Los 9 pasos de la desintoxicación emocional

Mujer feliz en contacto con la naturaleza./ Free-Photos en Pixabay.
Mujer feliz en contacto con la naturaleza./ Free-Photos en Pixabay.
A menudo, el cuerpo pide un momento de tranquilidad para desintoxicar las emociones desagradables para que podamos realizar una verdadera limpieza en el “alma”.
Los 9 pasos de la desintoxicación emocional

La vida contemporánea es un desafío constante, especialmente cuando se trata de equilibrio emocional. Estamos sumergidos en un sistema individualista, competitivo, consumista, desechable, egoísta y, por tanto, generador de estrés, donde, como autómatas condicionados y estereotipados, nos involucramos en "juegos del ego", que no nos brindan un avance significativo en aspectos cruciales de la vida, de el desarrollo humano en el que puedan abarcar la satisfacción de nuestras necesidades existenciales más profundas.

Sobre todo, es necesario tener una mirada crítica, valorativa y validadora de la conciencia entre la vida que llevamos y la vida que realmente necesitamos disfrutar.

Por lo tanto, hay momentos en los que debemos detenernos y evaluar la calidad de nuestra vida. A menudo, el cuerpo pide un momento de tranquilidad para desintoxicar las emociones negativas, para realizar una verdadera limpieza del "alma" y abastecernos de "energías curativas".

Por ello, es fundamental priorizar nuestra paz y tranquilidad, sobre todo. Para ello, debemos aprender a armonizar nuestras mentes. Un buen consejo para estar en forma emocional es hacer una desintoxicación emocional.

¿Qué es la desintoxicación emocional y cómo se realiza?

Así como no elegimos ningún alimento para consumir, esto también se aplica a la calidad de las emociones que ingerimos a diario. La desintoxicación emocional es la limpieza de nuestras emociones que, al igual que la higiene corporal que realizamos a diario, es necesaria para despejar nuestra mente de todo aquello que no nos proporcione bienestar y tranquilidad.

Este tipo de desintoxicación no tiene como objetivo controlar los contenidos tóxicos y las emociones desagradables, todo lo contrario. La propuesta es reconocerlos, acogerlos y resignificarlos en nuestro campo emocional, promoviendo la luz a la sombra.

De vez en cuando, sentimos la necesidad de eliminar las toxinas del cuerpo para energizarlo, para sentirnos más enérgicos y ligeros. Entonces, ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestras emociones desagradables? Después de todo, la curación no solo ocurre de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia afuera.

En este artículo, presento algunos consejos de desintoxicación emocional:

1- No aceptes involucrarte con "energías" y situaciones negativas:

Me refiero a "energía negativa", todas y cada una de las circunstancias o eventos transmitidos por personas que quieren sacarnos del foco de nuestro bienestar, felicidad y paz mental, ya sea consciente o inconscientemente. No existe el ser humano perfecto, todos estamos en proceso de aprendizaje y, por tanto, nunca podemos llamar a las personas “difíciles”, “negativas” o “positivas” sino que están en continua construcción.

Intentan hacerlo bien y hacerlo lo mejor que pueden con los recursos a su disposición. Sin embargo, algunas personas alimentan y fortalecen repetidamente sentimientos dañinos de ira, dolor e incluso odio, siendo el instinto de ataque y defensa las reglas predominantes de su conducta. Sería contraproducente segregarlos, ya que todos tenemos nuestras carencias y dificultades. Pero hasta qué punto esto nos costaría nuestro propio equilibrio psíquico y emocional es una decisión personalizada, ya que somos los únicos responsables de nuestro propio bienestar. El consejo es no convertirse en rehén de las negatividades.

2- Los beneficios curativos de la meditación:

En medio del ajetreo de la vida cotidiana, la meditación y el silencio tienen poder curativo, ya que proporcionan un encuentro con nuestra esencia y un contacto con nuestras necesidades reales. Lamentablemente, los constantes llamamientos externos nos alejan cada vez más de nosotros mismos, ya que nos centramos más en tener que en ser. La meditación “ralentiza” el cerebro, reduce el estrés y, en consecuencia, mejora la calidad del sueño. A través de la meditación, también aprendemos a respetar nuestros propios ritmos y ciclos.

3- La respiración abdominal es un ansiolítico natural:

Cuando nacemos, respiramos correctamente. Con el tiempo, "desaprendemos" la respiración abdominal y respiramos superficialmente. La respiración correcta predice la salud, ya que la respiración profunda y rítmica equilibra el sistema nervioso autónomo. Nuestros cuerpos tienen la capacidad de producir casi todas las sustancias que necesitamos.

Una de estas sustancias son las endorfinas, una hormona que proporciona una sensación de placer y bienestar. Estos se fabrican en situaciones específicas, como caminar al aire libre por ejemplo. La respiración abdominal (o del bebé) es muy importante en la desintoxicación emocional, ya que tiene poder ansiolítico, siendo muy eficaz en casos de trastornos de ansiedad como los ataques de pánico.

