Seis hábitos para disfrutar de un verano saludable

Personas disfrutando del verano. RR SS.
Personas disfrutando del verano. / RR SS.

El verano unido al descanso, los viajes, excesos… a menudo lleva a descuidar la salud y los hábitos que se mantienen a lo largo de todo el año, dando paso a alteraciones y problemas que pueden afectar negativamente a nuestro cuerpo.

Seis hábitos para disfrutar de un verano saludable

El verano es un momento de calma y de dejar a un lado el estrés para poder disfrutar lo que no te permite aprovechar la rutina diaria. Pero también las vacaciones son una ocasión para abandonar los hábitos saludables, una alimentación equilibrada, abusar de carbohidratos y alcohol y a dejar a un lado hasta septiembre la práctica de ejercicio físico. Todo esto conforma un cóctel perjudicial para nuestra salud tanto mental como física.

Para no caer en problemas que afecten directamente a nuestra salud se debe mantener un equilibrio y un control incluso hasta en vacaciones. Esto no significa que se abandone el disfrute, pero sí se debe hacer de manera controlada; manteniendo buenas rutinas. El objetivo será mucho más claro y sencillo si se siguen una serie de hábitos diarios.

Mantenerse activo:

El ejercicio físico no debe abandonarse en ningún momento del año, se debe compaginar con el estado en el que se encuentre la persona y con la rutina que le apetezca seguir. El verano es una buena oportunidad para realizar actividades al aire libre como caminar por la playa, jugar al voleyball, nadar, hacer surf, andar en bicicleta, hacer senderismo… y muchas actividades más.

Lo más importante es controlar las horas centrales del día para evitar las horas de máximo calor, para ello “las primeras horas del día, cuando las temperaturas son todavía moderadas, son el momento adecuado para activar el cuerpo en verano al aire libre y evitar posibles golpes de calor” comenta Javier García, entrenador personal de Sanitas.

Beber agua:

Algo muy obvio pero totalmente necesario para evitar golpes de calor, la deshidratación y otros problemas derivados. “El agua es el mejor remedio cuando se tiene sed, se deben evitar bebidas azucaradas, zumos o refrescos ya que estos no sacian ni evitan estas complicaciones” según la organización AltaMed. Además, si se combina con un poco de limón, tiene efectos depurativos y antiinflamatorios mientras que, beber agua tibia ayuda a mantener una correcta regularidad intestinal.

Alimentación sana y equilibrada:

Una dieta saludable ayudará a mantenerte en forma e hidratado durante el verano. Para ello se debe asegurar la ingesta correcta de hierro, un mineral que se encuentra en numerosos alimentos. Desde los frutos secos a las verduras de hoja verde (acelgas, espinacas…), los mariscos de concha ( berberechos, mejillones…) o las legumbres (garbanzos, lentejas…) Estos se deben combinar con alimentos ricos en vitamina C, como pueden ser las frutas cítricas (naranja, pomelos…) o los pimientos rojos y verdes, el brócoli, los tomates…

Familia en la playa. / delfi de la rua. / unsplash

Familia en la playa. / delfi de la rua. / unsplash

Cuida tu salud mental:

Las vacaciones son un momento clave para descansar, pensar en uno mismo y evitar el estrés y la ansiedad diarios a los que nos encontramos sometidos. Es la ocasión para conectar más con nuestro interior y, uno de los ejercicios claves para conseguirlo es la meditación“El yoga  es la actividad perfecta para esta función porque estira los músculos aliviando la tensión que guardan, haciendo circular la sangre a través del cuerpo” comenta la organización Deusto Salud. “No solo eso, el estiramiento muscular permite corregir la postura corporal. Esto es muy importante porque una buena postura evita contracturas y agarrotamientos musculares generados por el estrés y el trabajo”.

Cuidar la piel:

El sol es una fuente de vitamina D totalmente necesaria y buena  pero, una exposición directa y durante mucho tiempo puede provocar graves daños a la piel. Es necesario tomar el hábito de aplicar diariamente crema solar en aquellas zonas corporales más sensibles y expuestas al sol como son la cara, los hombros, el escote… También se debe proteger los ojos con lentes de sol, estar a la sombra en las horas centrales del día para evitar quemaduras y golpes de calor.

El protector solar debe ser un imprescindible durante todo el verano. Se debe aplicar crema solar cada mañana, antes de salir de casa. También se deben evitar las horas centrales del día (12-16 h), ya que los rayos nocivos del sol, inciden con mayor fuerza en la piel. Además de un factor de protección solar alto (FPS), la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología), recomienda el uso de un protector solar de amplio espectro. Es decir, que proteja tu piel de la radiación UVA y UVB. La radicación UVA, es aquella que incide en la primera capa de nuestra dermis. La radiación UVB, penetra en las tres capas de la piel.

Descansar:

Es el momento perfecto para descansar bien, sin preocupaciones o estrés diario que muchas veces no permite conciliar el sueño. No dormir las horas necesarias afecta tanto a la salud mental como a la salud física. Es un factor clave para nuestro bienestar. "El dormir mantiene todos los aspectos del cuerpo de una forma u otra: el equilibrio energético y molecular, así como también la función intelectual, el estado de alerta y el humor", explica el Dr. Merrill Miller, experto en sueño y neurocientífico del NIH.

"La pérdida de sueño daña los niveles superiores de razonamiento, resolución de problemas y atención a los detalles", explica Miller. Las personas que están cansadas tienden a ser menos productivas en el trabajo. Tienen más posibilidades de sufrir accidentes de tránsito. La falta de sueño también influye sobre el humor, que puede afectar la manera en que uno interactúa con otros. El déficit de sueño, con el paso del tiempo, incluso puede incrementar el riesgo de sufrir depresión.

Siguiendo esta serie de hábitos se podrá disfrutar de un verano mucho más saludable y consciente, en el que no se puede dejar a un lado la salud mental y física. Cuidarse es una rutina que se debe impartir durante todo el año. @mundiario 

Seis hábitos para disfrutar de un verano saludable
Comentarios