¿Alguna vez te has dado un baño sonoro?

Cuencos tibetanos de meditación. / Pexels.com.
Cuencos tibetanos de meditación. / Pexels.com.
Conoce todo lo que debes saber sobre esta novedosa experiencia auditiva de inmersión que puedes disfrutar desde tu casa.
¿Alguna vez te has dado un baño sonoro?

Quizás hayas probado el yoga, la meditación o incluso la respiración, pero ¿alguna vez has oído hablar de los baños sonoros? Esta experiencia de inmersión ofrece más que simplemente relajación y cualquiera puede darse uno de estos baños en su propia casa. 

Esto es lo que debes saber sobre esta práctica que cada vez se hace más popular.

¿Qué es un baño sonoro?

El baño sonoro, también llamado "meditación de sonido" o "terapia de sonido", es la práctica de escuchar atentamente diferentes sonidos que ayudan a relajar el cuerpo y la mente. Los baños de sonido proporcionan una experiencia auditiva inmersiva para todo el cuerpo que puede aportar equilibrio, relajación y una sensación de calma. 

A diferencia de ciertas meditaciones o prácticas de respiración, los baños sonoros no implican mucha orientación. En cambio, piden a la audiencia que esté presente y escuche. Se puede hacer en un baño sonoro en persona (generalmente en un entorno grupal) o también se puede escuchar el audio en casa.


Quizá también te interese: 

Una breve práctica de meditación pueden ayudar a desviar nuestra mente hacia nuestros objetivos de salud 


Si esta experiencia llama tu atención, puedes crear una experiencia de baño sonoro utilizando muchos instrumentos diferentes. Algunos expertos, por ejemplo, tocan cuencos, diapasones, gongs y otros instrumentos emisores de armónicos para estimular las ondas cerebrales alfa y theta. 

Cómo funciona la terapia de baño sonoro

Cuando te acomodas para tu baño sonoro, te acuestas cómodo con una manta y/o una máscara para los ojos, y permites que la quietud te invada. Hay quienes dicen que la persona se puede sentir completamente fuera de servicio, como si se estuviera preparando para dormir. Con esta terapia, dicen los expertos, el cuerpo tiene permiso para reducir la velocidad y descansar sin necesidad de responder o reaccionar.

A partir de ahí, los sonidos comienzan a proporcionar una frecuencia estable a la que se adhieren las ondas cerebrales fluctuantes en un proceso conocido como arrastre. Al usar el ritmo y la frecuencia, las ondas cerebrales se pueden sincronizar, y luego es posible bajar el estado beta normal (conciencia normal de vigilia) a alfa (conciencia relajada), e incluso llegar a theta (estado meditativo) y delta (sueño, donde puede ocurrir la curación interna).

A medida que el sonido ralentiza la frecuencia cardíaca y respiratoria, también se puede crear un efecto terapéutico y reparador en la mente y el cuerpo. 

Beneficios de los baños sonoros: 

1. Incentiva estados de conciencia más profundos

Los baños sonoros son una invitación a un estado de conciencia más profundo, una oportunidad para desconectarse de los estímulos externos y obtener una perspectiva de lo que está sucediendo dentro de uno mismo. 

Al acceder a ondas cerebrales como alfa y theta, se pueden alcanzar estados similares a los alcanzados en la meditación.

2. Ofrecen mayor bienestar

Los baños sonoros pueden ayudar a promover un sueño más profundo y menos estrés. Si bien la investigación sobre las cualidades terapéuticas de la sanación con sonido es relativamente limitada, un estudio de 2017 en el Journal of Evidence-Based Complementary & Alternative Medicine concluyó que los cuencos tibetanos pueden reducir los sentimientos de tensión, ansiedad y depresión y aumentar el bienestar espiritual general.

3. Son una oportunidad para recargar

Los baños sonoros ofrecen la oportunidad de relajarse y recargar energías. Brindan la oportunidad de apagar el teléfono, guardar silencio y escuchar sin la necesidad de responder o reaccionar conscientemente.

4. Autoconciencia

La forma en que reaccionas y te relacionas con el sonido dice mucho de ti. Si encuentras que un sonido en particular se activa o molesta, entonces puede ser algo muy interesante de revisar. También está bien mantenerse alejado de los sonidos que interfieren con tu relajación.

Consejos para empezar a hacer baños sonoros

En línea:

Los baños sonoros son muy accesibles. Incluso si no vives en un área donde se encuentran disponibles baños sonoros grupales regulares, puedes encontrar grabaciones y audios en línea para probarlo tú mismo.

En persona:

Si tienes curiosidad por ver (o escuchar) de qué se trata en un entorno grupal, intenta comunicarse con tu estudio de yoga o centro de bienestar más cercano para ver lo que ofrecen, o haz una búsqueda en línea de baños sonoros en tu ciudad.

En casa:

Si optas por seguir la ruta del baño sonoro en casa, prepara tu grabación, acuéstate en un lugar cómodo (sí, también puede ser tu cama) y prepárate para relajarte. Atenúa las luces, respira profundamente unas cuantas veces, cierra los ojos y déjate sumergir en los sonidos. Se recomiendan auriculares o altavoces de calidad, pero puede funcionar con lo que tienes.

Por último, puedes considerar adquirir tus propios instrumentos para experimentar con diferentes terapias de sonido como invertir en un cuenco tibetano, campanas o gongs, si quieres. 

Para concluir

El baño sonoro es similar a otras prácticas como la meditación y respiración en el sentido de que nos permite acceder a estados de conciencia más profundos, relaja el cuerpo y mente y nos da la oportunidad de restablecernos sin importar si escuchamos durante un minuto o una hora.  @mundiario

 

 

¿Alguna vez te has dado un baño sonoro?
Comentarios