Cinco consejos ante una picadura de medusa

B
Medusa.

Las medusas son los invitados no deseados del verano. Cada periodo estival, las consultas sobre picaduras se repiten de manera constante. Saber actuar ante este tipo de lesiones es garantía de éxito y de ausencia de secuelas.

Cinco consejos ante una picadura de medusa

Uno de los problemas de salud más frecuentes en nuestras playas durante el verano es la picadura de medusa. Una lesión que si bien, en principio, no reviste gravedad, puede llegar a ser muy molesta e incapacitante.

Las medusas son animales invertebrados marinos de cuerpo gelatinoso, con aspecto de campana, del cual cuelgan unos tentáculos cargados con células urticantes, responsables del picor y el dolor típicos en este tipo de picaduras.

Muchas son las leyendas urbanas que giran en torno a estos animales, siendo en su mayoría simples falacias 

El hábitat de las medusas es muy amplio, pudiendo llegar a vivir prácticamente en cualquier océano. Tal es su capacidad de adaptación que en los últimos años, en el Mediterráneo, se han convertido en verdaderas colonizadoras del mismo llegando a ser vistas en lugares hasta ahora libres de ellas.

¿Hay más medusas ahora que antes? Expertos explican este incremento poblacional como consecuencia de la desaparición de especies depredadoras de las medusas, como peces y tortugas, y debido también al calentamiento y contaminación de las aguas marinas.

¿Cómo podemos reconocer una picadura de medusa? Podemos sufrir una picadura de medusa tanto dentro como fuera del mar, ya que en ocasiones las medusas son arrastradas hasta la orilla, pasando inadvertidas para los bañistas que, sin quererlo, las pueden pisar y sufrir estas molestas lesiones. Los síntomas más característicos de una picadura de medusa son dolor, ardor, enrojecimiento e inflamación, llegando incluso al sangrado. Las personas que han padecido estas picaduras las describen como una descarga eléctrica intensa acompañada de picor y muchísimo dolor.

Muchas son las leyendas urbanas (secar con arena la lesión, utilizar orina humana, vinagre, amoniaco o alcohol para tratarla, etc.), que giran en torno a las picaduras de medusas y que están lejos de ser ciertas. Lo mejor para actuar correctamente es estar bien informados y acudir a los servicios de socorrismo que se encuentran en la mayoría de las playas de nuestro territorio nacional.

Ante una picadura de medusa, hay que seguir los siguientes pasos:

> Lavar con agua del mar y no frotar. Si se utiliza agua dulce se pueden liberar elementos que desencadenen un grado mayor de lesión. No se recomienda secar la herida después del lavado.

> Si en la zona de la picadura quedasen restos de los tentáculos de la medusa, estos se deben retirar utilizando unas pinzas, evitando el contacto directo con la piel de nuestras manos.

> Aplicar hielo unos diez o quince minutos, con el fin de bajar la inflamación y mitigar el dolor. El hielo nunca se debe aplicar directamente sobre la piel lesionada, sino mediante un paño o una toalla.

> Para aliviar el dolor y la urticaria se pueden administrar analgésicos y antihistamínicos vía oral.

> En caso de que la lesión no mejore o aparezcan otros síntomas, como es la dificultad respiratoria, se debe acudir inmediatamente a los servicios médicos.

Cinco consejos ante una picadura de medusa
Comentarios