Cómo disfrutar en casa del momento “cervecita”

Cerveza. / Ashim d´silva. / Unsplash
Cerveza. / Ashim d´silva. / Unsplash

Te mostramos el kit básico para elaborar cerveza en casa y te resumimos la mejor forma de disfrutarla en el hogar, ya sea elaborada o comprada.

Cómo disfrutar en casa del momento “cervecita”

Del papel higiénico se ha pasado a la cerveza, así, en la segunda semana de confinamiento (y vamos a por la cuarta) la compra de esta bebida en los supermercados se disparó al 77,65% con respecto a la primera semana donde el papel higiénico fue el producto estrella.

Una “cervecita” al finalizar la jornada, con amigos, compañeros de trabajo o la pareja en nuestro bar favorito ya no es posible, pero el “momento cervecita” sigue siendo posible y está al alcance de todos. Lo mismo que dedicarse al arte de preparar tu propia cerveza artesanal, ahora que hay más tiempo que nunca. Y para ello la tienda online de Dispensadores de cerveza lo pone fácil.

Qué necesitas para hacer cerveza artesanal en casa

Hay cuatro elementos base que no pueden faltar:

1. Una olla grande

2. Una cuba de filtrado

3. Una licuadora

4. Botellas de color oscura para guardar la cerveza que se vaya a fabricar.

Los kits de inicio para cerveza ya traen todo lo necesario por lo que no tendremos que estar buscando cada uno de los accesorios de manera separada. En un kit básico encontraremos: hervidor eléctrico de 27 l de acero inoxidable, con termostato y grifo, enfriador de mosto de placas, cuchara de maceración, bolsa de lúpulo, densímetro y vaso medidor, cubeta de fermentación de 30 l. con tapón de fermentación y grifo de vaciado, tubo de llenado, agente limpiador CHEMIPRO OXI, taponadora de corona con 100 tapones corona y un detallado manual de instrucciones

Kit

Kit. / dispensadores-de-cerveza.es

Respecto a los ingredientes, más de un 95% del producto final es el agua. La recomendación es comprar agua embotellada de mineralización media, pero si vamos a usar agua del grifo conviene hervirla previamente para eliminar el cloro, un elemento que aportará mal sabor a nuestra cerveza.

Lo siguiente es determinar la proporción de agua y malta que se va a mezclar, es decir, el empaste. Aquí la recomendación es usar entre 2 y 4 litros de agua por cada kilo de malta. ¿Cómo elegir el empaste? Una buena elección puede estar en el espacio del que dispongamos, por ejemplo, si nuestro equipo de elaboración es pequeño lo mejor será un empaste denso, es decir, 2 litros por kilo.

El siguiente paso es la refinación, el azúcar que se ha liberado de la malta se lava y la malta y el líquido se separan. Es el momento de agregar el lúpulo que dará amargor, sabor y aroma a nuestra mezcla.  Durante la ebullición se irá añadiendo la cantidad de lúpulo calculada (el manual de instrucciones de nuestro kit nos ayudará en la tarea d este cálculo).

Tras este paso aparece la levadura y comienza nuestro proceso de enfriado y la fase de fermentación que puede durar de 4 a 15 días. Por fin, tras este tiempo, embotellaremos nuestro brebaje para dejarlo reposar otras dos semanas y disfrutarlo en casa pasado ese tiempo.

Cómo servir la cerveza en casa

Sirviendo una cerveza de botella. / Pixabay

Sirviendo una cerveza de botella. / Pixabay

Como tendremos nuestra cerveza artesanal en botella, o si la has comprado en botellín, lo preferible según los maestros cerveceros es mantenerlas de pie pues de esta forma la cerveza no entra en contacto con la chapa y, lo que es más importante, tiene una menor superficie en contacto con el aire, lo que permite que se conserve mejor.

A la hora de tomarla es mejor en vaso que en botella o lata. Beber del recipiente nos impide disfrutar de los aromas de la cerveza, y además hace que la bebida nos resulte más pesada, pues ingerimos todo el carbónico que no se libera como ocurre cuando se sirve en vaso.

Servirla debe hacerse en dos tiempos: primero se coloca el vaso en 45º y se sirve cuidadosamente la cerveza para que se deslice por el interior de la copa. Una vez que se han llenado tres cuartas partes de la copa, ponemos el vaso en vertical y servimos la cerveza que quede a una altura mayor, dejando que golpee en el centro de la copa, para que se forme espuma.

¡Feliz momento cervecero!

Cómo disfrutar en casa del momento “cervecita”
Comentarios