aumentar el flujo sanguíneo, el transporte de oxigeno y la síntesis de la fosfocreatina o fosfato de creatina, la cual es útil en los esfuerzos máximos y submáximos).

Sugerencias en el uso: suministrarlo en forma de jugo y por la mañana; y si tu intención es mejorar el rendimiento deportivo (ayuda ergogénica), en sus diferentes modalidades, debes consumirlo entre 2 y 3 horas antes de la práctica deportiva, debido a que la concentración o pico máximo se adquiere pasado ese tiempo.

Suministrarlo por 10 días,  en forma de jugo y por la mañana

Jugo de remolacha. / Pixabay.

Otros datos que surgen del estudio:

> De forma paralela se confirma lo que otros estudios han demostrado, y es que el uso de enjuagues bucales bactericidas reducen de manera aguda la biodisponibilidad del óxido nítrico (NO) sistémico y eleva la presión arterial; o que el uso frecuente y/o crónico de un enjuague bucal se asocia con un riesgo elevado de diabetes tipo II.

> Después de la suplementación dietética con nitratos, lograron identificar varias correlaciones entre las diferentes bacterias orales y la función cognitiva y fisiológica, que serán útiles en la investigación de nuevas terapias (como posibles objetivos prebióticos y probióticos) destinadas a reducir el deterioro cognitivo y cardiovascular durante la vejez. @mundiario

Glosario
Microbioma: se refiere a la comunidad de microorganismos (microbiota) presentes en un entorno específico, como puede ser la cavidad oral, con sus elementos estructurales (proteínas, lípidos, polisacáridos, ácidos nucléicos: ADN o ARN), metabolitos de la microbiota: moléculas o toxinas, y las condiciones ambientales circundantes. 
Microbiota intestinal está constituida por bacterias, microorganismos procariotas unicelulares, hongos, levaduras, algas, protozoos o mohos mucilaginosos.
>Los probióticos contienen microorganismos vivos, mientras que los prebióticos son un tipo especial de fibra alimentaria. Los probióticos, aunque generalmente son seguros, pueden no ser recomendables para todas las personas. Los prebióticos estimulan el crecimiento de una clase de bacterias del colon (porción del intestino grueso). La principal diferencia entre ambos consiste en que unos contienen microorganismos vivos y los otros son un tipo especial de fibra alimentaria. La  OMS define a los probióticos como microorganismos vivos que administrados en cantidad adecuada producen un efecto beneficioso en la salud del huésped.
>Las mitocondrias son estructuras de las células eucariotas encargadas de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular (a través de la respiración celular). ​ Actúan como centrales energéticas de la célula sintetizando ATP a partir de glucosa, ácidos grasos y aminoácidos.

 

@mundiario

El jugo de remolacha reduce el riesgo cardiovascular y mejora la memoria
Comentarios