Buscar

MUNDIARIO

Convencer es mejor que imponer

Hay líderes que no necesitan dar órdenes. Generalmente, son esos que hablan en plural y que solo utilizan el singular para reconocer sus propios errores. 

Convencer es mejor que imponer
Un hombre con el pulgar levantado. Pexels.
Un hombre con el pulgar levantado. / Pexels.

Estrella Flores-Carretero

Doctora en Psicología.

A veces uno tiene clarísimo lo que hay que hacer, sin embargo no consigue que los demás vean las ventajas de su idea. Puede imponer su criterio, pero no servirá de nada, porque para que una empresa funcione se necesita la adhesión del equipo a los objetivos de la empresa, la cohesión entre sus miembros y la motivación para continuar en la carrera hasta alcanzar las metas propuestas.

Todo líder puede ejercer el poder sobre sus trabajadores porque tiene una posición de jerarquía, una autoridad que le faculta para dar órdenes y exigir lo que desee. Pero coartar la libertad de las personas, manipularlas, chantajearlas, coaccionarlas… solo conduce a tener resultados negativos a medio y largo plazo.

Es posible que en un primer momento se logre imponer la propia voluntad, pero se perderá toda influencia sobre los demás, crecerá la hostilidad, nacerá la desconfianza y anidará el desapego hacia la empresa y, con ello, la baja productividad y el estancamiento.

Para que todos los miembros de la empresa se convenzan de que son parte importante de un equipo y cooperen por el bien común, hay que…

> Explicar el “qué” y el “porqué”. Para persuadir a los demás sin autoritarismo es preciso que las personas entiendan no tanto qué se les propone, sino por qué es necesario. Cuando un líder es capaz de hablar de por qué se requiere abordar un cambio, un nuevo proyecto, una modificación en los procedimientos, los trabajadores perciben que no se trata de una imposición, sino que son ellos quienes desean hacer lo que sea necesario y que verdaderamente quieren esforzarse para mejorar.

> Mostrar que las personas son lo primero. Hay que hablar no solo de economía, sino también de valores y sentimientos. Lo más importante es permitir que todos expresen sus inquietudes, escuchar de manera activa y buscar soluciones para mantener el ambiente de flexibilidad y bienestar que deber regir en la empresa.

> Trabajar más que nadie. Liderar supone llevar el peso de la carga. Esto significa que no podemos repartir tareas y ya está, sino que tendremos que estar preparados para trabajar duro. Es lógico: si uno ha iniciado un proyecto, debe ser quien más sepa sobre el tema; de manera que tendrá que informar, organizar, liderar, justificar, presentar experiencias previas, analizar… No hay por qué abrumar con datos y largas reuniones, pero sí convocar a los equipos a menudo, tanto en grupo como uno a uno, para que puedan comunicar las preocupaciones y dudas, para que todos participeny aporten ideas, nuevos puntos de vista y soluciones.

> Tener un buen control de las emociones. El liderazgo no impositivo se enfrenta a menudo con personas, ya sean jefes o colaboradores. Tener un buen control de las emociones supone saber gestionar situaciones habituales en las empresas, donde el riesgo siempre está presente y la continuidad en juego. La gestión emocional es la clave para convencer.

> Ser honesto. Nadie se vuelve un verdadero líder de la noche a la mañana. Hay individuos que poseen un gran carisma, pero el buen liderazgo se gana cada día con honestidad, respeto por los demás, integridad ética, humildad… Son los requisitos que realmente convencen.

Hay líderes que no necesitan dar órdenes. Generalmente, son esos que hablan en plural y que solo utilizan el singular para reconocer sus propios errores. Saben, como decía Víctor Hugo, que no hay “nada tan estúpido como vencer. La verdadera gloria está en convencer”. @mundiario