Las cosas sorprendentes que suceden cuando dejas de perseguir los orgasmos

Mujer. / Pexels.com.
Mujer. / Pexels.com.

Cuando dejas de lado el sexo orientado a objetivos, suceden cosas buenas.

Las cosas sorprendentes que suceden cuando dejas de perseguir los orgasmos

Todos hemos estado allí. Deseas desesperadamente tener un orgasmo, pero cuanto más "vayas" por él, más tenso te sientes y más lejos de tu orgasmo pareces estar. A la inversa, ¿también has experimentado ese momento en el que un orgasmo surge de la nada y te sorprende en su intensidad? La mayoría de nosotros amamos la "gran O", pero renunciar a la meta y disfrutar del viaje puede ser una de las mejores cosas que podrías hacer por tu vida sexual. Aquí están las cosas sorprendentes que suceden cuando dejas de perseguir por un orgasmo.

1. Tienes un orgasmo

Lo paradójico de los orgasmos es que si los deseas demasiado, puede que no ocurran. Los orgasmos ocurren en la intersección de la excitación alta y la relajación, por lo tanto, si tenemos tensión para tener un orgasmo, es probable que se interponga en el camino de en realidad tener uno.

Las mujeres a menudo tienen dificultades para alcanzar el clímax, ya que solo alrededor del 25 por ciento tienen orgasmos durante el coito vaginal. La frustración que esto trae puede hacer que sea aún más difícil. Lo más importante que puedes hacer si quieres tener un orgasmo, es dejar de querer tenerlo. Si estás orientada a objetivos y enfocada en tener el orgasmo, no estás relajado. Tu atención está en su cabeza, y no en su cuerpo, se pierde la sensación y el placer que podrían fácilmente conducir a un orgasmo.

2. Puedes disfrutar el placer del momento

Una forma de ralentizar el sexo y traer más relajación es extendiendo el juego previo. Cuando no estamos teniendo relaciones sexuales, simplemente podemos disfrutar de la sensación.

Podemos llegar al estado en el que nos volvemos un poco "adictos" a los orgasmos, y anhelamos la oleada de dopamina que ocurre durante una liberación orgásmica. Si disminuimos la velocidad y sintonizamos con nuestro cuerpo, podemos descubrir que hay placer que ya existe en el momento.

3. Puedes tener mejores orgasmos

Cuando no nos preocupamos por el clímax, es probable que nos tomemos nuestro tiempo, lo que significa que, cuando ocurre un orgasmo, puede ser más fuerte porque hemos tenido más tiempo para acumular energía sexual. La recomendación es respirar profundamente en el vientre, lo que puede ayudar a hacer circular la energía sexual por todo el cuerpo. Esto nos permite expandir nuestro sentimiento orgásmico para que sea una experiencia de cuerpo completo.

4. Puedes dejar ir la presión de rendimiento

La presión para dar o recibir un orgasmo puede causar estragos en el placer genuino. Si tienes un pene, puedes sentirte bajo presión para mantener una erección durante un tiempo prolongado, lo que puede provocar una eyaculación temprana o retardada. Y muchas personas pueden ser inducidas a fingir un orgasmo solo para complacer a su pareja.

Si ambos miembros de la pareja pueden centrarse en dar y recibir sensaciones placenteras, en lugar del orgasmo, pueden establecer una conexión más auténtica entre sí. Acepta que las erecciones pueden aparecer y desaparecer durante el sexo y que está bien.

5. Puedes descubrir lo que realmente te enciende

Una vez que tu mente esté fuera de la meta, puedes concentrarte en lo que realmente lo excita en el momento. Esto es algo que puede ser genial intentar solo, antes de compartir lo que descubras con un compañero.

6. Puedes aprender a comunicarte más honestamente con un compañero

No ir al orgasmo directamente puede ser la oportunidad de comenzar una conversación sobre lo que te excita. Habla de fantasías con tu compañero, hablen sucio mientras te calientas lentamente con el tipo de sexo que tienes en mente. El solo hecho de sugerirle a tu pareja que se olvide del orgasmo y se centre en la sensación puede abrir nuevas posibilidades sexuales.

Hay una cosa importante a tener en cuenta

Renunciar a la meta del orgasmo nunca debe significar renunciar a tu propio placer mientras tu pareja va por su cuenta. Esto puede llevar a una acumulación de tensión sexual que puede traer frustración y resentimiento. Funciona mejor como un esfuerzo conjunto donde ambos hacen un pacto para olvidarse de la meta y enfocarse en las sensaciones agradables en el camino.  @mundiario

 

 

Las cosas sorprendentes que suceden cuando dejas de perseguir los orgasmos
Comentarios