Los 6 graves riesgos que corres por comerte las uñas

Evite el riesgo que conlleva comerse las uñas./ RR SS
Evite el riesgo que conlleva comerse las uñas./ RR SS

Más allá de la estética que representa, los especialistas alertan sobre el daño para la salud.

Los 6 graves riesgos que corres por comerte las uñas

Comerse las uñas más que un habito desagradable, resulta nocivo para la salud. Por muy extraño que parezca y que la persona afirme tener las mejores normas de limpieza, corre riesgos insospechados desde el punto de vista sanitario.

Más allá de la estética que representa dar la mano, mostrarse en público con las uñas mordidas, los especialistas alertan lo que ello conlleva para el cuerpo humano, incluyendo trastornos mentales.

Wikipedia lo describe como onicofagia: hábito de comerse las uñas, generalmente de los dedos de las manos. 

 Veamos a continuación en detalle los 6 graves riesgos que se corren por ese hábito tan nocivo.

1. Bacterias que traen enfermedades

Las uñas son lugares perfectos para la proliferación de bacterias. Allí se incluyen todas, como unas bien difíciles de tratar la Escherichia Coli y Salmonella.

Ambas se acomodan en la parte inferior de las uñas, según arrojan los estudios. En la medida que se comen las uñas, estas bacterias pasan directamente a la boca y en consecuencia al resto del cuerpo y sus órganos.

Una vez que se reacomoda la bacteria en un hábitat de cultivo comienza a generar las infecciones. Por lo regular las uñas tienen a estar dos veces por encima del normal del sucio que tienen los dedos, en el manipuleo diario. Siendo así son el transporte fundamental de toda bacteria.

2. Otro riesgo que se corre son las infecciones de uñas

De la misma manera que las bacterias, las personas que se muerden o comen las uñas son proclives a paroniquia. Los médicos la describen como una infección de la piel que ocurre alrededor de las uñas. 

Sucede cuando se muerde y se sanjan heridas leves, son un conducto de bacterias, levaduras y otros microorganismos que ingresan por la piel desgarrada, generando hinchazones , enrojecimiento, pus, entre otras situaciones.

Incluso, en el caso del pus, se torna tan doloroso, que hay casos que deben ser intervenidos quirúrgicamente, para drenar y poder sanar.

 3. Las temibles verrugas

Igualmente las verrugas de los dedos, causas por el virus del papiloma humano, o VPH, son muy comunes entre los niños. Aclarando que se trata del VPH que conlleva esa condición en las manos.

Estas verrugas pueden propagarse fácilmente a la boca y labios mientras se muerde las uñas. El VPH es un agente altamente infeccioso.

4. Cuando toca los dientes

Especialistas han estudiando la vinculación de la mordedura de uñas con la interferencia en la  oclusión dental, o la forma en que los dientes superiores e inferiores se unen cuando se cierra la boca.

Es tan delicado, que incluso los dientes pueden salirse de su posición natural, deformarse, desgastarse antes de su tiempo original de vida y debilitarse con mayor facilidad.

 5. Golpea la calidad de vida

Un estudio revelado en el año 2017, hace referencia a las personas que se muerden las uñas crónicamente, quienes tienen un mayor deterioro en su calidad de vida que aquellos que no tienen esta costumbre.

Algunos elementos tomados en consideración es el tiempo que se invierte en comerse las uñas,  número de uñas y manos involucradas. Igualmente la tensión, el estrés que genera para una persona intentar dejar de morderse las uñas afecta profundamente su calidad de vida.

6. Trastorno mental

La Asociación Americana de Psiquiatría en el año 2012, definió  el hábito de morderse las uñas como una forma de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). 

Si morderse las uñas  se ha constituido en un hábito extremo que interfiere significativamente con su vida y le causa dolor emocional y físico, podría, tal vez según el estudio, ser un caso de una conexión de trastorno psiquiátrico.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, esto parece ser otro caso de mercantilización de algunas enfermedades que solo buscan aumentar la venta de medicamentos psiquiátricos.

De acuerdo a la revista Behavior Research and Therapy, la mayoría de los casos en los adultos jóvenes que se muerden las uñas  no es resultado de un trastorno psiquiátrico,   más bien por simple aburrimiento o estrés.

Algún remedio

Sin embargo no todo es alarmante, hoy día existen técnicas para ayudar a las personas a abandonar esa manía.

Por ejemplo, hay líquidos diseñados para ser colocados en los dedos generando un sabor amargo cuando se lleva la uña a la boca;  con el paso del tiempo puede ayudar a dejar el hábito.

De la misma manera médicos recomiendan ocupar las manos constantemente en alguna actividad, para despejar la mente, esto es en momentos de ocio. @mundiario

Los 6 graves riesgos que corres por comerte las uñas
Comentarios