La adicción de los jóvenes a inyectarse para verse bien

Mujer siendo inyectada. Aapnet.
Mujer siendo inyectada. / Aapnet.

El consumo del bótox por parte de los veinteañeros se ha salido de control en países como España en donde alcanza el 60% del consumo, y en EE UU que hasta un 30% de los jóvenes utilizan ese tipo de tratamientos.

La adicción de los jóvenes a inyectarse para verse bien

Los datos de la Sociedad Española de Cirugía plástica y Reparadora (Secpre) revelan que entre los años 2015 y 2016 el bótox y ácido hialurónico alcanzaron el 60% y el 65% de uso en los tratamientos estéticos. Por su parte, la American Society for Aesthetic Plastic Surgery revela que los jóvenes con edades entre los 19 y 35 años recurren a este tipo de tratamiento que ha alcanza el 30% de popularidad en lo que va del actual año.

Las razones de los aumentos en cuanto al uso de tratamientos estéticos, se debe a la generación que impera actualmente y al poder de las redes sociales. Ahora, los jóvenes están más acostumbrados a ver a sus ídolos a través de Instagram o Snapchat mostrando todos sus atributos y bellos rostros. Por extensión, ellos también quieren lucir así y suelen acudir hasta el bótox o el ácido hialurónico para poder verse más bellos.

Aunque existen formas más naturales y apropiadas de verse bellos, los veinteañeros no están dispuestos a esperar porque quieren verse bien ahora y ciertamente, la generación millennial es apresurada, arriesgada y siempre está dispuesta aprobar todo tipo de cosas a pesar de las connotaciones negativas. El portal web SModa expresa que entre el 20% y el 25% de los pacientes que acuden a estéticas son millennials que han perdido el miedo a las agujas para poder verse mejor.

El ácido hialurónico es el tratamiento preferido de las millennials porque es una forma rápida y poco notoria que no los hace parecer un monstruos con labios exagerados. El maquillaje natural o verse bella pareciendo natural, es lo que actualmente está de moda; las redes son muestra de ello en donde las celebridades suben fotos sin maquillaje o sin filtros.

Para muchos resulta interesante el aumento y el fácil acceso que tienen los jóvenes a estos tratamientos que son utilizados muchas veces para corregir imperfecciones muy simples como las ojeras, que pueden ser tratadas fácilmente de forma natural, pero que difícilmente un joven vaya a esperar. El problema también puede ser culpa de los expertos, que aceptan realizar este tipo de tratamientos y no educan al respecto, ni informan sobre lo que verdaderamente necesitan los jóvenes. Pero sin duda, gran parte de la culpa recae en las celebridades que suelen emplear imágenes perfectas en sus redes que hacen que miles quieran emularlas y recurran a las agujas para poder ser más bellos.

La adicción de los jóvenes a inyectarse para verse bien
Comentarios