Cinco claves para entender el estrés académico

Estudiantes. / Archivo
Estudiantes universitarios. / Dmmantilla

Las altas exigencias de calidad, la carga académica, problemas familiares y la falta de actividades extracurriculares pueden provocar estrés académico en estudiantes y trabajadores de la educación.

Cinco claves para entender el estrés académico

En muchos centros educativos, los estudiantes son sometidos a actividades con altas exigencias de calidad, a las que se suman una enorme carga académica y problemas personales. Esta situación puede llevar al estrés pedagógico.

A continuación, algunos datos que debe conocer sobre el estrés académico, según recoge el diario colombiano El País:

1. La tensión que puede sufrir un niño o un joven en su entorno educativo proviene de causas tan diversas como: unos padres que le exijan más de lo que puede dar, el trato violento de algunos profesores, las burlas de los compañeros, problemas emocionales, dificultades de aprendizaje, dudas sobre su vocación u horarios excesivos.

2. Muchos jóvenes comienzan la vida universitaria mucho antes de lo que solía ser en años anteriores, por lo cual "tienen un proceso de maduración incompleto".

3. El desgaste laboral y el sufrimiento psíquico de los docentes debido a una carga administrativa o académica también puede provocar que éstos "reviertan" sus niveles de estrés sobre los estudiantes.

4. Entre los síntomas del estrés académico se encuentran los siguientes: falta de sueño o sueño intranquilo con pesadillas; alteraciones en el apetito; preocupación excesiva por los resultados y calificaciones; dificultad para concentrarse; irritabilidad o paranoia; quedarse con la mente en blanco; desánimo; tensión corporal; taquicardia y nerviosismo; dificultad para hablar en público; inseguridad a la hora de expresar las ideas; aislamiento social; uso de sustancias para mantenerse activos, como los energizantes o las anfetaminas; baja tolerancia a la frustración.

5. Los expertos recomiendan informarse antes de ingresar a un centro educativo; mejorar los hábitos de estudio, que incluyan actividades lúdicas y de descanso; si el estudiante tiene problemas con alguna materia, puede incorporarse a grupos de estudio; evitar perder el tiempo en las redes sociales; contar con un espacio destinado al estudio, que no sea el cuarto de dormir; no dejar las tareas para último momento; también es importante generar espacios de integración, donde el estudiante pueda conversar con otros y contar lo que le pasa; el yoga es una buena opción para canalizar el miedo o la angustia, entre otros.

Es importante que toda la comunidad educativa emprenda acciones de autocuidado y apoyo a los demás.

 

 

Cinco claves para entender el estrés académico
Comentarios