6 formas distintas de rizar las pestañas sin un rizador

Una chica rizando sus pestañas con un rizador. / Pexels.com.
Una chica rizando sus pestañas con un rizador. / Pexels.com.
Estos trucos fáciles pueden hacer que tus pestañas estén siempre levantadas como las de una muñeca.
6 formas distintas de rizar las pestañas sin un rizador

¿Intentar rizar las pestañas sin un rizador? Totalmente viable. A continuación, algunos trucos para tener bajo la manga cuando no tienes o cuando se te pierde el rizador. 

1. Usa una cuchara

Usar una cuchara limpia es uno de los trucos más populares para rizar las pestañas. 

Cómo hacerlo: toma tu cuchara y alinea el borde boca abajo con la base de tus pestañas.

Comenzando en la esquina exterior de las pestañas, empuja las pestañas hacia el borde redondeado de la cuchara con el pulgar. Sostén durante unos segundos antes de soltar y repite el proceso en el otro ojo.

Al igual que con tu rizador típico, solo unos segundos de sujeción las mantendrá levantadas. 


Quizá también te interese: 

Consejos para cuidar las pestañas en verano


2. Usa la varita de rímel

No todos los cepillos de rímel son iguales: algunos son excelentes para dar volumen, otros brindan separación y algunos están destinados estrictamente a levantar y rizar. Para este último, querrás una varita de rímel curva, que ayuda a dar volumen a la base, y las cerdas deben ser bastante densas, especialmente en el extremo interno.

Si quieres que estén rizadas, lo mejor es usar un aplicador de rímel que sea denso y con muchas cerdas.Al igual que un cepillo redondo para el cabello, este cepillo para rímel agarrará las pestañas y las levantará suavemente mientras las aplicas para crear una apariencia levantada.

Cómo hacerlo: aplica una capa gruesa de rímel en la base de las pestañas. Usa un aplicador de cerdas densas y presiona y levanta la base de las pestañas mientras haces un movimiento suave hacia adelante y hacia atrás. Repite una o dos veces más.

3. Usa un hisopo de algodón

Tienes una ventana valiosa mientras esperas a que tu rímel se seque, ¡aprovéchala fomentando aún más el rizo!

Cómo hacerlo: Después de aplicar la máscara, puedes sostener un hisopo de algodón horizontalmente en la base de la línea de las pestañas. Levanta suavemente las pestañas a la posición deseada y manténlas allí hasta que la máscara se seque por completo. Cuando se retira, las pestañas deben permanecer levantadas.

4. Usa un cepillo de dientes nuevo

Similar al truco del hisopo de algodón, también puedes usar un cepillo de dientes para levantar manualmente las pestañas después de aplicar el rímel.

Cómo hacerlo: Aplica el producto que prefieras, cepilla con el cepillo de dientes y después sujeta las puntas de las pestañas hacia arriba mientras se seca la máscara. Después de aproximadamente un minuto, las pestañas deben permanecer en el lugar.

Probablemente esto sea obvio, pero asegúrate de usar siempre un cepillo de dientes nuevo. 

5. Usa aceite de ricino

Digamos que quieres rizar y levantar tus pestañas, pero no tienes ganas de usar maquillaje. Considera el aceite de ricino tu héroe de las pestañas.

Cómo hacerlo: cepilla el aceite con un cepillo de pestañas desechable a través de las pestañas desde la base hasta las puntas hasta que estén completamente cubiertas, después sostén la punta de las pestañas con el mismo cepillo mientras el aceite se absorbe en la base.

Es más fácil manipular las pestañas cuando están húmedas, ya sea con rímel o aceite. Además, el aceite de ricino está repleto de ácidos grasos que humectan eficazmente las pestañas, y mantenerlas hidratadas ayuda a que se mantengan voluminosas y levantadas con el tiempo, por lo que logrará un rizo inmediato y a largo plazo.

6. No uses calor

Técnicamente, el calor funciona: al igual que el pelo de la cabeza, puedes manipular los pelos de las pestañas con herramientas calientes para lograr un rizo dramático y duradero, por eso existen los rizadores de pestañas calientes. Pero así como el peinado diario con calor puede hacerle daño a tu cabello, los pelos de tus pestañas pueden dañarse y volverse quebradizos con el tiempo. 

Por ejemplo, es posible que hayas encontrado un consejo para calentar una cuchara antes de usar la técnica de la vieja escuela que describimos anteriormente, pero es mejor evitarlo. Si calientas demasiado una cuchara, como con un secador de pelo, puedes quemarte los párpados. 

Para concluir

Tus pestañas son súper frágiles y delicadas, por lo que no querrás manipularlas con demasiados trucos, pero si estás en un aprieto, los trucos anteriores pueden ayudarte a lograr un levantamiento y un rizo increíble. En última instancia, sé gentil, está bien si no todas las pestañas caen en su lugar o si te saltas una en la esquina, es más importante tener ojos sanos.  @mundiarios

 

 

6 formas distintas de rizar las pestañas sin un rizador
Comentarios