Un fotomural da cada vez más pie a la creación artística

Fotomural. / Dekoshop
Fotomural. / Dekoshop

El papel pintado se utiliza en decoración de interiores y se coloca sobre las paredes de una habitación o de un pasillo, cubriéndolas de manera total o parcial. Lleva poco tiempo y es económico.

Un fotomural da cada vez más pie a la creación artística

Muchas casas se renuevan ya con fotomurales o vinilos, en parte debido a que el uso de estos elementos decorativos se ha hecho masivo gracias a su venta online. El papel pintado, conocido también como empapelado, papel mural o papel de colgadura, se utiliza en decoración de interiores y se coloca sobre las paredes de una habitación o de un pasillo, cubriéndolas de manera total o parcial. La superficie puede ser estampada o lisa, como se aprecia viendo el copioso muestrario de la firma española Dekoshop.

Lo más habitual es el uso de diseños uniformes como cuadros, rayas o motivos que se repiten, lo cual facilita que se pueda colocar un rollo junto a otro, manteniendo en todo momento la armonía visual.

Fotomural. / Dekoshop

Fotomural. / Dekoshop

 

Los fotomurales suelen dar pie a creaciones más artísticas. Hay, de hecho, papeles con imágenes digitalizadas que recrean ciudades, flores, paisajes, animales, etcétera. Se utilizan para generar un impacto visual en una sola pared.

Junto a este tipo de creaciones realmente vanguardistas conviven estampados retro, que reproducen, por ejemplo, diseños que estuvieron en boga en los años 70 del siglo XX.

Otras personas prefieren el papel pintable, con relieve, que permite pintar encima según el gusto del decorador. Se confiere así a este material un rango con nuevas e ilimitadas posibilidades.

Hoy en día pueden elegirse diseños de cuadros, fotomurales, vinilos decorativos y plantillas adhesivas, así como manualidades y accesorios, necesarios para las colocaciones del papel seleccionado.

Fotomural. / Dekoshop

Fotomural. / Dekoshop

 

Un ejemplo concreto de los estándares de calidad que se manejan. “El cuadro de alta calidad denominado Celadon Ribbon se imprime en un lienzo especial del material tejido-no tejido (TNT), que permite reproducir perfectamente los colores. Este es uno de varios motivos originales que se pueden pedir en nuestra tienda”, explican desde la firma Dekoshop.

Por su parte, los vinilos decorativos han pasado a ser una forma de decoración de cristales y paredes de bajo presupuesto. “Es divertido apostar a este tipo de decoraciones, ya que pueden crear un cierto aire de personalidad dentro de un espacio frio y sin vida sin recurrir a reformas de piso”, observan desde el mencionado fabricante.

Antes, este tipo de vinilos decorativos solo se veían en algunos escaparates o vitrinas, así como en los estudios de diseñadores, pero en la actualidad ya forman parte de la vida cotidiana de aquellas personas que disfrutan dando un toque distinto a cada uno de los espacios de su casa.

Las garantías de calidad parecen a salvo. Otro ejemplo: un fotomural Wooden Wall tiene durabilidad y es resistente al agua, lo cual garantiza en el tiempo un adorno impresionante para cualquier habitación. En caso de duda, puede recurrirse a un decorador, que también puede hacer aportaciones importantes a la hora de elegir entre distintos papeles y motivos.

En definitiva, cualquier forma, dibujo o color que el consumidor imagine se puede convertir en un vinilo o en un fotomural. La posibilidad de decorar cualquier habitación sin ocupar espacio y en apenas unos minutos sustenta su fuerte crecimiento, máxime cuando hablamos de precios económicos.

 

Un fotomural da cada vez más pie a la creación artística
Comentarios