10 cosas en las que nos equivocamos al hidratar la piel

Hidratación en la piel. / pixabay.com
Hidratación en la piel. / pixabay.com

Incluso los devotos más diligentes del cuidado de la piel pueden tener hábitos que pueden estar trabajando en su contra. Aquí te mostramos las cosas que estás haciendo mal al hidratar tu piel para que lo puedas corregir.

10 cosas en las que nos equivocamos al hidratar la piel

A riesgo de hacer una afirmación obvia: todo el mundo debe hidratar su piel, no debemos hidratarla solo si tenemos una piel naturalmente seca y sensible. Sin embargo, la forma en que aseguramos que se mantenga hidratada puede variar de persona a persona. A continuación, desglosamos todo lo que necesitas saber sobre cómo mantener la elasticidad de la piel.


Quizá también te interese: 

10 formas en las que puedes beber más agua todos los días


Lo que tienes que saber sobre la hidratación de la piel

En sus términos más simples, hidratar la piel significa proporcionar agua a las células de la piel. En la práctica, no es tan básico, teniendo en cuenta que poco más del 50 % de los adultos se identifican con la piel seca y, si tu piel puede mantenerse adecuadamente hidratada se reduce a la barrera. 

La barrera de tu piel es lo que protege tu cuerpo del entorno que lo rodea: Nos protege de la baja humedad, el frío, el calor, el sol, el viento y más. Una barrera es fundamental para el funcionamiento normal de la piel, pero hacer esto puede pasar factura, lo que resulta en una barrera debilitada. 

Cuando la barrera de la piel es más permeable, permite que entre más agua, pero también sucede algo más, que es igual de preocupante: el agua se escapa más fácilmente. Esto se denomina pérdida transepidérmica de agua y cuando sucede, las moléculas de agua literalmente escapan del estrato córneo y se evaporan en el aire que lo rodea. Ahora podemos entender por qué la hidratación de la piel en realidad tiene que ver con dos cosas: debe proporcionar agua a la piel para hidratar las células, pero también debe agregar lípidos para reforzar la barrera y ayudar a mantener el agua.

Las 10 cosas en las que nos equivocamos al hidratar la piel

Incluso los devotos más diligentes del cuidado de la piel pueden tener hábitos que pueden estar trabajando en su contra. Aquí, algunas prácticas comunes de cuidado de la piel que pueden estar resecando tu piel:

  1. Uso de ingredientes irritantes: algunos ingredientes de uso común pueden alterar tu barrera y resecar la piel.  Los sulfatos, los derivados petroquímicos, los alcoholes desnaturalizados, algunos aceites esenciales y los parabenos son algunos que debes tener en cuenta.

  2. Solo uso de aceites: hay una tendencia común, especialmente en muchos círculos de belleza natural, de usar solo aceite. ¿Recuerdas que hablamos sobre cómo tu barrera necesita tanto agua como aceite? Los aceites funcionan atrapando agua, y si no hay agua debajo de ellos para atrapar, corres el riesgo de deshidratar la piel.

  3. Capas incorrectas: la aplicación de los productos puede afectar su eficacia. Recuerda aplicar primero soluciones acuosas más ligeras (como sus sueros), antes de cubrirlos con cremas y aceites ricos en lípidos.

  4. Demasiados pasos para el cuidado de la piel: más no siempre es más efectivo para tu piel. Usar demasiados productos puede debilitar tu barrera.

  5. No prestar atención a las áreas más delgadas o más ásperas: no todas las áreas de la piel son iguales y no deben tratarse como tales. Tus ojos, labios, cuello, manos y codos tienden a secarse más rápido. La piel de tus ojos, labios y cuello es más delicada y, la piel de las manos y los codos se desgasta más físicamente.

  6. Sobreexfoliación: hay una epidemia de sobreexfoliación. Claro, hace que la piel se vea brillante, suave y vibrante, pero cuando lo haces con demasiada frecuencia o de manera agresiva, tu piel se reseca.

  7. Uso de agua caliente: el agua caliente se evapora más rápido y puede eliminar los aceites protectores de la piel.

  8. Mala alimentación: la hidratación de la piel comienza internamente con una dieta rica en nutrientes.

  9. Líquidos deshidratantes: tienes que mantenerte hidratado. Desafortunadamente, hay muchas bebidas que hacen lo contrario, incluyendo el alcohol y las gaseosas.

  10. Tu entorno: el aire seco y contaminado causan sequedad.

Para concluir

Hidratar la piel por dentro y por fuera es la mejor manera de reforzar la barrera cutánea y, aunque gran parte parece intuitiva, es posible que estés cometiendo algunos errores importantes en el camino. No obstante, si te apegas a un enfoque holístico, te estarás preparando para el éxito a largo plazo.  @mundiario

 

 

10 cosas en las que nos equivocamos al hidratar la piel
Comentarios