7 beneficios del zinc que toda mujer debe conocer

Yogur. RR SS.
Yogur. RR SS.

Admítelo: no tienes idea de qué es el zinc.

7 beneficios del zinc que toda mujer debe conocer

Ya has oído hablar del zinc, pero ¿sabes lo que hace por tu salud?

Para empezar, el zinc es un oligoelemento, lo que significa que solo necesitas consumir cantidades muy pequeñas para estar saludable. Las mujeres de 19 años y mayores necesitan ocho miligramos de zinc al día, una mujer embarazada necesita 11 miligramos y una mujer que amamanta necesita 12 miligramos.

Con frecuencia, se pasa por alto el zinc porque se produce en cantidades realmente pequeñas. No necesitas consumir mucho a diario, aunque tiene muchos beneficios y afecta profundamente cómo funciona tu cuerpo, pero debido a que necesitas tan poco, no se necesita más que una deficiencia leve de zinc para afectarte.

1. El zinc te ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable

El zinc ayuda a defenderte contra las toxinas y sustancias extrañas que amenazan tu inmunidad. También es crucial en el desarrollo de células T, que ayudan a combatir las células infectadas por virus y las células cancerosas.

Básicamente, una deficiencia de zinc compromete tus defensas inmunológicas naturales, haciéndote más susceptible a las enfermedades.

2. El zinc mantiene estable el azúcar en la sangre

La insulina es la hormona responsable de mantener estables los niveles de azúcar en la sangre, lo que significa que es muy importante para la salud en general. El zinc desempeña un papel en la síntesis, el almacenamiento y la liberación de insulina en el páncreas. Por lo tanto, una deficiencia de zinc podría afectar negativamente los niveles de insulina, lo que puede llevar a cambios negativos en los niveles de apetito y azúcar en la sangre.

3. El zinc ayuda en la sanación de tu cuerpo

El zinc interactúa con las plaquetas de la sangre para ayudar con la coagulación de la sangre, por lo que obtener suficiente zinc es una parte importante para ayudar a que los cortes y rasguños sanen adecuadamente

Sin embargo, la curación varía de persona a persona, por lo que no existe una regla estricta acerca de qué tan lento es demasiado lento para que algo se cure, pero si observas un cambio en la forma en que tu cuerpo se recupera de una lesión, la causa puede ser una deficiencia de zinc.

4. Mantiene tu digestión funcionando sin problemas

El zinc trabaja con proteínas en todos los órganos y ayuda a casi 100 enzimas diferentes con diferentes procesos, uno de los cuales es la digestión.

El zinc actúa como un cofactor en muchas actividades gastrointestinales, lo que significa que tu cuerpo no puede digerir los alimentos y absorber los nutrientes adecuadamente sin ellos. Es fácil confundir síntomas como náuseas, vómitos o diarrea con algo como una intolerancia al gluten. En su lugar, es posible que desees pensar en agregar algunos alimentos ricos en zinc, como los mariscos y el yogur, a tu dieta.

5. El zinc te ayuda a probar tu comida

Como la mayoría de los receptores del gusto se encuentran en la cavidad nasal, los dos sentidos están íntimamente relacionados. El zinc es crucial para el funcionamiento completo de la percepción del gusto, por lo que si comienzas a darte cuenta de que no estás probando u oliendo las cosas tan vívidamente como solías hacerlo, es posible que tengas niveles bajos de zinc.

Este síntoma toma un control gradual y puede ser sutil, por lo que la mejor manera de atraparlo es involucrarse en una alimentación consciente.

6. El zinc puede ayudarte a prestar atención

Aunque aún no es concluyente, la investigación ha demostrado que tus niveles de zinc pueden afectar el tiempo que puedes sentarte y concentrarte. Los investigadores vieron cambios de comportamiento cuando las personas con deficiencias comían alimentos ricos en zinc. No se han identificado mecanismos específicos para un bajo contenido de zinc que cause una atención deficiente, pero la correlación está ahí.

7. El zinc mantiene tu metabolismo fuerte

El zinc ayuda a metabolizar proteínas, carbohidratos y grasas. Cuando no tienes suficiente, puedes experimentar energía reducida y lentitud. También podrías tener más dificultades para perder peso.

Solo recuerda: no te cargues de suplementos si tienes algunos de estos síntomas de una deficiencia de zinc. Dado que necesita tan poco zinc, es fácil tomar una sobredosis y ver los efectos negativos. En su lugar, solo come más alimentos ricos en zinc, como legumbres, nueces y semillas para ayudar a ver los beneficios del zinc.  @mundiario

 

 

7 beneficios del zinc que toda mujer debe conocer
Comentarios