Entrevista a José Luis del Campo, quien ofrece una imagen internacional del vino español

José Luis del Campo. / Sobrelias.
José Luis del Campo. / Sobrelias.

Hoy nos acercamos al mundo del vino español de la mano de José Luis del Campo, responsable de un famoso portal especializado en el mundo del vino.

Entrevista a José Luis del Campo, quien ofrece una imagen internacional del vino español

Hoy nos acercamos al mundo del vino español de la mano de José Luis del Campo, responsable de un famoso portal especializado en el mundo del vino, catando más de 3.000 vinos al año de diferentes países y de prácticamente todas las Denominaciones de Origen españolas.

-Lo primero que queríamos es tener una radiografía del panorama del vino español dentro de nuestras fronteras.

-Pues lo cierto es que es muy atractivo desde el punto de vista del productor, pero no lo es tanto desde el punto de vista del consumidor. 

Cada vez hay más bodegas, muchas de reducida dimensión, pero que elaboran muy buenos vinos, desgraciadamente poco conocidos. La oferta de vinos ha aumentado en prácticamente todo el país. De forma contraria, el número de consumidores de vino lleva cayendo dos décadas de forma continuada y alarmante sin que el sector sea capaz de frenar esa ‘sangría’. No hay que ser muy listo para comprender qué si la oferta es mayor que la demanda, el mercado español no asimila ni de lejos la producción nacional y hace que los precios de los vinos españoles se reduzcan para competir en una ‘tarta cada vez más pequeña’ para muchos más comensales.

Pero esto no ocurre solo en España, ocurre en muchos países, grandes y pequeños elaboradores.

-Si esto es lo habitual en todo el mundo, ¿por qué aquí es diferente?

-El consumo de alcohol, no solo de vino, sino de todo tipo de bebidas espirituosas en general, está cayendo. Temas como la vida sana y adquirir hábitos más saludables (reduciendo el consumo de alcohol) están de moda y parece que han venido para quedarse. Pero en España hay varios puntos que son estructurales y diferentes a otros países.

Por un lado, países como Francia o Italia, conciben el consumo de vino como algo cultural, cosa que en España se ha perdido en tan solo una generación: los abuelos actuales bebían vino, los hijos ya no y los nietos ni de casualidad. La evolución cultural aquí ha sido diferente a la de otros países. Una comida familiar en Francia no se concibe sin un vino en la mesa. Aquí, se reserva ya para momentos o fiestas puntuales. El consumo de vino en España ya no es algo cotidiano.

Por otro, mientras que en otros países el consumidor compara vinos con la medida de calidad/precio, aquí no es así. En España solo se valora el precio. La calidad da igual para la mayor parte de los bebedores de vino, tristemente. Mientras que en otros países que se reduce el consumo, busca que al menos cuando beban sea un buen vino y mirando siempre un presupuesto ajustado, aquí es de al revés ‘ya que es algo puntual, mientras menos gaste en el vino mejor’.

-Y esta imagen que se proyecta ¿se percibe en el exterior?

-Sin duda. A España se le asocia con la imagen del ‘vino a granel’. Producimos tanta cantidad de vino que no podemos consumirla y hay que exportar y, en vez de haber creado desde finales del siglo pasado una imagen de vino de calidad ‘Marca España’, hemos preferido exportarlo en cisternas a granel, siendo embotellado en muchas ocasiones en otros países como un vino de allí (y no solo en países, sino que dentro de diferentes zonas de España también ocurre).

Si hemos fomentado la imagen de Vinos de España como ‘vinos baratos’ ¿cómo vamos a pretender ser conocidos por nuestra calidad que si que la tenemos realmente? El vino español está muy lejos aun de tener la imagen internacional del vino francés o italiano, donde si se han preocupado por dar imagen de calidad. Por eso no es de extrañar que el precio al que se exporta el litro de vino italiano supere en 2,5 veces al español y el francés en más de 4 veces. Algo habrán hecho bien diferente a nosotros ¿digo yo?.

Imagen de WhatsApp 2023-04-006
José Luis del Campo, responsable de contenidos del portal www.sobrelias.com

-Pero si esto lleva ya mucho tiempo sucediendo como indica, ¿por qué no se han tomado medidas con anterioridad?

-Pues mi opinión, es que no se han tomado medidas porque a los grandes ‘actores’ del mundo del vino de este país desde hace décadas no les interesaba. Ahora, cuando la situación es casi insostenible, se ven obligados a ‘forzar la máquina’ y recurrir a lo que sea para aumentar el número de consumidores de vino cuando es, a todas luces algo imposible ya. Mientras vivían cómodos como ‘casta dominante’ entre el universo de bodegas porque eran las únicos que podían pagar publicidad en grandes medios de comunicación y tenían ‘bajo cuerda’ a críticos que decían lo que ellos querían, aguantaban.

Estas bodegas ‘grandes’ de mucho reconocimiento en el sector y muy asentadas en medios de comunicación y entre críticos por lazos de amistad o comerciales, pesaban que con eso les llegaría, pero el ‘boom’ social ha demostrado que una bodega ‘de garaje’ puede llegar a cualquier parte del mundo como ellas. Poco a poco las pequeñas y medianas bodegas les han comido parte del pastel y ya no les llega con que los críticos hablen maravillas (en muchas ocasiones por interés económico) de sus vinos, ni con que ’adquieran’ medallas en una infinidad de concursos de vinos que se alejan mucho de dar premios por la calidad de los vinos presentes.

El consumo de vino se ha ‘socializado’ en el sentido de que antes era centrado en algo para unas ‘élites’, de hecho, a los bebedores de vinos se les veía como de nivel económico medio alto. Ahora eso no es así.

Resumiendo, antes vivían las grandes bodegas, los grandes críticos y los organismos públicos muy tranquilos y eso se les ha acabado la tranquilidad.

Gracias José Luis por esta experta opinión del mundo del Vino, al menos, hemos tenido esta entrevista, ¡Quizás! con esa tranquilidad que necesitan. @mundiario

Comentarios