Baby blues y depresión posparto: ¿cuál es la diferencia?

Mujer embarazada contemplando su vientre./ MANOEL M. PEREIRA VALIDO FILHO MVALIDO en Pixabay.
Mujer embarazada contemplando su vientre./ Manoel M. Pereira Valido Filho MValido en Pixabay
La melancolía posparto y la depresión posparto están directamente relacionadas con los profundos cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la madre y que se regularizan en dos semanas.
Baby blues y depresión posparto: ¿cuál es la diferencia?

La llegada de un bebé es un regalo maravilloso, que establece un momento único para toda la familia y se asocia con la felicidad y la plenitud.

Para algunas mujeres, lamentablemente puede ocurrir Baby Blues Puerperal, que es una condición del estado de ánimo que afecta aproximadamente al 85% de las mujeres, que comienza después de la expulsión de la placenta y puede durar hasta dos semanas, disminuyendo gradualmente después de este período.

Se caracteriza por tristeza, ansiedad, problemas de concentración, preocupación excesiva por la salud del bebé, irritabilidad, sentimientos de insuficiencia, labilidad emocional, llanto fácil y cambios en el sueño y el apetito, que es una condición leve y transitoria.

Los cambios de identidad, corporales y rutinarios también forman parte de este proceso, el agotamiento físico y emocional, el abandono momentáneo de sueños y proyectos, así como de la vida anterior, requiriendo nuevas adaptaciones por parte de la madre, siendo muy importante invertir preventivamente en estos cambios que están por venir preparando a la mujer durante el prenatal.

Si bien en el Blues Puerperal esta sintomatología es leve, no significa que merezca menos atención, ya que, si no se tiene cuidado, puede desencadenar en Depresión Posparto, dependiendo de factores genéticos y ambientales. En Blues la madre es capaz de realizar las actividades rutinarias del cuidado de su bebé aún con algún costo y molestias, pero en Depresión Postparto esto no sucede, la mujer está muy comprometida en su vida y en sus funciones.

La melancolía posparto y la depresión posparto están directamente relacionadas con los profundos cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la madre y que se regularizan en dos semanas.

En el caso de la Depresión Posparto, observamos todos los síntomas descritos en Baby Blues de forma intensa y sin desaparecer espontáneamente, pudiendo durar meses y requerir un tratamiento específico. Cabe señalar que además de los cambios hormonales, factores socioculturales, familiares y económicos están directamente relacionados con los cambios de humor en el puerperio.

Un aspecto muy importante es el cambio de vida drástico que sucede, porque de repente esa madre muchas veces no tiene un horario regular de sueño y muchos de ellos ni siquiera tienen tiempo para comer y cuidarse.

Una de cada cuatro mujeres (25%) sufre de depresión posparto. A diferencia del Baby Blues Puerperal, que representa aproximadamente el 85% de los casos y es un estado de tristeza temporal, la Depresión Posparto puede durar de 6 meses a 1 año, provocando consecuencias desagradables, ya que es un trastorno grave, y puede comprometer la vida de la madre. 

Los principales síntomas son tristeza, embotamiento afectivo, sentimientos de culpa e inutilidad por no sentirse capaz de cuidar al propio hijo, anhedonia (actividades que el individuo hacía con placer ya no tienen sentido ) y sentimientos de gran vacío, desesperanza, desinterés sexual, cansancio intenso y falta de sueño (hiposonia) o sueño excesivo (hipersomnia).

Como se mencionó anteriormente, uno de los factores responsables de los síntomas explicados anteriormente son los cambios hormonales repentinos y el estrés desencadenado por el cambio en la rutina de la mujer. Por ello, es muy importante que durante el período gestacional la mujer se prepare para el período de cambio que se avecina, con todas las implicaciones y abdicaciones que conlleva la llegada de un bebé a través de la psicoeducación.

La mujer con Blues Puerperal o Depresión Postparto necesita una red de apoyo social, especialmente la comprensión y el apoyo de familiares y amigos en este difícil proceso para muchas mujeres. @mundiario

Baby blues y depresión posparto: ¿cuál es la diferencia?
Comentarios