Buscar

MUNDIARIO

5 problemas de la vagina que no debes ignorar

Si tu vagina te está causando molestias,  habla con un médico, un terapeuta o el profesional apropiado sobre el tratamiento.

5 problemas de la vagina que no debes ignorar
Mujer con ropa íntima. / Pexels.com.
Mujer con ropa íntima. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Al crecer, aprendemos de muchas maneras diferentes que si tienes una vagina, se supone que debes sufrir. Desde el dolor menstrual hasta el sexo insípido e insatisfactorio, a menudo normalizamos los problemas que podrían indicar problemas, ya sean médicos, psicológicos o sociales.

Aquí, algunos problemas relacionados con la vagina que no debes ignorar porque, contrariamente a la creencia popular, por lo general no son normales.

1. Bajo deseo sexual

Las mujeres a menudo se consideran naturalmente desinteresadas en el sexo, pero en realidad, la falta de interés en el sexo podría indicar un problema físico o psicológico.

No hay una cantidad correcta o incorrecta de sexo para querer, pero una buena métrica es cuánto quieres sexo en comparación con lo que solías hacer. Otro punto de referencia es la cantidad de sexo que te gustaría tener.

Una disminución en el deseo sexual podría ser un efecto secundario de las píldoras anticonceptivas porque disminuyen tus niveles de testosterona. También podría derivarse de desequilibrios hormonales, baja energía o enfermedades crónicas.

La causa también podría ser psicológica. Quizás estés experimentando problemas de relación, o tal vez hayas sufrido un trauma que esté afectando tu interés en el sexo.

Según el origen del problema, puedes beneficiarte al ver a un obstetra / ginecólogo, un terapeuta o un terapeuta sexual.

2. Periodos dolorosos

Las mujeres necesitan saber que si el dolor menstrual está interfiriendo con su trabajo, la escuela o la vida social, no es normal.

Una de las condiciones en las que el dolor puede apuntar es hacia la endometriosis, una enfermedad que afecta al menos al 10 por ciento de las mujeres donde crece un tejido similar al tejido uterino fuera del útero. Algunos encuentran que las píldoras anticonceptivas alivian el dolor menstrual, pero a veces, éstas cubren un problema subyacente como la endometriosis, que debe tratarse.

Si tienes períodos dolorosos que te llevan a la oficina de la enfermera con el dolor duplicado, causa que pierdas la escuela o el trabajo, o que canceles planes con amigos, busca un especialista en endometriosis.

3. Dificultad para tener orgasmos

Para la mayoría de las personas con vagina, no es típico del orgasmo solo a través del coito, pero si tienes problemas para alcanzar el orgasmo, ese podría ser un tema que merece atención.

A menudo, la fuente del problema es psicológica o conductual. Por ejemplo, podría ser que tu pareja no esté prestando suficiente atención a tu clítoris, o bien, puedes sentirte incómodo con tu pareja o contigo mismo.

Otras veces, el problema es más físico. Los problemas del orgasmo pueden estar relacionados con medicamentos, como los ISRS de clase de antidepresivos. Por lo tanto, es una buena idea hablar con tu médico acerca de este problema y, si es necesario, consultar a un terapeuta sexual para aprender técnicas para alcanzar el orgasmo y superar los bloqueos emocionales.

4. Periodos irregulares

Es posible que te sientas afortunada si no tiene tu período cada mes, pero el hecho de saltear períodos generalmente apunta a algún tipo de desequilibrio hormonal.

Algunas posibles causas de periodos irregulares incluyen el síndrome de ovario poliquístico, el estrés crónico, los trastornos de la tiroides y la desnutrición. Para estabilizar tus hormonas y mantener tus períodos regulares, se recomienda ingerir comidas de bajo índice glucémico, tener una nutrición sólida, descansar, trabajar en relaciones saludables y manejar el estrés.

5. Dolor durante el sexo

Una de cada 10 mujeres en un estudio informó dolor durante las relaciones sexuales, pero aunque puede ser común, no es normal.

El sexo doloroso es otro síntoma de la endometriosis, por lo que es una buena idea hablar con un médico al respecto, especialmente si también tienes períodos dolorosos. El dolor durante el sexo también puede provenir de desequilibrios hormonales que afectan el tejido sexual.

Otras fuentes potenciales incluyen el vaginismo (apriete involuntario de la vagina) y otras formas de disfunción del suelo pélvico, que pueden ser identificadas y tratadas por un fisioterapeuta.

En resumen, si tu vagina te causa alguna molestia, habla con un médico, un terapeuta o el profesional adecuado para el tratamiento. Tener una vagina es un regalo, y uno que debe disfrutarse tanto como sea posible.  @mundiario