Buscar

MUNDIARIO

5 beneficios para la salud de la miel + la ciencia de cómo funciona

Desde ingerir una cucharada hasta untarla como un limpiador facial, la miel ofrece potentes propiedades antibacterianas, antioxidantes y antiinflamatorias, y su poder reside en su composición.
5 beneficios para la salud de la miel + la ciencia de cómo funciona
Miel de abejas. / RR SS.
Miel de abejas. / RR SS.

Sara Rada

Periodista.

Al igual que el oro líquido y más dulce que el azúcar, la miel se compone principalmente de fructosa y glucosa, así como numerosos polifenoles flavonoides, enzimas, minerales, aminoácidos libres, vitaminas y proteínas. Aquí 5 beneficios para la salud de la miel:

1. Alivia el dolor de garganta. La miel puede ayudar a reducir la hinchazón y aliviar el dolor asociado con una llaga. Además, un estudio encontró que la miel puede aliviar los síntomas de la tos y el resfriado nocturno, al igual que los medicamentos de venta libre.

2. Calma la irritación estomacal. La miel se ha utilizado como remedio natural para las úlceras estomacales.

3. Aclara las manchas en la piel. Cuando se aplica tópicamente, la miel puede calmar las irritaciones de la piel.

4. Cura heridas y quemaduras. La miel crea una barrera protectora que promueve la curación y previene infecciones.

5. Es buena para la salud intestinal. La miel se considera un prebiótico, lo que significa que alimenta a los probióticos que viven en nuestro intestino, fomentando un microbioma saludable.

¿Cómo funciona exactamente la miel?

El estado de la miel como una verdadera cura para todo proviene de su composición. Una potente mezcla de propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antioxidantes lo hacen ideal para casi cualquier cosa. Aquí, desglosamos los superpoderes detrás de este superalimento.

Tiene fuertes poderes antibacterianos

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE UU, la miel contiene una enzima que produce peróxido de hidrógeno que destruye los gérmenes. Como resultado, la miel es un agente antibacteriano que se ha utilizado durante siglos, tanto interna como externamente. El NIH afirma que "la importancia medicinal de la miel ha sido documentada en la literatura médica más antigua del mundo y, desde la antigüedad, se sabe que posee propiedades antimicrobianas y actividad curativa de heridas".

Los egipcios usaban miel para la conservación y la momificación, y los tarros de miel encontrados en tumbas de miles de años todavía están perfectamente intactos. El bajo pH de la miel (entre 3 y 4.5) elimina las bacterias que pueden conducir a la descomposición celular. Además, el alto contenido de azúcar de la miel inhibe el crecimiento microbiano, acelera la curación de heridas y quemaduras, y facilita la recuperación de enfermedades que van desde infecciones del tracto urinario hasta gastritis crónica y úlceras.

Las sociedades griegas, egipcias, indias y chinas han usado la miel durante milenios para tratar enfermedades, heridas y cicatrices, así como para el rejuvenecimiento juvenil. Si bien la miel tiene la capacidad de inhibir el crecimiento bacteriano internamente, una revisión publicada en el Journal of Cosmetic Dermatology también afirma que el uso de la miel "mantiene la piel juvenil y retarda la formación de arrugas".

Es un potente antioxidante

Antes de sumergirnos en el mundo de la miel como antioxidante, definamos algunos términos. Un antioxidante es una sustancia que inhibe la oxidación o los efectos de la oxidación en las células vivas. La oxidación ocurre cuando una célula está expuesta o combinada con oxígeno, lo que finalmente resulta en su deterioro. Una forma de evaluar la oxidación es midiendo los niveles de especies reactivas de oxígeno, o ROS. Los niveles de ROS aumentan en momentos de estrés ambiental u oxidación, lo que resulta en estrés oxidativo y la degradación de la célula. Este tipo de estrés oxidativo puede conducir a numerosas patologías físicas, desde cáncer hasta asma e hipertensión.

Ahí es donde entra la miel. La miel contiene altos niveles de polifenoles, que se ha encontrado que reducen los niveles de ROS de manera efectiva en las células. Los polifenoles son compuestos vegetales que actúan como agentes antioxidantes en el cuerpo y se han encontrado en abundancia en la miel, con mieles más oscuras que tienen un mayor contenido fenólico y capacidad antioxidante. Los estudios epidemiológicos también muestran que los polifenoles tienen efectos potentes en el tratamiento del cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Además, estos mismos antioxidantes sirven para reducir los niveles de colesterol LDL al mantener el colesterol fuera del revestimiento de los vasos sanguíneos. También se ha demostrado que el estrés oxidativo causa inflamación, interna y externamente, otro campo en el que la miel ha demostrado ser efectiva para el tratamiento.

Si bien la miel por sí sola obviamente no va a curar el cáncer o la enfermedad cardíaca, los estudios sugieren claramente un gran beneficio de incorporar la miel en su dieta regular.

Puede reducir la inflamación

Junto con sus poderes antioxidantes, también se ha demostrado que los compuestos fenólicos de la miel reducen la inflamación en el cuerpo e incluso inhiben el crecimiento tumoral en modelos celulares y animales. La inflamación es una respuesta defensiva de las células y los tejidos y puede ser aguda (la forma en que se hincha una picadura de insecto) o crónica (la forma en que las articulaciones se hinchan y se ponen rígidas) en la naturaleza.

En los tejidos, que van desde el pulmón (para la tos y el asma) hasta la garganta y el cerebro, la miel ha demostrado ser un agente antiinflamatorio efectivo. Desde disminuir la inflamación de las vías respiratorias hasta reducir la neuroinflamación y apoyar la recuperación de la función y la memoria, la miel puede domar los estragos celulares causados ​​por la oxidación y la enfermedad. De nuevo, es posible que no desee que sea su único remedio para los problemas de inflamación, pero rociarlo con avena definitivamente no es algo malo.

Entonces, ¿cómo deberías tomar miel?

Funcionando como un agente antibacteriano, antioxidante y antiinflamatorio, la miel sirve como uno de los alimentos medicinales más potentes disponibles en la actualidad, en la dosis correcta. Si bien podría ser tentador tratar dolencias internas consumiendo los altos niveles de dosificación indicados en estudios científicos (muchos estudios involucraron consumir alrededor de ½ taza al día), comer tanta miel no es necesariamente nutricionalmente aconsejable. La miel se considera un azúcar adicional y, según la sugerencia de la American Heart Association, debe limitarse a aproximadamente 1½ cucharaditas por día. En casa, sería mejor consumir miel con moderación (como con té o para endulzar la avena) o usarla en varias aplicaciones tópicas (como en un lavado facial con miel o con pequeñas quemaduras o rasguños) para tratar pequeñas quemaduras y heridas, y una administración interna limitada.

Aprovecha los beneficios de la miel sustituyéndola por otros edulcorantes y buscando miel con concentraciones de antioxidantes particularmente altas, como la miel de alforfón y Manuka. Y para obtener el mayor beneficio medicinal, asegúrate de adquirir miel cruda y sin filtrar, la más cercana a su forma de arte inmortalizada de la era Mesolítica.  @mundiario