Ícono de la innovación y súper seguro, así era el auto en que murió Lady Di

Trabajadores inspeccionan el auto donde murió Lady Di. / Twitter.
Trabajadores inspeccionan el auto donde murió Lady Di. / Twitter.

El Mercedes Benz S280 ha sido siempre el modelo a seguir de todos los fabricantes de modelos de lujo, pero este en especial tenía serios desperfectos.

Ícono de la innovación y súper seguro, así era el auto en que murió Lady Di

El jueves se cumplieron exactamente 20 años de la muerte de Diana Frances Spencer, la Princesa de Gales a raíz de un accidente automovilístico en París. El lamentable suceso se dio a raíz de una persecución de paparazzis al auto en que iba Lady Di, el cual terminó volcando en un paso a desnivel de la capital francesa. ¿Cómo era aquel coche que terminó cobrando la vida de una de las figuras más importantes que haya tenido la Familia Real del Reino Unido?

El auto era de la marca alemana Mercedes-Benz, del modelo S 280, específicamente. Expertos de la industria motor lo consideran uno de los mejores del mundo. Los clase S de la empresa han sido siempre asociados con el avance tecnológico y la más refinada ingeniería alemana.

Este vehículo es uno de los preferidos por los hoteles de lujo para transportar a sus más importantes huéspedes a raíz de su confort, su suntuosidad y su lujosa tapicería. Este auto, que era propiedad del hotel Ritz, del que Lady Di y su novio Dadi Al-Fayed partieron aquella fatídica noche del 31 de agosto de 1997, era modelo 1994. Pese a que el auto era elegido por millonarios, políticos y celebridades gracias a su equipamiento de seguridad, lo cierto es que el de Al-Fayed había sufrido un accidente meses antes del que costó la vida de Henri Paul, chofer de Al-Fayed y quien estaba ebrio al momento de conducir, el mismo propietario y Spencer, y que dejó al coche en malas condiciones para circular. No obstante, a su dueño y piloto no les importó.

De acuerdo al libro ¿Quién mató a Lady Di?, escrito por los periodistas franceses Pascal Rostain, Bruno Mouron y Jean-Michel Caradec'h, el auto fue comprado inicialmente por el publicista Eric Bousquet en 1994. Sin embargo, el coche fue robado del publicista y luego sufrió un accidente, por lo que sus nuevos propietarios lo dejaron abandonado. De ahí fue adquirido por el hotel Ritz, que asignó este vehículo a tremendos pasajeros.

El auto era una limosina. El coche contaba con un motor de seis cilindros, 2.8 litros y hasta 193 caballos de fuerza. De igual forma, en su interior contaba con cristales dobles a fin de proteger el sonido entre ambos lados de la cabina y que los pasajeros pudieran charlar tranquilamente.

A los amantes de los coches lujosos siempre les gustó un auto apasionante gracias a los avances tecnológicos que incluía siempre Mercedes-Benz en él. Por ejemplo, en 1978 fue el primer coche en contar con frenos ABS para evitar el bloqueo de las ruedas, y que hoy es una herramienta necesaria en el sistema de frenos de cualquier auto. También se cuenta con la bolsa de aire para el conductor, que si bien es algo usual hoy en día, y también para la época, fue uno de los primeros coches en tener un sistema de bolsa de aire eficiente y que sirvió como modelo para que las demás marcas continuarán trabajando hasta llegar hasta donde está hoy en día. En 1987, fue el primer coche en tener el mismo ítem para el pasajero delantero.

Como una cruel falta de sincronía del destino, en 1995, un año después de que fuera comprado por Bousquet, Mercedes-Benz instaló en estos autos un control de estabilidad revolucionario, con el cual pretendía evitar derrapes y deslizamientos como el que terminó costando la vida de la Pricesa de Galés.

   > MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

Ícono de la innovación y súper seguro, así era el auto en que murió Lady Di
Comentarios