Buscar

MUNDIARIO

4 razones por las que las personas con diabetes pueden comer fruta sin preocupaciones

¡Las últimas investigaciones científicas dan a los diabéticos la luz verde para comer fruta!

4 razones por las que las personas con diabetes pueden comer fruta sin preocupaciones
Comer frutas. / Bancoda
Comer frutas. / Bancoda

Sara Rada

Periodista.

Es cierto que todos los carbohidratos de los alimentos eventualmente terminan en glucosa en la sangre (también conocida como azúcar), incluidos los carbohidratos en la fruta. Dicho esto, la fruta tiene un impacto mucho menor en los niveles de azúcar en la sangre que otros alimentos como los dulces y los refrescos. Eso es porque, como las verduras, la fruta es principalmente agua. Lo que no es agua es fibra, y esa fibra ralentiza la progresión de azúcares de frutas en el torrente sanguíneo, lo que provoca un aumento lento y constante del azúcar en sangre en lugar de un gran aumento.

Debido a que la fruta contiene azúcar, muchas personas con diabetes pueden suponer rápidamente que no es una opción saludable para ellas, pero cuando se planifica adecuadamente en un plan de alimentación para la diabetes, la fruta entera puede y debe ser incluida.

1. La fruta combate la inflamación

Los duraznos, las ciruelas y las nectarinas contienen nutrientes especiales llamados compuestos fenólicos que tienen propiedades antiinflamatorias. (Estos alimentos ricos en nutrientes también combaten la inflamación). La investigación muestra que estos compuestos viajan a través del torrente sanguíneo y luego a las células grasas, donde afectan a diferentes genes y proteínas para mejor. Un estudio, publicado en 2016 en el British Journal of Medicine, sugiere que los fenoles derivados de las uvas rojas y las bayas de acai, entre otros alimentos, pueden ayudar a reducir la inflamación.

2. La fruta puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 2

Los flavonoides son nutrientes que se encuentran en los alimentos vegetales, y especialmente en muchos tipos de frutas. Una revisión de los estudios publicados en 2018 en la revista Medicine encontró que estos compuestos pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, probablemente porque estos nutrientes mejoran la sensibilidad a la insulina. El estudio de salud de enfermería de larga data de Harvard encontró que las mujeres que consumieron más antocianinas (el pigmento que hace que los arándanos se vuelvan azules y rojos) tuvieron menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que las mujeres que consumieron menos de estos compuestos que promueven la salud. 

3. La fruta te adelgaza

Llenar tu plato con frutas y verduras siempre es una buena idea para adelgazar, pero un estudio publicado en 2015 en PLoS Medicine descubrió que la fruta, específicamente las bayas, las manzanas y las peras, en realidad puede ser más importante que las verduras cuando se trata de perder peso a largo plazo. Estos hallazgos no son una anomalía. Un estudio publicado en una edición de 2016 de Nutrients encontró que los efectos antiobesidad de la fruta son mayores que sus efectos pro-obesidad en la mayoría de los casos y, si eliges entre frutas, elige manzanas, bayas y peras en lugar de piña y plátanos que, aunque son buenos para ti, tienen un alto índice glucémico. 

4. La fruta refuerza la salud

Junto con las verduras, la fruta protege contra enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cánceres de estómago y colon. Incorpora nuevos hábitos en tu rutina para reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca. La fruta también ayuda a defenderse de la depresión, que es común en personas con diabetes.

Una forma de asegurarte de consumir más fruta: compra localmente. Los productos locales están en todas partes en estos días, gracias a la creciente popularidad de los mercados de agricultores, jardines de jardín y jardines comunitarios. Esta tendencia alimentaria puede motivarte a comer más productos, cosechando el gran control de peso y los beneficios para la salud.  @mundiario