4- Establece creencias edificantes:

Tus patrones de creencias no solo gobiernan tus comportamientos, sino también tu relación contigo mismo y tu percepción de ti mismo y del mundo. Sea muy consciente de sus creencias, ya que somos lo que creemos que somos y hacemos lo que creemos que somos capaces de hacer, dentro del sentido de la realidad. A menudo, el conjunto de creencias limitantes que nos guían en la vida no son nuestras ni están racionalizadas.

A menudo no sabemos exactamente cómo, por qué y de dónde provienen estas creencias, pero contribuyen significativamente a nuestras vidas. En nuestro proceso de desarrollo, estas creencias se interiorizaron en la relación con nuestros padres y familia, así como en el contexto cultural en el que nos insertamos. Por lo tanto, evalúe sus creencias y replantee aquellas que no hacen posible su progreso como persona.

5- Desarrollar una filosofía de vida que promueva la paz interior:

Nuestra sociedad tiene intereses que muchas veces no encajan con nuestra propuesta de paz interior. La vida frenética, el querer poseer a toda costa, poniendo como sacrificio el propio equilibrio psicofísico, es el precio que pagamos por la “civilización”, que presenta constantemente síntomas de malestar.

Nuestro sistema educativo, por ejemplo, nos enseña a servir intereses sociopolíticos y económicos, pero no nos enseña cómo lidiar con nuestras dificultades existenciales. Por lo tanto, debemos buscar desarrollar nuestra herencia de “valores de equilibrio” por nuestra cuenta y uno de los más valiosos es la filosofía de la paz.

Podemos cultivarla a través de actitudes simples que generan bienestar, como la meditación antes mencionada y algunos hábitos saludables como caminar al aire libre, tomar un descanso para el silencio, contemplar el atardecer, escuchar buena música, leer un buen libro o incluso cultivar un jardín.

6- Invierte en relaciones interpersonales saludables:


Somos seres sociales, gregarios, y como tales, estamos constituidos a partir de la validación de la mirada del otro. Para las dinámicas relacionales positivas, la regla de oro enseñada por el maestro Jesús siempre es válida: “Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti”.

Actuando de esta manera, sin duda construiremos competencias individuales y relacionales sanas y empáticas, ya que respetando la alteridad y responsabilizándonos de nuestras acciones hacia el otro, todo cambia para mejor. El resultado de esto serán relaciones duraderas y de calidad.

7- Desenfoque los problemas y ponga en primer plano los recursos disponibles para superar los desafíos:

Quita el foco de las dificultades. Si se enfoca en el problema, solo verá el problema y la solución se enmascara o pasa a un segundo plano, lo que dificulta la visualización de la solución. Para salir del foco del problema, ejercítese mentalmente anticipando los resultados que desea para usted.

Esta actitud aporta poderosos insights. Desde esta perspectiva, se desarrolla la proactividad que facilitará la organización de estrategias y recursos mentales para resolver cualquier desafío. Parece un consejo simple, pero muy olvidado, porque lo que sucede en la práctica con la mayoría de las personas es que están condicionadas a pensar "cómo van a solucionar el problema" en lugar de "cómo van a encontrar la solución" y hay una gran diferencia. 

8- Invierte en tu autoconocimiento:

No hay autotransformación ni mejora personal sin autoconocimiento. Es importante para nosotros responder de manera equilibrada y consciente a la vida y los desafíos que presenta, que no son pocos. Esto se debe a que estaremos conscientes de nuestros conflictos y resistencias, así como de nuestros recursos y potencialidades, lo que genera confianza en uno mismo, autoestima y autorrealización. A partir del conocimiento de nuestras emociones conflictivas y desagradables, seremos capaces de afrontarlas mejor y darles un nuevo significado, que nos proporcionará más bienestar, equilibrio y paz interior.

9- Descargar tensiones diarias:

La decisión de vivir una vida liviana y libre de conflictos, ya sean internos o externos, proviene necesariamente de cada uno de nosotros. Incluso porque los conflictos que tenemos en el mundo externo son siempre una extensión de nuestro mundo interno. Conociendo este hecho, es necesario aprender a descargar contenidos conflictivos mediante un trabajo profundo, que va a la raíz del problema. Para ello, podemos hacer mentalizaciones positivas y relajación mental antes de acostarse, masajes relajantes, estiramiento muscular y sobre todo aprender a conectar con la naturaleza. La psicoterapia es muy recomendable.

Espero que estos "consejos" puedan contribuir de alguna manera a traerte paz, armonía y calidad de vida. Elige la paz para tu vida. Una vida de calidad comienza sobre todo con el equilibrio y la tranquilidad. 

Sinceramente te deseo mucha prosperidad y abundancia y que superes todos tus desafíos. Cultiva siempre hábitos positivos, crea nuevos paradigmas, cultiva siempre la alegría de vivir en las pequeñas cosas de la vida diaria, dando sentido a todo lo que haces con optimismo y gratitud. Estos sentimientos dejan el alma libre y ligera.

También les deseo que no solo estén realizados, sino sobre todo satisfechos en el cumplimiento de su propósito de vida y en sus proyectos de felicidad. @mundiario

Los 9 pasos de la desintoxicación emocional
Comentarios