Buscar

MUNDIARIO

5 formas prácticas de aumentar tu inteligencia emocional

Mientras te vuelvas cada vez más inteligente emocionalmente, podrás tu relación contigo mismo y con los demás.

5 formas prácticas de aumentar tu inteligencia emocional
Pareja sosteniendo sus manos. / Pexels.com.
Pareja sosteniendo sus manos. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

La inteligencia emocional es un término popular que a menudo se usa en conversaciones que tratan sobre una comunicación efectiva y fomentan relaciones duraderas y saludables. Sin embargo, desarrollar una cantidad robusta de inteligencia emocional (a veces llamada EQ, o cociente emocional) podría ser abrumador, especialmente si no estás seguro de dónde comenzar o qué significa realmente el término.

Esencialmente, la EQ se está centrando en tu capacidad para tomar conciencia y regular tus propias emociones, al tiempo que eres consciente de las emociones y reacciones de quienes te rodean. A medida que te vuelves cada vez más inteligente emocionalmente, puedes gobernar tu relación contigo mismo y con los demás de manera más eficaz, incluso ante un conflicto.

Propiamente, hay formas prácticas en que puedes comenzar a aumentar tu EQ ahora y, a su vez, aumentar tu autoconciencia y mejorar la relación contigo mismo y con los demás. A continuación, algunos métodos para aumentar pragmáticamente tu EQ:

1. Deja de distraerte cuando algo se sienta mal

Todos hemos estado allí: sucede algo malo, ya sea una ruptura o una reunión difícil en el trabajo, y volvemos a casa y ahogamos los sentimientos al distraernos con todo lo que tenemos disponible. Adormecer las emociones es una forma segura de agotar tu EQ. ¡Deja de adormecerte! Hay infinitas formas de adormecernos de nuestras emociones. Depender de las drogas o el alcohol, las pantallas, las redes sociales, la comida, la televisión, etc., para evitar sentir nuestras emociones, pueden convertirse en un hábito difícil de romper que nos deja crónicamente fuera de sí.

Cuando tengas el impulso de recurrir a cualquiera de estos mecanismos de afrontamiento, da un paso atrás y pregúntate por qué quieres escapar de la emoción que estás albergando. Una vez que descubras la excusa, reconócela y luego elige sentarte con tu emoción todo el tiempo que sea necesario sentirla.

2. Escribe un diario

Escribir un diario para la autorreflexión es una gran herramienta para estimular la autoconciencia de forma tangencial. Pregúntate: 

"¿Qué lecciones aprendí?"

"¿Cómo me desafiaron hoy?"

"¿Cómo crecí hoy?"

"¿Qué aprendí sobre mí hoy?"

"¿Qué aprendí sobre los demás hoy?"

3. Crea "registros" emocionales

Consulta periódicamente tu experiencia emocional. Establece una alarma durante todo el día y controla tus emociones. Pregúntate: “¿Qué estoy sintiendo?”.

Cultiva la curiosidad sobre tu experiencia emocional y comienza a establecer un vínculo de conexión entre tus pensamientos y tus emociones.

4. Practica validar las emociones de otras personas 

Aprende a validar las emociones del otro. Hacer esto significa ser capaz de identificar lo que siente una persona y por qué ese sentimiento tiene sentido en función de lo que está pasando.

Cuando validamos, nos estamos comunicando que realmente entendemos la experiencia emocional de los demás. Aunque la validación es diferente de estar de acuerdo, no tenemos que estar de acuerdo con las emociones de alguien para entender por qué se sienten así. 

5. Intenta reflejar en conversaciones con otros

Repite lo que escuchas cuando estás conversando con otras personas. A menudo pensamos que hemos escuchado a alguien, pero realmente no lo entendemos. Al repetir lo que alguien dice con tus propias palabras, puedes mostrarles que estás escuchando y que quieres hacerlo bien.

Por supuesto, después de comenzar a implementar estos cinco métodos prácticos para aumentar el EQ, es posible que desees continuar trabajando en ello de manera más profunda, por ejemplo, comenzando una práctica de meditación diaria o asistiendo a sesiones de terapia si es accesible para ti. 

Una vez que hayas comenzado a cultivar tu propio sentido de conciencia de tí mismo, notarás que identificas más fácilmente a otras personas emocionalmente inteligentes a tu alrededor. Las personas emocionalmente inteligentes tienden a atraer y disfrutar la compañía de otras personas emocionalmente inteligentes, y navegar el proceso de crecimiento junto con otra persona comprometida con la expansión de EQ puede resultar un proceso maravillosamente complejo y vulnerable.  @mundiario