5 consejos para retomar el trabajo después de las vacaciones

Mujer estirándose en el trabajo.
Mujer estirándose en el trabajo.

La vuelta de las vacaciones siempre conlleva un aumento de estrés al comenzar de nuevo con la jornada laboral.

5 consejos para retomar el trabajo después de las vacaciones

Tras la calma y el descanso de las vacaciones, la vuelta al trabajo siempre es un momento de relativa tristeza para unos y de alegría para otros que ya se aburrían de “no hacer nada”. Normalmente esta vuelta siempre supone un tiempo de excesivo positivismo por parte del trabajador ya que se ve con fuerzas para trabajar y sacar todos los proyectos adelante en la segunda mitad del año.

No obstante, esa sensación puede carecer de sentido si lo que se desea es ser productivo por muchas razones de las que te vamos a hablar a lo largo del artículo. Querer hacer todo de golpe suena bien sobre el papel, pero la práctica puede desembocar en la necesidad de otras vacaciones y lo que se busca es ser constante y productivo.

Sé más eficiente tras las vacaciones con estos consejos

Organízate con estos consejos para acabar el año de la mejor manera posible y para que la depresión postvacacional sea cosa del pasado:

No intentes hacerlo todo de golpe

El primer gran error es creer que tras descansar de, seguramente, unas merecidas vacaciones, se quiera ir rápido porque el descanso ha sido pleno y nos vemos con fuerzas. No hay que ir de 0 a 100 en el primer día de trabajo y quizá ni siquiera en la primera semana. Posiblemente la bandeja de correo esté a rebosar y todos esos correos necesitan una respuesta premeditada y no para salir del paso.

Lo ideal es tener los primeros dos, tres días para ponerse al día con todo, ya sea el responder a todos esos correos, ver el estado de las tareas y estudiar qué es lo que se tiene que hacer. Ni que decir tiene que seguramente ciertos trabajadores se interesen por las propias vacaciones, pero hay que evitar distraerse con esas cosas en el horario laboral y dejarlo para un momento de ocio posterior.

Planifica, pero siempre en equipo

Seguramente cuando se vuelve a trabajar haya más personas del equipo o departamento que estén en la misma situación. Los nervios y el estrés de querer ponerse al día pueden suponer un problema como te hemos detallado en el punto anterior, pero no tiene porqué. Gracias a la digitalización hay un gran número de herramientas que te ayudarán a planificar no solo los primeros días, sino el primer mes, trimestre…

Estas plataformas te permiten realizar una serie de diagramas que puedes elaborar en equipo para establecer objetivos a corto, medio y largo plazo. Un consejo es hacer un diagrama de Gantt. Este tipo de diagrama es una evolución de una línea del tiempo convencional que te permitirá organizar tus tareas por semanas a través de tarjetas en las que puedes añadir las tareas a realizar y el tiempo estimado que destinarás. Utilizar una plantilla de diagrama de Gantt te ayudará tanto a ti, como a tu equipo a comenzar más rápido y a poder modificarla con total comodidad cada uno desde su ordenador sin necesidad de tener que reunirse.

El trabajo en equipo es lo que determina si una empresa va bien o no, así que siempre que se hagan estas planificaciones, y más si es a la vuelta de vacaciones, hacerlas en equipo para unir fuerzas para conseguir los objetivos empresariales.

Evita reuniones innecesarias

Una de las formas más habituales de perder el tiempo son las reuniones. Hay reuniones que sí que pueden llegar a ser muy productivas pero es bien sabido que cuando un calendario cuenta con muchas, puede influir de forma muy negativa a la productividad de los trabajadores, bien porque no sean reuniones que interesen o bien porque están agendadas con solo 20-30 minutos de separación entre ellas, lo cual no permite centrarte en otra tarea y es un tiempo perdido.

Lo mejor es planificarlas para ponerte al día de la vuelta de vacaciones utilizando métodos probados para aprovechar el tiempo en reuniones. Puedes preparar los temas a tratar en la reunión y establecer un periodo de tiempo para cada uno, de esta forma nos aseguramos de que no se tome más tiempo del estrictamente necesario. También es interesante incorporar la figura del facilitador quién hará el papel del moderador en todo momento dando paso a los temas y midiendo los tiempos. ¡Que todas las reuniones sean productivas es posible!

A la vuelta de vacaciones hay que limitar el número de reuniones diarias tanto como sea posible por el hecho de que si trabajas en ventas muchos clientes querrán saber actualizaciones, pero lo mejor es hacer muy pocas porque primero hay que ponerse al día para poder informar con propiedad y evitar el típico “déjame que lo mire y te lo digo lo antes posible”, lo cual ya supone, al menos, otra reunión más.

Establece objetivos realistas

Cuando se vuelve de vacaciones todo siempre son buenos propósitos e intentar llegar a final de año habiendo aumentado y mejorado distintos aspectos del negocio gracias al trabajo. Los objetivos tienen que ser ambiciosos pero tienen que ser realistas también. De nada sirve querer ser la mejor empresa en algo si la competencia tiene 1000 personas más en plantilla y cuenta con 500 veces el presupuesto que tenemos nosotros.

Para establecer objetivos realistas lo mejor es llevar a cabo un planificador mensual estableciendo estas metas ya sea a nivel individual o de equipo. También se puede utilizar un diagrama de Gantt.

¡Descansa!

Hay que descansar incluso a la vuelta de vacaciones. Trabajar 8 horas seguidas si se puede está muy bien pero tomar un descanso de cinco minutos de vez en cuando es bastante positivo para el rendimiento laboral del trabajador. Las pausas son necesarias para evitar que nos de un burnout y, sobre todo, para mantener la mente fresca para poder trabajar mejor.

5 consejos para retomar el trabajo después de las vacaciones
Comentarios