Buscar

MUNDIARIO

Este hábito aumenta el riesgo de morir por cáncer

Un nuevo estudio científico revela cuáles (y por qué) son las personas más propensas a desarrollar la enfermedad. Te contamos lo que debes saber.

Este hábito aumenta el riesgo de morir por cáncer
Malos hábitos. / RR SS
Malos hábitos. / RR SS

Ibed Méndez

Periodista.

Un estudio firmado por la Universidad de Texas, en Estados Unidos, ha revelado que existen un mal hábito común que aumenta hasta en un 80% el riesgo de morir por cáncer: el sedentarismo.

La investigación publicada en la revista Jama Oncology, expone que además de estar relacionada con la obesidad, enfermedades del corazón, presión arterial alta, colesterol alto, ACV, Síndrome metabólico y diabetes tipo 2; existe una terrible relación entre la falta de actividad física y la mortalidad por cáncer.

Para llegar a esta conclusión, los autores del informe examinaron a un grupo de 8.002 participantes: hombres y mujeres multirraciales de mediana edad con diversas condiciones y hábitos de salud.

Los resultados fueron sorprendentes: tras cinco años de seguimiento, los investigadores descubrieron que 268 participantes que declaraban llevar una vida sedentaria murieron de cáncer.


Quizás también te interese:

¿Sabías que una hora de ejercicio a la semana previene la depresión?


 

La investigación también ha confirmado que los pacientes que modificaron sus rutinas para incluir algún tipo de ejercicio de intensidad moderada por 30 minutos al día, redujeron su riesgo de morir de cáncer hasta en un 31%.

"Las conversaciones con mis pacientes siempre comienzan con la pregunta de por qué no tienen tiempo para hacer ejercicio. Les pido que barajen permanecer de pie durante cinco minutos cada hora o suban las escaleras en vez de usar un elevador. Puede que no parezca mucho, pero este estudio nos dice que incluso realizar una actividad a intensidad baja tiene beneficios para sobrevivir al cáncer", ha explicado la autora principal del estudio, Susan Gilchrist, profesora asociada del departamento de Prevención Clínica del Cáncer del Centro MD Anderson (Texas). @mundiario