Arteterapia, psiconeurología y tratamientos psiquiátricos

Material de pintura./ Bodobe en Pixabay.
Material de pintura. / Bodobe en Pixabay.
Las personas con trastornos mentales pueden, a través de la producción artística, trabajar en procesos de curación.
Arteterapia, psiconeurología y tratamientos psiquiátricos

Psiconeurológicamente, a través de la producción artística, el paciente tiene la oportunidad de desarrollar la sensibilidad y la capacidad intuitiva, ya que el ejercicio del hemisferio derecho, la parte del cerebro responsable de la creatividad y la intuición, puede ser entrenado y desarrollado a través de habilidades que históricamente fueron relegadas al margen de la cultura de la racionalidad, el pragmatismo, la intelectualidad y el razonamiento lógico como dominantes en una sociedad capitalista occidental, que apunta a la productividad y la ganancia.

En la clínica infantil, el arte es una herramienta importante porque hace viable el vínculo terapéutico, ya que el niño aún no cuenta con un discurso lingüístico bien estructurado para hablar de su queja, lo que dificulta el vínculo terapéutico. Igualmente importantes son los casos traumáticos, donde ante una posible presencia de disociación psicológica se pierden partes de un todo vivido, en los que un discurso disociado solo presenta partes de la escena del evento, ya que ciertos elementos, más dolorosos, escapan a la luz de la conciencia, configurando un importante mecanismo de defensa psíquica.

El arte y especialmente la pintura, al no pasar por el tamiz de la racionalidad y al tener libre paso sin ninguna crítica al intelecto, emergen espontáneamente contenidos psicológicos inconscientes que estaban latentes o que no encontraron una forma de comunicación precisa, ya que el lenguaje escrito o hablado muchas veces no cubre lo que se intenta expresar, siendo la producción artística un excelente aparato en la clínica.

En este caso, el arte es un recurso importante no solo como medio de autoconocimiento, sino también de catarsis, mejorando la calidad de vida del paciente, promoviendo su inclusión social, aumentando su autoestima y promoviendo una vida más gratificante y feliz. Al ser "alquímico", transmuta sentimientos y emociones, materializa miedos, yendo en contra de nuestra propia esencia, nuestro yo, nuestras raíces genealógicas e históricas, siendo un recurso importante para la autotransformación. Como se dijo anteriormente, surgen contenidos que no eran del orden de la conciencia, para proceder a una deconstrucción y resignificación de elementos que, si bien no estaban a la luz de la conciencia, no estaban menos vivos y activos, todo lo contrario. Estos contenidos, que no fueron aclarados, funcionan de manera más viva y contundente, precisamente porque no están dentro del ámbito de la conciencia y, en consecuencia, dificultan su control y elaboración. A partir del esclarecimiento y conciencia de estos, es posible trabajar elementos de la historia de vida del paciente, como las dificultades relacionales, interpersonales, intrapersonales y familiares, así como la ansiedad y el estrés cotidiano, rescatando el potencial a través del arte creativo y resignificando las vivencias del paciente.

En los tratamientos psiquiátricos, el arte es una herramienta fundamental, ya que las personas con trastornos mentales, calificadas por la sociedad como incapacitadas e improductivas, y por tanto marginadas, pueden, a través de la producción artística trabajar sobre los procesos de curación, dar sentido a su existencia, para sentirse útiles y productores, al mismo tiempo que desarrollan una actividad psicolúdica en la manifestación integral de su ser y en el rescate de su niño interior. El resultado de este proceso no solo proporciona alivio de los síntomas, sino el trabajo activo de contenidos psíquicos subyacentes reprimidos, encontrando oportunidades de resignificación a través de nuevas (re) lecturas de la realidad y un cambio de perspectiva en este tipo de abordajes psicoterapéuticos. 

Cabe señalar que el arte como herramienta aplicada a la clínica es un proceso cuidadosamente guiado, donde la tríada terapeuta, paciente y arte están intrínsecamente vinculados en un contexto con un propósito específico de catarsis, expresión del sufrimiento y elaboración de sentimientos, en deconstrucción, de patrones de pensamientos y comportamientos que pueden haber contribuido al estado de enfermedad del paciente. Hay un rompimiento de paradigmas en sus vivencias con el fin de construir nuevos patrones más saludables, creando nuevas perspectivas y construyendo una nueva realidad que pueda brindar el encuentro del yo del paciente como esencia y así, buscar la armonía y la salud.

Es importante destacar que el arte en la clínica nunca debe ser considerado un pasatiempo o una simple relajación, ya que, como se explicó anteriormente, se refiere a fines terapéuticos y resultados específicos. No existe contraindicación para el uso de la arteterapia, y se puede utilizar en cualquier abordaje clínico individual, en psicoterapias grupales y en cualquier grupo de edad, como niños, adolescentes, adultos y ancianos. Abarca cualquier condición socioeconómica y nivel educativo, atendiendo las más diversas quejas, ya sean físicas, psicológicas o psicosomáticas, incluyendo enfermedades autoinmunes, depresión, Alzheimer, problemas neuropsicofísicos en general. Entre las artes que participan en los procesos de curación, podemos mencionar la arteterapia (dibujos, mandalas, pintura, escultura y trabajos en arcilla), musicoterapia (canto, instrumentos musicales), psicodrama (teatro) y biodanza. El tipo de procedimiento a utilizar dependerá de la historia de vida del paciente, la queja clínica, los intereses, las propensiones y las limitaciones. Cada caso es un caso único, donde es necesario realizar todo un procedimiento personalizado para ese paciente.

Se puede utilizar una combinación de recursos que ofrece la psicoterapia de arte, siempre respetando las limitaciones y la elección del paciente. Cabe señalar que, si bien la Arteterapia ofrece recursos muy importantes en la clínica, es una herramienta que no sustituye al apoyo psicológico. @mundiario

Arteterapia, psiconeurología y tratamientos psiquiátricos
Comentarios