Buscar

MUNDIARIO

7 hábitos causantes de ansiedad que quizás no conozcas

A veces resulta complicado reconocer que te está causando ansiedad pero estar al tanto realmente puede tener un impacto en tu bienestar general.

7 hábitos causantes de ansiedad que quizás no conozcas
Ansiedad. / Freepik.
Ansiedad. / Freepik.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Tener ansiedad constante puede hacerte sentir que estás a punto de subir al escenario en cualquier momento, aunque no lo estés y si bien pueden haber muchas razones subyacentes para sentirse de esa manera, también hay hábitos diarios que causan ansiedad, o al menos contribuyen a ello. La buena noticia es que, una vez que reconozcas algunos de estos estimulantes del estrés, puedes trabajar para contrarrestarlos.

Si bien es cierto que estar presente y no pensar en el futuro o en el pasado es mucho más fácil decirlo que hacerlo, comenzar a reconocer que podemos cambiar o crear conciencia en torno a nuestros patrones de pensamiento es importante. Especialmente si sentimos juicios contra nosotros mismos por esos sentimientos.

Cuando estamos constantemente cuestionando todos nuestros pensamientos y acciones, creamos más ansiedad, pero no estás solo si sientes que la ansiedad está creciendo dentro de ti todo el tiempo. Buscar ayuda profesional es un excelente primer paso. A continuación, algunos hábitos diarios que podrían estar haciendo más daño que bien en lo que respecta a los nervios.

1. Revisas las redes sociales regularmente

¿Alguna vez notaste que cuando has pasados 30 minutos en Instagram, te comparas y te desesperas?
La verificación regular de las redes sociales hace que la ansiedad se ponga en movimiento. Inconscientemente, comenzamos a comparar nuestras vidas con las vidas que vemos desplegarse en las redes sociales y la preocupación comienza por sentirse atrás o sentir que no estás haciendo lo suficiente.

Las redes sociales pueden ponernos rápidamente en una posición mental negativa que incluye ansiedad, preocupación, pensamientos acelerados y conversación negativa. Una buena cosa para recordar es que las redes sociales están organizadas.

2. Siempre estás leyendo las noticias

Bueno, tal vez este no sea tan sorprendente. Sin embargo, tener todas esas notificaciones rápidas y estar súper en sintonía con los eventos y las noticias actuales puede ser un estrés más ligero, por así decirlo.

Estar en un ciclo constante de noticias puede estimular el pensamiento ansioso, la preocupación, los sentimientos de temor o los sentimientos de impotencia. Limitar tu tiempo para ver noticias o leerlas o incluso tomar un descanso completo por un rato, puede ayudar a frenar estos sentimientos angustiantes.

Las noticias, al igual que las redes sociales, tienen que ver con señalar las historias más sensacionales, que a menudo son violentas o perturbadoras, y hacen que las personas se sientan impotentes o desesperanzadas.

3. Estás cerca de otras personas ansiosas

Mientras que estar cerca de amigos que entienden lo que está pasando es importante, estar cerca de alguien que lucha con la ansiedad o que generalmente tiene un poco más de energía puede influir en que te sientas así.

Nos alimentamos de la energía de las personas que nos rodean y eso puede hacer que tu ansiedad natural sea más activa. No es necesario que evites a las personas por completo si no quieres hacerlo, pero ten en cuenta cómo los estados de ánimo de las personas tienen un impacto en los suyos y quizás planifiques en consecuencia, cómo limitar el tiempo que pasa con esta persona o tener reuniones para estar en un ambiente más relajado.

4. No dormir lo suficiente

No dormir lo suficiente puede causar ansiedad debido a la forma en que afecta tu estado de ánimo, memoria y pensamiento. La falta de sueño puede hacer que te sientas más estresado y ansioso, y que esperes consecuencias negativas donde no haya ninguna.

5. Haces muchas compras

A veces parece que ese par de zapatos realmente solucionará todo, o incluso ese conjunto de pinturas de acuarelas pintará un nuevo pasatiempo, pero las compras y otros métodos de evitación o postergación definitivamente pueden causar o empeorar la ansiedad.

La ansiedad a menudo puede aumentar de tamaño si evitas enfrentar tus problemas porque el hecho de evitarlos hace que el problema sea aún mayor en nuestras cabezas, causando más ansiedad.
Hacer cosas como postergar o comprar nos da un impulso instantáneo de dopamina al sentirnos bien para distraernos momentáneamente de nuestra ansiedad, pero nos impide analizar y abordar la causa raíz, dejando la ansiedad y el pensamiento excesivo bajo la superficie.

6. Siempre te preparas mentalmente para lo peor

Preocuparse por si alguien devolverá un mensaje de texto o no, o pre-asumir que no conseguirás ese trabajo, contribuirá seriamente a hacer que te sientas ansioso, especialmente si es un hábito común.
Una cosa que empeora la ansiedad es desarrollar una lista mental de los "qué pasaría si" sobre el día y los escenarios de desastre. Esta agitación conduce a un aumento de la ansiedad y el estrés que pueden socavar nuestra capacidad para resolver problemas reales al desviar la atención y la energía de nuestra capacidad para crear soluciones rápidas en tiempo real.

7. Siempre estás preocupado por las apariencias

Todos hemos pasado una o dos horas frustradas eligiendo un atuendo, o haciendo y rehaciendo nuestro cabello, ¿verdad?

Otra cosa que hacemos para empeorar la ansiedad es cuestionar nuestra apariencia. Si estás ansioso por el día, elige tu atuendo la noche anterior. Pruébalo y hazlo bien. Por la mañana, póntelo y dirígete hacia la puerta. No lo piense más ni vuelvas a mirarlo. De lo contrario, puedes pasar al modo de pánico en el que comienzas a cambiatse de ropa a medida que avanza el reloj. Esto puede aumentar la ansiedad muy rápidamente.

Ahora, nadie dice que los hábitos son fáciles de romper o cambiar, pero en nombre de la salud mental, un poco de esfuerzo puede hacer mucho. ¡Estresarse menos es realmente posible!  @mundiario