11 hábitos cotidianos que generan arrugas

Una chica tomando refresco con una pajita. / Pexels.com.
Una chica tomando refresco. / Pexels.com.

...Además de no usar protector solar.

11 hábitos cotidianos que generan arrugas

Olvidar de aplicar SPF es quizás el mayor pecado que cometemos contra nuestra piel, pero estos movimientos aparentemente inocentes también pueden sabotear incluso la tez más saludable.

Vamos al grano: 

1. Frotar tus ojos

La piel alrededor de los ojos es súper delicada y propensa al daño. Frotar esta área sensible estira la piel y descompone el colágeno y la elastina, lo que puede provocar arrugas. Cuanto más lo haces, peor se pone. ¿Alguna vez te has tensado los párpados para aplicar el delineador? Pues tiene el mismo efecto dañino. 

2. Dejar tus lentes de sol en casa

Entrecerrar los ojos al sol, o incluso a su teléfono o computadora, obliga a los músculos entre las cejas y alrededor de los ojos a contraerse, lo que a su vez hace que la piel suprayacente se doble. Inicialmente, puedes ver las arrugas solo cuando realiza el movimiento, pero con el tiempo el colágeno se descompondrá y las arrugas se volverán más profundas y fijas. ¿El síntoma más común de entrecerrar los ojos? ¡Patas de gallo! La mejor manera de prevenirlas es usar gafas de sol. Asegúrate de ver a tu oftalmólogo si notas que está entrecerrando los ojos para ver, podría ser una señal de que necesitas anteojos. 

3. Usar lentes de contacto

El solo hecho de usar lentes de contacto no causa arrugas, ¡o menos personas los comprarían! Pero la forma en que los estás insertando definitivamente puede crearlas. A menudo, cuando ponemos contactos, levantamos las cejas. (También tendemos a hacer esto cuando aplicamos rímel). Al igual que entrecerrar los ojos, este movimiento repetitivo hace que la piel de la frente se arrugue.

4. Comer demasiado azúcar

El postre tiene un sabor delicioso, pero no es tan dulce para tu piel. El consumo excesivo de azúcar puede dar lugar a la formación de "productos finales de glicación avanzada" (AGE), compuestos dañinos que se forman cuando las proteínas o las grasas se combinan con el azúcar en el torrente sanguíneo. Estos compuestos pueden dañar el colágeno y la elastina, provocando arrugas y flacidez de la piel. 

5. La falta de sueño

La belleza del sueño es real. Las horas en las que estás conmocionado son cuando tu piel se repara y se renueva. Si te estás privando de una buena noche de descanso, tu cutis no podrá rehabilitarse de manera eficiente, lo que provocará una menor renovación celular y un cutis opaco. De hecho, un estudio en la revista Sleep descubrió que la falta de sueño afecta las características faciales como los ojos, la boca y la piel, provocando párpados colgantes, ojos más rojos e hinchados y círculos más oscuros debajo de los ojos. 

6. Dormir boca abajo

Cuando duermes boca abajo, tu cara se aprieta contra la almohada, empujando la piel en pliegues. Después de varias horas en esta posición, las arrugas quedan grabadas en la cara. Las personas que duermen boca abajo también pueden notar una mayor hinchazón alrededor de los ojos, ya que esta posición dificulta el drenaje del líquido. La solución: posponer la espalda con la cabeza ligeramente elevada. 

7. Mirar fijamente tus dispositivos

Cuando miras fijamente tu teléfono, tableta u otros dispositivos electrónicos durante horas todos los días, doblas el cuello repetidamente. Esta acción hace que se formen líneas y arrugas en el cuello, un fenómeno que a veces se denomina cuello técnico. Del mismo modo que entrecerrar los ojos y fruncir el ceño puede causar líneas en la cara, el movimiento persistente del cuello que se dobla hacia abajo pone tensión en el músculo, lo que a su vez puede crear una arruga que siempre está ahí, ya sea que muevas el cuello o no.

8. Sorber una pajita

Algunos dentistas te dirán que tome café o té con una pajita para evitar manchas en los dientes, pero los dermatólogos no están de acuerdo con esa recomendación. Para usar una pajita, debes fruncir los labios. Como cualquier movimiento repetitivo, afecta tu piel. Hacer esto con frecuencia hace que se formen arrugas alrededor de los labios.

9. Descansar tu cara en tus manos

Las cabezas son pesadas, lo entendemos, pero descansar repetidamente la cara en las manos puede crear arrugas. Cuando tu mano apoya tu cara hacia arriba, también empuja la piel hacia pliegues que pueden volverse permanentes ya que este comportamiento se repite con el tiempo. La presión de tus manos también puede hacer que el colágeno y la elastina se descompongan. 

10. Masticar chicle

Masticar chicle requiere hiperactividad muscular en las mejillas. Cuando se hace de manera consistente, hace que el colágeno se descomponga y la piel pierda elasticidad, lo que provoca arrugas en las mejillas y alrededor de la boca. Buenas noticias: es mejor evitar masticar chicle todos los días, pero ocasionalmente masticar no causará el problema. 

11. Exposición a la contaminación del aire

La contaminación del aire provoca más de 4 millones de muertes cada año, según la Organización Mundial de la Salud, y también afecta tu cutis. La exposición diaria al humo del cigarrillo y el escape del automóvil dañan la barrera de la piel, lo que provoca estrés oxidativo y envejecimiento prematuro de la piel.    @mundiario

 

 

11 hábitos cotidianos que generan arrugas
Comentarios