Buscar

MUNDIARIO

6 razones saludables que necesitas para comenzar a ir a un sauna

Si quieres vivir una vida larga y feliz, es hora de comenzar a sudar, y esta vez no nos referimos al ejercicio.
6 razones saludables que necesitas para comenzar a ir a un sauna
Sauna. / Pexels.com.
Sauna. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Vamos al lío: 

1. Vida más larga

Resulta que sudar en realidad puede ayudarte a vivir más tiempo. En un estudio publicado en línea por JAMA Internal Medicine, las personas que se sentaron en una sauna al menos una vez a la semana redujeron su riesgo de morir por cualquier causa en un 22 por ciento, mientras que las que sudaban al menos cuatro veces por semana redujeron su riesgo en dos -tres. Si eso suena como estar sentado en la sauna, ten en cuenta que el estudio se realizó en Finlandia, donde la práctica es mucho más popular que en casi cualquier otra parte del mundo. Pero si estás interesado en alargar tu vida, aprovecha esta oportunidad para ampliar tu cultura y horizontes de salud y prueba lo que los finlandeses llaman "baños de sauna".

2. Estado de ánimo más brillante

La depresión es la enfermedad mental más común, pero aún no hay una "cura". Sin embargo, la ciencia está descubriendo muchas cosas que ayudan a mejorar los síntomas de tristeza, desesperanza, agotamiento y apatía. Ahora puedes agregar baños de sauna a esa lista. Los pacientes con depresión leve a moderada experimentaron una mejora significativa después de sentarse en una sauna durante 15 minutos al día, 5 días a la semana, según un estudio publicado en Psychosomatic Medicine.

3. Corazón más fuerte

Una de las razones por las que las saunas son tan buenas para ti es porque el calor, entre 158 y 194 grados Fahrenheit en promedio, puede ayudar a fortalecer el corazón, mejorar la circulación y, por lo tanto, reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, así como enfermedades cardíacas, según el estudio de JAMA. Los investigadores agregaron que la sensación de bienestar y relajación experimentada durante el baño de sauna también puede desempeñar un papel en ayudar a tu corazón. 

4. Mejora la memoria

Sentarte en una sauna puede parecer una buena manera de alejarte o estar solo con tus pensamientos, pero resulta que es aún mejor para tu mente que la simple relajación. Según un estudio publicado en Age and Aging, las personas que participaron en una sesión de sauna al menos cuatro veces por semana tenían dos tercios menos de probabilidades de ser diagnosticadas con demencia más adelante en la vida. Los científicos especularon que el aumento de memoria podría estar relacionado con la mejora documentada en la salud del corazón del baño de sauna regular, lo que significa que un corazón más fuerte conduce a una mente más aguda. De cualquier manera, ¡toma esto como un permiso oficial para pasar más tiempo relajándote en una habitación calurosa y humeante! 

5. Actitud súper relajada

¿Comes muy poco?, ¿comes demasiado? Las saunas pueden ayudar a regular tu apetito, según el estudio en Medicina Psicosomática. Mientras los investigadores estudiaban los efectos de las saunas en la depresión, notaron una ventaja inesperada: los niveles de grelina de los pacientes, una hormona asociada con un apetito saludable, alcanzaron niveles normales durante la terapia con sauna. 

6. Es una buena manera de manejar el dolor crónico

Las compresas calientes se han usado durante mucho tiempo para ayudar a aliviar el dolor causado por el uso excesivo y las lesiones musculares, pero ¿podría el calor de manera similar ayudar a aliviar el dolor más generalizado? Los científicos respondieron a esta pregunta llevando a 46 pacientes a un hospital que expresaron tener un dolor significativo y dividiéndolos en dos grupos. A ambos grupos se les enseñaron ejercicios mentales para tratar el dolor, pero al segundo grupo también se le pidió que se sentara en una sauna todos los días. Después de un mes, ambos grupos mostraron una mejoría en el dolor, pero el grupo de sauna experimentó un mayor alivio y, como beneficio adicional, también informó mucho menos enojo por su situación, según los resultados publicados en Psychotherapy and Psychosomatics.   @mundiario