Si te gusta el café más que el té, podría ser por tu genética

Mujer disfrutando de un vaso de té caliente. / Pexels.com.
Mujer disfrutando de un vaso de té caliente. / Pexels.com.

¿Comienzas tu típica mañana con una taza humeante y caliente de café tostado oscuro, o prefieres el sabor hogareño de una taza de té al mejor estilo tradicional inglés? Cualquiera que sea tu elección, puede tener que ver con tus genes.

Si te gusta el café más que el té, podría ser por tu genética

Los científicos de Northwestern Medicine y el QIMR Berghofer Medical Research Institute en Australia, llevaron a cabo un estudio para investigar las diferentes formas en que las personas perciben los sabores amargos del café, el té y el alcohol y cómo esta percepción puede afectar tus preferencias de bebida.

Mientras se podría esperar que alguien que es particularmente sensible al gusto amargo evite las bebidas como el café, los investigadores encontraron que en realidad tenían más probabilidades de tener una inclinación por la bebida con cafeína.

En el estudio, publicado en Scientific Reports, los investigadores analizaron dos grandes conjuntos de datos.

El primero fue de un gran estudio de gemelos australianos, que analizó la percepción del gusto de 1.757 gemelos y sus hermanos, todos ellos de ascendencia europea. Estos datos demostraron que la genética juega un papel importante en la determinación de qué tan bien las personas pueden percibir diferentes gustos, incluida la amargura de la cafeína.

El segundo conjunto de datos se tomó del Biobanco del Reino Unido, que proporcionó a los investigadores información sobre la cantidad de bebidas diferentes que consumen diariamente miles de personas en todo el país.

El equipo llegó a la conclusión de que las personas genéticamente predispuestas a tener una percepción más fuerte del sabor amargo de la cafeína tienen más probabilidades de ser bebedores regulares de café.

"Se esperaría que las personas que son particularmente sensibles al sabor amargo de la cafeína tomen menos café. Los resultados opuestos de nuestro estudio sugieren que los consumidores de café adquieren un sabor o una capacidad para detectar la cafeína debido al refuerzo positivo aprendido (es decir, la estimulación) provocado por la cafeína", dice Marilyn Cornelis, profesora asistente de medicina preventiva en la Escuela de Medicina de la Northwestern University, según Medical Xpress.

Cornelis continúa explicando que los hallazgos sugieren que nuestra percepción de sabores amargos, informada por nuestra genética, contribuye a la preferencia por el café, el té y el alcohol.

Una encuesta reciente encargada por The Online Electricals Store descubrió que es probable que una persona británica promedio tome 676 tazas de café al año.

Esto equivale a un gasto anual aproximado de £ 303 donde la persona promedio compra tres bebidas en una cafetería o cafetería todas las semanas y además tiene 10 tazas de café instantáneas por semana.  @mundiario

 

 

Si te gusta el café más que el té, podría ser por tu genética
Comentarios