Buscar

MUNDIARIO

El estadio de fútbol biodegradable de Rusia

Un simple granjero crea un campamento entero recreando al famoso estadio de fútbol del Zenit de San Petersburgo.

El estadio de fútbol biodegradable de Rusia
Estadio biodegradable. / Twitter.
Estadio biodegradable. / Twitter.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Román Ponomariov es un granjero y fanático del Zenit que ha tenido la maravillosa idea de crear un estadio de paja para los niños emulando al estado Krestovski del Zenit de San Petersburgo. El estadio biodegradable está construido enteramente de paja y se utilizaron unos 450 fardos para levantarlo en solo cinco días.

Ponomariov tiene un campo de sandías y melones cerca del pueblo Alexándrovsk a 40 kilómetros de Stávropol. El grajero tuvo la brillante idea de burlarse del elevado costo que tuvo el Krestovski en comparación con su simple estadio biodegradable. El estadio original tardó hasta 10 años en terminarse, tiempo en que el costo fue multiplicándose enormemente y parte del dinero desapareció sin que se especificara en qué fue utilizado.

 

Al granjero le costó 41.000 rublos, unos 582 euros, y cinco días terminar el estadio que cuenta con una capacidad para 300 personas y para acentuar la burla hacía el estadio original, el granjero escribió en un cartel ubicado en la entrada, que el dinero usado para construir el estadio de paja no fue robado. Además, Ponomariov se ha encargado de convertir al estadio en un lugar idóneo para los más jóvenes, dotándole de espacios para que se diviertan, realicen torneos y haciendo del espacio un lugar muy divertido colocando en el muro exterior del recinto, las rodillas de personajes del fútbol como Messi, Vidal o Ronaldo, para recrear una escena en donde ellos quedaron atrapados en el muro de paja.

A pesar de que las intenciones del granjero son buenas, es imposible que en el estadio de paja se puedan jugar grandes partidos porque el material principal dificulta cualquier juego, por su espacio reducido y por las propiedades resbaladizas de la paja. Pero la iniciativa puede ser un buen ejemplo de lo que su puede lograr con materiales que no dañan al medio ambiente y a bajos costos.