Buscar

MUNDIARIO

Diamante a partir de cenizas: la industria funeraria mexicana en 2019

El diamante a partir de cenizas es un diamante artificial creado con el carbono de las cenizas cremadas de un difunto.
Diamante a partir de cenizas: la industria funeraria mexicana en 2019
Diamantes a partir de cenizas en una toma de control de México.
Diamantes a partir de cenizas en una toma de control de México.

Claudia Silver

Colaboradora.

Los funerales en México se organizaron previamente en casa por los afligidos y los entierros se llevaron a cabo en propiedades familiares. Con el avance de la sociedad,  los cementerios públicos se volvieron una costumbre popular, estableciendo casas funerarias para aliviar el peso de los allegados en los momentos posteriores a la pérdida del ser querido.  

Al tradicional proceso de entierro en México se sumaron la cremación, el esparcimiento de cenizas y actualmente se están desarrollando procesos más ecológicos y originales como el diamante a partir de cenizas.

Hoy en día, la globalización de los mercados ha dado lugar a innovaciones como los diamantes a partir de cenizas, una nueva alternativa posterior a la cremación para ayudar su desconsolada familia a mantener una conexión física con un ser querido fallecido, incluso en el más allá.

Costumbres Y Tradiciones Funerarias En La Cultura Mexicana

Para muchas personas, el cementerio es el lugar donde pueden ir con su dolor, incluso muchos años después. Traen flores a la tumba, encienden velas allí y tratan de estar cerca de sus seres queridos en sus pensamientos, tal vez incluso para "hablarles". En épocas antiguas era inconcebible la idea de generar un diamante a partir de cenizas donde conservar la memoria del ser querido.

La Iglesia católica tiene una gran influencia en todas las tradiciones funerarias en México. También hay una aceptación abierta de la muerte como parte de la vida y una comunión regular con los muertos.

La mayoría de las familias pasan hasta 2 días con sus difuntos antes del entierro. Durante este tiempo, amigos y familiares visitan la casa del difunto y rezan oraciones nocturnas. Los familiares y seres queridos reciben condolencias y regalos en forma de comida o dinero de los visitantes. 

Los velorios son ceremonias para despedir al cuerpo del difunto, que se coloca en un ataúd de vidrio o se cubre con una simple cubierta translúcida con velas colocadas en cada esquina del ataúd.

Es importante hablar de la persona fallecida, la gente lo sabe desde hace mucho tiempo. Por eso es costumbre en México y otros países hacer una comida durante o después del velatorio. La reunión se lleva a cabo justo después del funeral y, a menudo, se cuentan historias del pasado del fallecido. 

Según la cultura mexicana, el fallecido comienza una nueva vida después del entierro y por esta razón suele acompañarse al cuerpo con objetos importantes que puedan ser útiles en el más allá.

Para honrar a sus difuntos, los mexicanos celebran una fiesta anual llamada "Día de los Muertos" del 31 de octubre al 2 de noviembre. Es una forma de compartir recuerdos con el difunto y una oportunidad para que los dolientes vuelvan a recordar el viejo dolor.

Como se puede adivinar a partir de la idea de la fiesta, el Día de Muertos está lejos de ser un día triste. Se limpian y adornan los cementerios, las casas se visten de colores brillantes, se arman altares, se ofrecen dulces y alcohol. Las familias cenan o hacen picnics cerca de las tumbas de sus difuntos.

Cremación vs. Entierro: Cómo Las Familias En México Despiden A Sus Difuntos

Todo lo que vive debe morir un día: plantas, animales e incluso humanos. Aun así, es muy difícil simplemente aceptar eso cuando un ser querido ya no está allí, hay un vacío infinito. Y a muchos les cuesta hablar de ello. Por esta razón, en México muchas veces se expresa la voluntad en vida sobre el proceso de despedida: sea un entierro tradicional, la cremación, el esparcimiento de cenizas, o la producción de un diamante a partir de cenizas.

La tasa de mortalidad en México es de aproximadamente 5.8 muertes / 1,000 de la población total; con cremación y entierro tradicional como las formas existentes de funeral.

En la mayoría de los casos, el difunto será recogido pronto por el personal de una funeraria mexicana. Suelen ser encargados por familiares de los fallecidos. Lo primero que hacen es lavar el cuerpo, y también vestirlos. A menudo algunos familiares desean que la persona fallecida esté presente antes que todos en la sala del velatorio.

Esto significa que el cuerpo permanece en una sala especial de la funeraria, en una iglesia o incluso en una camilla o en un ataúd abierto durante un cierto tiempo, para que los amigos y familiares puedan verlo nuevamente. Para este propósito, muchas veces en México se acostumbra recobrar el estilo de la persona en vida: los hombres son afeitados y las mujeres a veces maquilladas.

En México, los afligidos pueden decidir si quieren enterrar al difunto en el suelo o si prefiere la cremación. Para un entierro, se debe seleccionar un ataúd en el que los muertos sean recibidos en su tumba.

Aunque algunas familias todavía tienen conflictos religiosos y culturales en relación con la cremación, al menos 20 familias en México escogen la cremación cada mes y optan por conservar las cenizas o esparcirlas en algún espacio significativo para el difunto. Muchas personas han conservado las cenizas de sus difuntos hasta hoy. 

El conflicto religioso surge del 91% de la población mexicana total que es católica. No se han adaptado completamente a la cremación, a pesar del hecho de que la Iglesia Católica levantó la prohibición en la década de 1960. Por otro lado, la cremación representa un conflicto cultural, ya que para que los muertos regresen en el Día de los Muertos, deben ser enterrados.

