Buscar

MUNDIARIO

7 maneras de probar la masturbación si nunca lo has hecho antes

¡Se trata de ir a tu propio ritmo y descubrir lo que te gusta!

7 maneras de probar la masturbación si nunca lo has hecho antes
Masturbación. / RRSS.
Masturbación. / RRSS.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Masturbación = Sexo en solitario. Puede sentirse un poco intimidante si no es algo que hayas hecho antes, y confía, está bien, pero si estás interesado en darle una oportunidad, no hay reglas duras y rápidas cuando aprendes cómo probar la masturbación por primera vez. Incluso sabemos que la palabra masturbación podría ponerte nervioso, y este podría ser el caso especialmente de las personas que han crecido en hogares culturalmente conservadores.

La masturbación tiene una mala reputación en algunos círculos a pesar de lo fabulosa que es, pero el factor de intimidación es mucho menor si lo consideras como autoexploración y auto-placer. Y la exploración es exactamente donde debe comenzar un masturbador novato.

Es cierto, no a todos les gustan las mismas cosas, por lo que una buena razón para masturbarse es descubrir algunas de sus respuestas específicas. Otra, por supuesto, es el placer propio y estar más consciente de tu propio camino hacia el orgasmo.

Echa un vistazo a algunos consejos a continuación para probar la masturbación, y recuerda, ¡esto es todo acerca de ti!

1. Establece tus intenciones antes de comenzar

Considera, primero, por qué quieres probar la masturbación y cómo te sientes al respecto actualmente. ¿Es para conocer mejor tu cuerpo?, ¿para tratar de averiguar los orgasmos en solitario? Sea lo que sea, tener una pequeña intención al entrar es una gran idea.

Estás a punto de embarcarte en un nuevo viaje que es todo para ti. Identifica tus miedos, deseos y límites antes de comenzar este viaje. También es importante reconocer que te estás tomando el tiempo para nutrir tu propio bienestar sexual personal. ¡Es un acto literal de amor propio!

2. Establece el escenario cómodamente y planifica tu privacidad

No es sorprendente, pero querrás sentirte seguro y cómodo. Encuentra un lugar cómodo donde puedas acostarte o sentarte donde nadie te moleste. Si vives con otros, intenta cerrar la puerta con llave o planea un momento en que no te molesten.

Las almohadas, mantas, lubricantes y juguetes también pueden ser útiles, al igual que las velas, el incienso y la música relajante. Estas cosas pueden contribuir a formar el estado de ánimo.

3. Comienza lentamente y tómate tu tiempo

La masturbación no es una carrera, así que recuerda que no hay prisa, este es tu momento para entrar a tu cuerpo.

Comienza lentamente dando primero a tu cuerpo un suave masaje donde quiera que te sientas tenso. Intenta escanear tu cuerpo de la cabeza a los pies para controlar la tensión muscular o el dolor. Masajea suavemente, exhala y libera esta tensión. Cuando te sientas relajado, comienza a tocar suavemente los lados externos de tus genitales, notando las sensaciones.

4. No tiene que ser todo acerca de tus partes privadas

Pero para que quede claro, vale la pena reiterar que las primeras veces que practiques el placer personal, no sientas la necesidad de estimular tus genitales de inmediato, ¡especialmente si eso te pone nervioso!

Puedes iniciar tocando tus genitales lentamente, primero sintiéndote cómodo al tocar las áreas circundantes. Este es tu momento para ti, así que tómate todo el tiempo que necesites.

5. Comienza por explorar las sensaciones

Cuando comiences a tocar tus genitales, hazlo de forma suave y lenta. Experimenta con diferentes movimientos, usando diferentes dedos y diferentes presiones sobre tus genitales.

En todo momento, sigue centrando tu atención en las diferentes sensaciones que estás experimentando e incluso puedes imaginar cómo se siente esa sensación (por ejemplo, una ola que se estrella o una brisa suave). Comenzar a combinar tu imaginación con tu práctica de placer también es una puerta agradable a la fantasía.

6. Recuerda que puedes explorar todo tu cuerpo

Es posible que te sorprendas de lo que se siente bien tocando todo tu cuerpo, por lo que explorar la presión, la velocidad y las diferentes partes del cuerpo son excelentes maneras de "revelar" tus respuestas físicas.

Las áreas comunes que las personas disfrutan tocando son los senos y los pezones, el vientre, los muslos, las nalgas, así como los genitales y el ano.

7. Recompénsate por tus esfuerzos

Estás haciendo algo bueno por ti mismo.

Una vez que hayas terminado la sesión, date un gusto. No tiene que ser nada concreto, pero asegúrate de reconocerte y recompensarte por tomarte el tiempo para el placer personal.

Es una afirmación positiva de que estás haciendo algo bueno por ti y, nuevamente, este viaje puede ser emocionante y divertido, pero no te sientas mal si tienes nervios, vergüenza o incomodidad al principio. También puede ayudar hablar con alguien o hacer más investigaciones. ¡Está todo bien!   @mundiario