Insidious: la puerta roja,  un intento fallido por recuperar la magia original

Insidious: la puerta roja, teaser. / Movistar Plus+
Insidious: la puerta roja, teaser. / Movistar Plus+
Insidious: la puerta roja se queda corta a comparación de las dos primeras, aquí nuestra opinión sobre la cinta protagonizada por Patrick Wilson y que llega a Movistar Plus+
Insidious: la puerta roja,  un intento fallido por recuperar la magia original

La esperada quinta entrega de la saga de terror sobrenatural Insidious llega a Movistar Plus+ el 25 de febrero, pero ¿cumple las expectativas de los seguidores?

Desde su debut en 2010, la franquicia ha mantenido a los fanáticos del género al borde de sus asientos con sus dos primeras entregas y fue bajando la calidad en sus nuevas entregas, en Insidious: la puerta roja, parece que el terror ha perdido su brillo original. Un intento por recuperar la trama lenta y la atmósfera inquietante de las primeras películas, pero con un resultado que deja mucho que desear.

Desde su inicio en 2010, Insidious se ha convertido en una de las sagas de terror más populares de la historia del cine. Sin embargo, tras dos entregas memorables, la tercera y la cuarta película comenzaron a perder el rumbo, alejándose de la trama original y explorando historias menos impactantes. Insidious: la puerta roja intenta regresar a los orígenes, pero se queda corta en sus intentos.

¿De qué va la puerta roja?

La historia sigue a Josh y Dalton Lambert, quienes nueve años después de los espeluznantes eventos de las primeras películas, intentan reconstruir su relación. Josh, interpretado por Patrick Wilson, ahora también se enfrenta a terribles pesadillas y visiones sobrenaturales, mientras que Dalton comienza a experimentar fenómenos similares. Ambos deben explorar su pasado y enfrentar secretos oscuros que los persiguen, desenterrando terrores más allá de su comprensión.

Con Patrick Wilson tomando las riendas como director y protagonista, se esperaba que Insidious: la puerta roja recuperara el esplendor de las primeras películas. Sin embargo, el guion de Scott Teems no logra capturar la misma intensidad y originalidad que las entregas anteriores.

Además, a pesar del talento de Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins y Lin Shaye, la película carece de momentos verdaderamente aterradores y su trama lenta deja al espectador deseando más. En resumen, esta última entrega se queda corta a comparación de las dos primeras, intenta conectar con La noche del demonio 1 y 2, pero no lo logra y parece que están forzando una trama que ya no da para más. @mundiario

Comentarios