Los efectos de los celulares en el cerebro de los niños

Niños utilizando sus celulares. / Pexels.com.
Niños utilizando sus celulares. / Pexels.com.

Los estudios más recientes han considerado la posibilidad de que el uso de los teléfonos celulares incrementa la ansiedad, la depresión y el aislamiento en los niños y adolescentes.

Los efectos de los celulares en el cerebro de los niños

La relación causal no ha sido confirmada. No obstante, se sabe que el uso de dispositivos móviles puede causar adicciones y que la luz de la pantalla tiene efectos negativos, tanto para el cerebro, como para los ojos y otras partes del cuerpo.

Esto se debe a que las pantallas de los teléfonos inteligentes tienen un nivel de luminosidad muy alto; de hecho, la llamada “luz azul”, es mucho más fuerte que la luz solar, por lo que puede provocar efectos en el cerebro y la persona puede llegar a experimentar confusión.

Es sabido que el cerebro humano recurre a la luz para identificar qué hora es y cómo actuar, de acuerdo a esa hora, por lo que, si se usa el dispositivo en la noche, el cerebro pensará que es de día y no liberará melatonina, que es la sustancia encargada del buen dormir.

Esto a su vez, hace que la calidad del descanso sea mala y que durante el día el rendimiento sea bajo, impidiendo que la persona se concentre, por lo que la memoria también se ve afectada. Una persona que no descansa bien, está proclive a sufrir problemas de depresión.

La ceguera de los teléfonos inteligentes

Recientemente, un grupo de científicos dio a conocer casos de la llamada “ceguera del teléfono inteligente”, la cual consiste en la pérdida de visión en un solo ojo, y que se relaciona con la forma en la cual se sujeta el móvil cuando la persona está acostada, durante la noche, lo cual hace que uno de los ojos reciba la luz de forma diferente que en el otro ojo.

Dicha ceguera se revierte en uno o en dos días, pero, la luz del móvil, a largo plazo, puede causar efectos negativos en la vista, incluyendo la aparición de cataratas y daños en la retina, pese a que las pruebas hasta el momento no son concluyentes.

Algunas empresas de celulares han dotado a sus teléfonos inteligentes de un modo nocturno, en el que, a partir de cierta hora, la luminosidad de la pantalla baja y, en lugar de la luz azul, la luz que emite es mucho más cálida y con menor impacto para el cerebro.

Aunque se sabe que ir a la cama con el móvil es dañino, aun así, muchas personas lo hacen, por lo que no es fácil cambiar las costumbres, pero sí es posible reducir sus efectos dañinos con un poco de voluntad y, sobre todo, restringiendo su uso en los niños.

Un investigador del King’s College London, Paul Gringras, efectuó un estudio junto a su equipo, tratando de encontrar una forma en la que se pudiesen disminuir los efectos negativos de usar el teléfono inteligente antes de dormir.

Los resultados de dicha investigación son relevantes, pues, dieron a conocer que las emisiones de luz de los teléfonos inteligentes y tablets, son los culpables de que el cerebro no logre distinguir cuándo es de día y cuándo es de noche, por lo que no libera las hormonas necesarias para dormir y tener un descanso reparador. @mundiario

Los efectos de los celulares en el cerebro de los niños
Comentarios