Historias de las Copas del Mundo: Vittorio Pozzo y el reinado de Italia

Vittorio Pozzo, el único seleccionador que ha ganado dos veces la Copa del Mundo. / www.robypatai.tumblr.com
Vittorio Pozzo, el único seleccionador que ha ganado dos veces la Copa del Mundo. / www.robypatai.tumblr.com

El seleccionador turinés, fue el hombre encargado de llevar a su país hacia la gloria mundialista.Luis Monti y Giuseppe Meazza también fueron fundamentales para esas gestas.

Historias de las Copas del Mundo: Vittorio Pozzo y el reinado de Italia

Uruguay mandó con mano de hierro en el mundo del fútbol por más de una década. Las Copas América, las medallas de oro en los Juegos Olímpicos y el primer Mundial organizado por la FIFA, confirmaron la supremacía charrúa, que los convirtió en el gran rival a batir entre los años veinte y principios de la década de los treinta, sin embargo esa inercia ganadora terminaría para darle paso a la hegemonía europea, con la selección de Italia a la cabeza. Vittorio Pozzo, un antiguo futbolista del Torino, AC Milan y del Grasshoppers de Zúrich,  fue el encargado de tomar las riendas de la azzurra. 

El turinés era un viejo conocido de la Federazione Italiana Giuoco Calcio. Pozzo fue el responsable técnico de Italia para los Juegos Olímpicos de Estocolmo en 1912 y después en 1924 en la cita olímpica de París. Sus servicios fueron solicitados para iniciar un nuevo ciclo a partir de 1929, para preparar la primera gran exhibición del equipo nacional del país de la bota. La primera gran alegría llegó en la Copa Internacional de Centroeuropa en 1930.

Hay que tener el contexto de aquel momento. El austríaco Mathias Sindelar era considerado el mejor jugador de esos años y su selección, el legendario Wunderteam se exhibía cada vez que salía a jugar, no obstante el estratega italiano pudo contrarrestar el poderío de su rival para imponerse en la final, aplicando el mismo sistema 2-3-2-3 de su contrincante, el también mítico Hugo Meisl.  

La publicación The Tactical Room, propiedad de Martin Peranau dijo lo siguiente sobre la figura del estratega italiano: “Pozzo fue el pionero en el cuidado de los detalles y su meticulosidad operativa es legendaria. Se encargaba de preparar todo cuanto precisaba su selección y también planes alternativos para superar las adversidades, y todo ello sin percibir jamás ninguna nómina de la federación por su trabajo.”

Todas estas bondades estaban acompañadas por el talentoso Giuseppe Meazza y de una auténtica arma de destrucción masiva: Luis Monti y su trabajo defensivo, que literalmente redujo a su mínima expresión el accionar de Sindelar, amparándose principalmente en un juego agresivo y brutal.  

¿Fue un verdugo o una víctima de Mussolini?

El romanticismo con el que comúnmente se ensalza al seleccionador transalpino , contrasta con las versiones que lo señalan como un duro y despiadado entrenador con pensamientos fascistas, como lo mencionó el periodista Enric González, en un trabajo publicado por El País en el año 2008  que lleva por nombre: El hombre que creó un monstruo. “Quizá hayan oído hablar del italiano Vittorio Pozzo, el único seleccionador con dos copas del mundo (1934 y 1938) y un oro olímpico (1936). Se le recuerda como un fascista "noble y trabajador" (palabras de Giorgio Bocca, cronista oficioso de la Resistencia), como el hombre que asumió la penosa tarea de reconocer los cadáveres de los jugadores del Torino tras el accidente de Superga, como una gloria nacional. Pero cuando la Juve quiso que su nuevo estadio, el actual, fuera llamado Vittorio Pozzo, alguien sensato lo impidió. Pozzo fue trabajador, pero no fue noble.”

VIttorio Pozzo junto con la selección italiana, que se acaba de consagrar campeona del mundo. / @TanqueShirley
VIttorio Pozzo junto con la selección italiana, que se acaba de consagrar campeona del mundo. / @TanqueShirley

Italia estaba controlada por el régimen de Benito Mussolini, que utilizó todas las armas que estaban a su alcance, para visibilizar su proyecto político y social. Pozzo fue uno de susa mejores aliados y no lo defraudó, porque la mejor propaganda nacional e internacional que consiguió el régimen fueron las victorias conseguidas por la selección: la mencionada Copa Internacional de Centroeuropa, los Juegos Olímpicos de 1936 y las dos Copas del Mundo sucesivas en 1934 y 1938.

Justamente en ese punto es donde las versiones de los expertos discrepan. Para unos, como Enric González, Vittorio Pozzo era un fiel representante de la dictadura fascista y para otros como Jorge Giner, fue una víctima de las circunstancias, que tenía la espada de Damocles sobre su cabeza. Il Duce lo amenazó en caso de que no cumpliese con su misión: “Usted es el único responsable del éxito, pero que Dios lo ayude si llega a fracasar”.

Su puesto en la historia

Vittorio Pozzo trabajó en La Stampa,  enviudó, vivió los horrores de la Primera y Segunda Guerra Mundial, le tocó reconocer los cuerpos de los jugadores de Il Grande Torino después del accidente de la Tragedia de Superga pero a pesar de esas vivencias  será recordado como el único seleccionador doble ganador, y además de forma consecutiva, de la Copa del Mundo organizada por la FIFA.  

El arquitecto de la campeonísima Italia fue un personaje que no dejó indiferente a nadie. Uno de los primeros genios del fútbol, pero también un hombre que fue capaz de sacar la peor faceta de sus futbolistas para poder ganar. @mundiario

Historias de las Copas del Mundo: Vittorio Pozzo y el reinado de Italia
Comentarios