Escoge productos reciclados para tu vida cotidiana

papel
Trozo de papel arrugado.

La preocupación por el medio ambiente es cada día mayor, pero no siempre ponemos de nuestra parte todo lo necesario para colaborar.

Escoge productos reciclados para tu vida cotidiana

Nos preocupa el medio ambiente. Nos preocupa de verdad, decimos, mientras estamos dando a la tecla de imprimir y esperando ver cómo sale un folio de color blanco nuclear con tintas de todos los colores para leer cuatro cosas que podríamos leer perfectamente en pantalla sin ningún tipo de problema. Sobres kraft, bolígrafos biodegradables, folios reciclados…en papelería las alternativas son muchísimas para intentar contaminar menos y comprometernos más.

Y, como son muchísimas, no vale decir que se hace una cosa y, cuando nadie nos ve, hacer la contraria. O peor, justificarse y decir “No, esto es sólo hoy porque…” Cuidar el medio ambiente también implica dar ejemplo a otros, para que, poco a poco, aumenten las  filas de todos aquellos que luchan por el cambio climático.

La ONG ambiental WWF ya ha lanzado la primera comunicación en torno a una de sus actividades más importantes: La Hora del Planeta, una iniciativa que se lleva a cabo, año tras año, para reivindicar este ahogamiento al que se está sometiendo al Planeta, queriendo o sin querer evitarlo. Se trata de un acto simbólico, durante una hora, de 20.30h a 21.30, el próximo 24 de marzo, todas las personas, instituciones y ciudades que quieran participar, están invitados a apagar la luz para “conectarse con el planeta”.

Y, aunque WWF quiera hacer un llamamiento hacia la luz, éste no deja de ser un acto reivindicativo, pues, en nuestro día a día, está de nuestra mano el uso que hacemos con los recursos que produce el planeta.

Volviendo al tema de la oficina, es muy fácil poder utilizar artículos reciclados o darles una segunda vida a los ya utilizados porque las empresas se han encargado de que así sea. Pequeños gestos como utilizar folios reciclados y de sucio cuando se necesite (absolutamente) imprimir algo, desenchufar los equipos si no se están utilizando y están apagados o aprovechar la luz solar, son algunas de las prácticas más fáciles que se pueden llevar a cabo en un ambiente de trabajo. Sin olvidar beber el café en una taza y huir de los vasos de plástico de usar y tirar y reciclar todo: tinta de impresora, papel y equipos antiguos.

Por otra parte, la ciencia y el medio ambiente se han unido para crear nuevas formas que ayuden a cuidar del medio ambiente sin que, necesariamente, exista un cambio grande de hábitos.

Así, hace algunos años ya salió al mercado una especie de adaptador a la impresora que se encarga de limpiar el papel de la tinta para que pueda volverse a usar. Y, aunque no sea algo que se ve mucho aún, no tardará en volver a tomar impulso.

Y también existe ya el papel o los lápices que se pueden plantar, que cuentan otras historias y que crean otras vidas. En realidad, todo esto es lo que se engloba en la economía circular, la archienemiga de la obsolescencia programada y el nuevo marco en el que se trabaja ahora, desde la administración y las instituciones.

Con estas premisas, estos ejemplos y algunos más no recogidos y otros que se irán implantando poco a poco, ya nadie tiene excusa para cuidar del medio ambiente. Y recuerda: NO imprimas este artículo.

Escoge productos reciclados para tu vida cotidiana
Comentarios