La vida social en las ciudades no siempre perdura

Mundiario
Mujeres ataviadas con mantón de Manila. / Mundiario

Pero también hay sociedades consolidadas, que siguen progresando. Un ejemplo de ello es el Sporting Club Casino.

La vida social en las ciudades no siempre perdura

A Coruña fue solar de numerosas sociedades, tanto  culturales como deportivas, o de simple ocio. Algunas, con el devenir de los tiempos, se fusionaron entre sí o desaparecieron  dejando  Marineda  huérfana de un gran acervo patrimonial. Otras, a pesar de los tiempos y las dificultades habidas, remontaron y hoy son sociedades pujantes, convertidas en un referente en la ciudad donde tienen sus sedes. Una de estas  es el Sporting Club Casino de La Coruña, fundado en el lejano 1890 por un grupo de entusiastas y soñadores coruñeses que, reunidos en el ya desaparecido Teatro Circo, pusieron los cimientos de la ya centenaria sociedad.

El Sporting supo incardinarse de tal forma en la sociedad coruñesa que A Coruña no se concibe sin él. Es más, sus magníficas instalaciones son sede de certámenes nacionales de diferentes disciplinas deportivas: campeonatos de billar, natación, mus, canasta, etcétera. Y sus socios disfrutan constantemente  de numerosas actividades lúdicas y culturales.

Recientemente se celebró en su sede de la calle Real una concurrida cena-baile a la que acudió gran número de asociados. Al tratarse de la primera verbena del verano un numeroso grupo de socias acudieron ataviadas con mantones de Manila, dando así un especial colorido a la noche veraniega. Y como de costumbre no faltó el consabido sorteo de obsequios que siempre es bien  acogido por los asistentes. El baile, amenizado por el trio Nostalgia, que interpretó música del agrado de los comensales, se prolongó hasta altas horas de la madrugada, dada la animación y buen humor reinante entre los socios.

La vida social en las ciudades no siempre perdura
Comentarios