Este es el mito más grande de la menstruación y es más común de lo que crees

Color de la menstruación. / RR SS
Color de la menstruación. / RR SS

¿Tu menstruación está fuera de control? Revisa estos 6 aspectos de tu vida.

Este es el mito más grande de la menstruación y es más común de lo que crees

Un estudio reciente mostró que más del 82% de las personas con períodos informaron un síndrome premenstrual significativo y que interrumpía la vida y calambres en sus obstetras / ginecólogos. Todos los meses, las personas nos dicen que faltan al trabajo, se desmayan y vomitan de sus calambres. Algunas con trastorno disfórico premenstrual, también llamado PMDD (por sus siglas en inglés) incluso nos dicen que se sienten suicidas o se cortan con sus ciclos. Si bien nos gustaría contarlos como valores atípicos, los estudios muestran que esto es más común de lo que pensamos. 

No, eso no es verdad. El síndrome premenstrual y los calambres son increíblemente comunes. Solo porque algo es común, eso no hace que algo sea normal. Después de todo, 420 millones de personas tienen diabetes, pero no decimos que eso sea normal, lo tratamos.

Mientras sigamos diciéndoles a las personas con períodos que el dolor emocional y físico que experimentan cada mes es normal, los 80 millones de mujeres continuarán sufriendo y creen que esto es justo lo que significa tener un período, y las conversaciones sobre cómo podemos solucionarlos continuará siendo silenciado. Cuando guardamos silencio sobre nuestro sufrimiento, es menos probable que aboguemos por mejores investigaciones y soluciones para tener ciclos más saludables y una salud general.

El síndrome premenstrual y los calambres son increíblemente comunes, pero en realidad no son normales. Cuando decimos que algo es normal, estamos diciendo que no tiene patología. Piensa en tu ciclo menstrual como tu boletín de calificaciones mensual que te brinda retroalimentación sobre cómo tu cuerpo está respondiendo a cómo lo estás cuidando. Ya sea que tengas síndrome premenstrual, calambres, ciclos irregulares o endometriosis, los síntomas que experimentas son señales de que tu cuerpo necesita que le prestes atención y tomes medidas adicionales en la forma en que te cuidas.

Entonces, ¿qué deberías hacer?

Para tener un ciclo saludable, tu cuerpo necesita lo siguiente: un sueño adecuado, la capacidad de convertir los alimentos en energía (digestión) y esa energía en sangre, el tipo correcto de alimentos de alta calidad, la cantidad correcta y el tipo de ejercicio y herramientas para manejar el estrés de la vida diaria.

Si tu ciclo está fuera de control, comienza a buscar aquí las áreas de tu salud que pueden necesitar más apoyo:

1. Dormir

Una de las hormonas más importantes que cambia el sueño es la leptina. La leptina es esencial para promover la ovulación y regular la menstruación. Cuando se interrumpe el sueño, los niveles de leptina disminuyen, causando interrupciones en tus ciclos menstruales. Cuando tu cuerpo no duerme lo que necesita, aumenta tu deseo de calorías para mantenerte en funcionamiento. Tu apetito aumenta, y esto tiene el potencial de causar aumento de peso. Los aumentos en el peso corporal se han asociado con irregularidades ovulatorias y disminución de la fertilidad. Sin un sueño adecuado, nuestros cuerpos y nuestros sistemas reproductivos pueden comenzar a apagarse.

2. Flujo de sangre

El aumento del flujo sanguíneo rico en oxígeno a los órganos reproductivos aporta nutrientes frescos, movimiento y eliminación de desechos al área, todo lo cual puede ayudar seriamente con los calambres. Durante el sueño REM, el flujo sanguíneo hacia la vagina y el pene aumenta en mujeres y hombres, respectivamente.

3. Digestión

Las personas a menudo confunden la digestión con la eliminación, pero cuando hablamos de digestión, estamos hablando específicamente de la capacidad de tu cuerpo para tomar los alimentos que estás comiendo y descomponerlos en los componentes básicos para producir energía y sangre de alta calidad. Cuando la digestión se ve afectada por cualquier motivo, puede ser la causa de problemas menstruales importantes. Todos los órganos reproductivos requieren energía y sangre que son subproductos de la digestión.

4. Nutrición

La calidad y la cantidad de alimentos que comes determinan directamente la calidad de la sangre y la energía que puedes producir, lo que se reflejará directamente en tu ciclo. Un ciclo saludable necesita abundante magnesio, calcio y vitaminas B (especialmente B12), por lo que estás viendo tantas vitaminas PMS en todas partes.

La buena noticia es que estos nutrientes son muy fáciles de obtener de tu dieta. Aumenta tu consumo de verduras, almendras, chocolate (sí, chocolate) y productos animales de alta calidad. 

5. Ejercicio

La investigación muestra que el ejercicio moderado puede ayudar a regular tu ciclo. Por otro lado, el ejercicio excesivo puede tener efectos negativos en los problemas comunes del período. El primer paso para encontrar el ejercicio adecuado es tomar el pulso en tus niveles de energía sin cafeína. Si estás por debajo de un 7, probablemente solo necesites hacer ejercicio muy moderado durante no más de 45 minutos.

6. Manejo del estrés

Esto no puede ser subestimado. Bajo estrés, nuestros cuerpos producen adrenalina y cortisol, dos hormonas que regulan la respuesta de "lucha o huida" en nuestros cuerpos. Los niveles altos de estos son geniales si necesitamos escapar de un edificio en llamas o cualquier otra situación peligrosa. Desafortunadamente, nuestros cuerpos modernos no han evolucionado para saber que solo estamos estresados ​​porque nuestro jefe es un imbécil, no porque nos persiga una manada de lobos hambrientos. Nuestras vidas se han vuelto tan ocupadas y complicadas que muchas personas están en un estado de hipercortisol todos los días.

¿Cómo afecta esto a tu ciclo? El cuerpo usa progesterona para producir cortisol, robándolo del sistema reproductivo. Cuanto más altos sean tus niveles de cortisol, más difícil será para tu cuerpo producir niveles suficientes de progesterona, que es esencial para regular tu ciclo. Ayuda a enviar un suministro de sangre a tu revestimiento uterino, modula tu sistema inmunológico, reduce la inflamación, un contribuyente principal a la endometriosis y ayuda a regular la liberación de insulina y la función pancreática (que puede afectar el azúcar en la sangre y el riesgo de diabetes).

El estrés puede ser inevitable en nuestras vidas modernas, pero, lo que es más importante, cómo nos relacionamos con el estrés influye fuertemente en el efecto que tiene en nuestros cuerpos. Cambiar la forma en que nos relacionamos con el estrés requiere práctica, pero puede generar grandes dividendos y tener un impacto positivo en tu ciclo.

Entonces, puedes ver que tu ciclo es mucho más que una maldición. Más bien, puede ser un barómetro increíblemente útil de tu salud en general, siempre y cuando reconozcas que los síntomas que experimenta de tu ciclo son herramientas en lugar de algo que simplemente debes soportar.   @mundiario

 

 

Este es el mito más grande de la menstruación y es más común de lo que crees
Comentarios