Buscar

MUNDIARIO

Cómo elegir un buen calefactor

Te mostramos qué tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un buen calefactor, anticipándote a la llegada del frío.

Cómo elegir un buen calefactor
Calefactor. / IG @universalblue.es
Calefactor. / IG @universalblue.es

Firma

Rob Ferry Jr.

Rob Ferry Jr.

El autor, ROB FERRY JR., escribe para el área de marcas de MUNDIARIO. @mundiario

La llegada del frío del invierno nos hace desear entrar en nuestra habitación y sentirla caldeada después de un duro día de trabajo o estudio fuera de nuestro hogar. En el caso de pequeñas salas como el cuarto de baño una habitación pequeña no hay nada mejor que un calefactor de UniversalBlue para calentar el recinto a un precio muy económico. Además, no precisan de ningún tipo de instalación, lo que facilita su uso al máximo. Tan solo será necesario conectar nuestro aparato a la red eléctrica para que comencemos a disfrutar de sus ventajas.

Cabe señalar que los calefactores son óptimos cuando se trata de caldear estancias de pequeñas dimensiones y como método complementario de calefacción. Si este es tu caso, no lo dudes, incorpora uno de estos cómodos aparatos en tu hogar. Te mostramos qué tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un buen calefactor.

6 trucos para acertar y comprar un buen calefactor

1. Gracias a la resistencia cerámica que incorporan (que soporta mejor el calor), los calefactores cerámicos son más duraderos y eficientes.

2. Tal y como hemos señalado previamente, no es necesario ningún tipo de instalación ni mantenimiento, solo enchufarlos a la red eléctrica.

3. En cuanto a la potencia recomendada, para habitaciones con techos cuya altura sea de 2 metros y medio y que estén muy aisladas, se precisarán 80 W por metro cuadrado y 100 W si no hay mucho nivel de aislamiento.

4. Ten en cuenta que hay varios tipos de calefactores, y que cada uno tiene sus propias especificidades:

 > Calefactor simple: Pueden caldear una habitación de pequeñas dimensiones de manera rápida, como, por ejemplo, un cuarto de baño. Generan calor a través de la acción de una placa de resistencia.

> Calefactor cerámico: Tal y como hemos señalado previamente, gracias a la capacidad de aguantar mejor el calor por parte de la resistencia cerámica que poseen, los calefactores cerámicos son bastante más eficaces y disponen de una vida útil más larga que los calefactores normales. Además, cuenta con la ventaja añadida de que no resecan tanto el ambiente como ocurre con los convencionales. Puedes encontrarlos de pared, verticales o compactos.

> Calefactor Industrial: Este tipo de calefactores tienen unas dimensiones mayores que los tipos anteriores y cuentan con una potencia más elevada. Se recomienda su uso para el caso de espacios ubicados fuera de la vivienda principal, como es el caso de talleres, garajes, o naves industriales. Suelen incorporar un sistema de seguridad frente a posibles salpicaduras de agua.

5. Ten muy presente que por las características que te hemos comentado en líneas anteriores, los calefactores están pensados para caldear habitaciones de pequeñas dimensiones, como cuartos de baño o cocinas, y están pensados como apoyo de un sistema de calefacción mayor. Esto es importante tenerlo en cuenta porque si tratamos de calentar una sala de mayor envergadura, gastaremos bastante dinero sin obtener un buen resultado.

6. A la hora de emplear tu nuevo calefactor debes tener algunos consejos de uso en mente: lo más importante es que no lo cubras; por otro lado, si vas a utilizarlo para calentar el baño, extrema las precauciones y mantenlo alejado de la bañera (al menos un metro), además, observa que tengas las manos y pies secos antes de enchufar o desenchufar el calefactor; y, por último, nunca se te ocurra maniobrar el aparato dentro de la ducha o de la bañera.