El aumento de la popularidad de la cremación en México se debe a que es una opción notablemente más asequible en comparación con un entierro tradicional. La cremación tiene un costo de aproximadamente $2,250, un valor marcadamente inferior a los  $7,045 a $180.000 de una sepultura tradicional. 

La incineración ocurre en hornos especiales en un crematorio. Allí, las cenizas de los muertos se rellenan en una urna, que generalmente parece un gran jarrón de flores con una tapa. La urna se coloca en el cementerio en estantes especiales o se coloca en un cementerio. Optar por un diamante a partir de cenizas ahora también es posible.

Los funerales de cremación también son populares debido a la creciente escasez de parcelas de enterramiento. Esta situación solo ha empeorado desde 1975, con la creación de una ley que requiere exhumar a los muertos después de un pequeño número de años para crear espacio para los recién fallecidos. Actualmente, alrededor de 1.4 millones de personas en la Ciudad de México utilizan este tipo de entierro.

El cementerio de Dolores es uno de los más grandes de América Latina. Inaugurado en 1876 y rodeado por un parque que cierra el smog y el ruido de la ciudad, sus 600 acres están abarrotados de 375.000 tumbas individuales y familiares que albergan a más de 1 millón de personas, incluido el pintor Diego Rivera y tres presidentes mexicanos. El cementerio de Dolores no ha tenido una vacante para nuevas tumbas desde 1970.

La globalización es otro de los conflictos a los que se enfrentan los allegados de un difunto a la hora de tomar una decisión de sepultura o cremación. Actualmente las familias se han flexibilizado y es frecuente que hermanos, hijos o tíos vivan en distintos países alrededor del mundo. Esto significa una dificultad creciente a la hora de mantener una sepultura ubicada en un sitio fijo, haciendo que las cenizas o el diamante a partir de cenizas sea una opción más atractiva a la hora de honrar al difunto.

 Otras formas en que las familias están enterrando a sus difuntos en México incluyen;

Fuegos artificiales.

Cenizas en exhibición conmemorativa de fuegos artificiales

Dispersión de cenizas: Esto se puede hacer en cementerios, en propiedades privadas o en el mar.

Cenizas en arrecifes: Un arrecife eterno es confeccionado con concreto fundido con las cenizas del difunto, con la precaución de que utilizar ecológicos materiales y procesos.

Cenizas en fuegos artificiales: Una parte de las cenizas se coloca en fuegos artificiales armados por especialistas para realizar un hermoso homenaje en el cielo.

Cenizas en el espacio: Otra novedosa técnica es la de contratar agencias que se dediquen a esparcir las cenizas en el espacio. Una vez que se liberan en la estratósfera, las partículas se dispersan por toda la atmósfera.

Cenizas en tatuajes: Para quienes desean llevar el ADN del difunto en la piel. Existen agencias de tatuajes que cuentan con la posibilidad de mezclar parte de las cenizas con tinta y realizar un tatuaje con la preparación.

Diamante Conmemorativo: Convirtiendo Las Cenizas De Tu Difunto En Una Gema

El Diamante a partir de cenizas es un diamante artificial creado con el carbono de las cenizas cremadas de un difunto. Es una solución innovadora que surge como un complemento posterior a la cremación para quienes prefieren no enterrar las cenizas o almacenarlas en una urna.

El proceso es posible gracias al contenido de carbono presente naturalmente en el cuerpo humano y en sus cenizas, que ronda alrededor del 18%. Esta novedad requiere sofisticados procedimientos con alta precisión que aceleran el proceso natural de generación de diamantes en un lapso de 6 a 9 meses.

La empresa pionera en el diamante a partir de cenizas es LONITE, que cuenta con una sucursal en Búfalo, estado de Nueva York en los Estados Unidos. La exclusiva tecnología recrea el entorno natural de extremas temperaturas y presión, convirtiendo al carbono en diamantes. 

Diamante conmemorativo precio: Tienen un valor que parte de los $28.000.

¿Por qué considerar los diamantes conmemorativos a partir de las cenizas?

Un diamante a partir de cenizas es amigable con el medio ambiente, ya que se producen en laboratorios utilizando sólo las cenizas del difunto como materia prima. Los procesos de los diamantes sintéticos suelen realizarse en condiciones de cuidado ambiental, evitando el uso de químicos como los que se emplean en la minería de piedras preciosas.

Por otro lado, ofrecen una conexión física con un ser querido fallecido en lugar de esperar durante todo el año a la festividad mexicana del "Día de los Muertos". Puede elegir un marco en el que colocar el diamante conmemorativo y llevarlo con usted todos los días. De esta manera, tiene una conexión física con en tu ser querido que vive en el diamante conmemorativo más allá de las cenizas tradicionales.

Un diamante a partir de cenizas significa un legado eterno que se puede conservar a lo largo de generaciones en la familia. Las joyas suelen tener un valor económico elevado, pero la esencia del diamante conmemorativo es su valor sentimental. Las siguientes generaciones recibirán una piedra preciosa con una historia única que podrán transferir a sus hijos.

Los diamantes conmemorativos son móviles y pueden llevarse a cualquier parte. Esto es para familias que están diseminadas en todo el mundo por razones personales o profesionales y no tienen tiempo ni recursos para mantener una tumba tradicional.

Con el tiempo, los rituales funerarios tradicionales se han transformado, pero conservan su esencia única. En México, los nuevos rituales como los diamantes conmemorativos reflejan un cambio de época y el auge de las innovaciones que ayudan a aliviar el proceso de duelo de los afligidos.