Amistades tóxicas ¿sabes reconocerlas?

Grupo de amigas posando para un selfie. / RR SS
Grupo de amigas posando para un selfie. / RR SS

La amistad debería basarse en un sentimiento de solidaridad, generosidad y afectuosidad, pero ¿qué pasa cuando se convierte en una espiral de envidia, rencor y exigencias?

Amistades tóxicas ¿sabes reconocerlas?

No todas las relaciones amistosas son sanas. En el universo afectivo, las amistades juegan un papel crucial, pues, está conformado por todas aquellas personas con las que vamos a compartir eventos importantes de nuestra vida, incluso durante años.

Mientras que la familia se hereda, la amistad se escoge, basándose en un vínculo afectivo y desinteresado que nace entre dos personas y en el que cuenta la confianza, el cariño, la entrega, la lealtad, la incondicionalidad, el compromiso y la sinceridad.

Primero nace la camaradería

Lo primero que ocurre entre dos personas es una especie de camaradería, pero luego surgen los puntos en común, las afinidades, los pensamientos que también guardan puntos de conexión y una escala de valores compartida. Por ello, la reciprocidad también es importante, además de la disponibilidad y el poder compartir.

En un momento dado, puede ocurrir que en la amistad surjan sentimientos de tensión o actitudes negativas; en estos casos, los rasgos oscuros de la otra persona pueden ser perjudiciales, sobre todo para la persona en sí y para quienes le rodean, como los hijos, la pareja, los padres, entre otros.

Cuando la amistad es tóxica

La amistad tóxica siempre tendrá un deseo por controlar al otro, se comportará con manipulaciones para que los demás hagan lo que ellos quieren, no celebrarán los logros del otro, porque los sienten como una amenaza, entre otros sentimientos y comportamientos que son tóxicos. También suelen criticar y ver defectos en todas las demás personas.

Muchas veces, se comienza a identificar que se está cerca de una amistad tóxica cuando ya es demasiado tarde, es decir, cuando la autoestima de la víctima ya está afectada por el comportamiento tóxico del otro. En estos casos, lo primero que se debe hacer es hablar con esa persona y expresarle cómo le hace sentir, pero jamás entrar en el terreno de los chantajes emocionales y, por último, tomar distancia. @mundiario

Amistades tóxicas ¿sabes reconocerlas?
Comentarios