Buscar

MUNDIARIO

6 causas por las que puede sangrar tu nariz

Es cierto que en la mayoría de los casos el sangrado responde a algo insignificante, pero ¿qué pasa si se presenta en situaciones mucho más graves? Descubre en este artículo cuándo debes -o no- preocuparte. 
6 causas por las que puede sangrar tu nariz
Sangrado nasal. / Infotratamiento.com
Sangrado nasal. / Infotratamiento.com

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Seamos sinceros: la mayoría (por no decir que todos) alguna vez hemos pasado por ese aterrador momento en el que, repentinamente, comienza a correr sangre por nuestra nariz. Y aunque es cierto que en la mayoría de los casos el sangrado responde a algo insignificante, resulta indispensable conocer las causas que hay detrás. 

Presta atención: 

1. Resequedad. Si no existe humedad suficiente en la cavidad nasal, es común que se produzca el sangrado fácilmente. Esto puede ocurre por diversos factores: no respirar por la nariz, higiene insuficiente, por virus o alergias. 

2. Rinitis alérgica. No es un problema común, pero la hemorragia nasal puede ser una consecuencia de este padecimiento. En este caso, aunque no debe resultar alarmante, es crucial acudir a un especialista que pueda tratar la alergia. 

3. Lesión. Suele ser la causa más recurrente por la que sangra la nariz: golpes (bien sean en la zona o en cráneo), hurgarse la zona con demasiada fuerza, o introducir objetos inapropiados en la cavidad. 

4. Uso de algunas sustancias. Estudios han demostrado que medicamentos anticoagulantes, antiagregantes e incluso los descongestionantes, pueden hacer que se produzcan hemorragias con mayor facilidad.

5. Enfermedades. Entre las más comunes destacan la afección de Von Willebrand, una patología genética, grave y con algunas similitudes a la hemofilia, en la que el sangrado es frecuente. Otras enfermedades severas que se pueden manifestar de esta forma son la leucemia, algunos tumores malignos y ciertos problemas hepáticas. En todos los casos es indispensable acudir con un especialista. @mundiario