Buscar

El frenado automático de emergencia será obligatorio en Europa a partir de 2022

Una medida de seguridad que podría ayudar a salvar, al menos, 1.000 vidas al año y evitar hasta 120.000 accidentes por año en el bloque. ¿De qué trata el frenado automático de emergencia?

El frenado automático de emergencia será obligatorio en Europa a partir de 2022
Frenado automático de emergencia. / RR SS.
Frenado automático de emergencia. / RR SS.

Firma

Andrés Piedrafita

Andrés Piedrafita

El autor, ANDRÉS PIEDRAFITA, es el coordinador general de MUNDIARIO desde febrero de 2019. @mundiario

El frenado automático de emergencia será un equipamiento de seguridad obligatorio a partir del 2020. Así lo han acordado 40 países encabezados por la Unión Europea y Japón, una medida de seguridad que será de obligatorio cumplimiento en los autos cero kilómetros y que será primero implementada en el mercado japonés. Se espera, en cambio, que entre en vigencia en el continente europeo a partir de 2022.

¿De qué trata el frenado automático de emergencia? También conocido como Auto Emergency Braking o por sus siglas en inglés AEB, con él, el vehículo en cuestión es capaz de detectar un obstáculo (fijo o móvil: persona, coche o animal) que esté en frente, para así, ante la inacción del conductor, detener el coche de manera autónoma. Esto se debe gracias a las cámaras, radares y sensores del sistema.

En la mayoría de los casos, el frenado automático de emergencia funciona a 60 kilómetros por hora o menos, por lo que su uso está pensado fundamentalmente para las grandes ciudades, donde las distracciones como el uso del celular disparan significativamente el riesgo de siniestros. De hecho, según datos de la ONU, en 2016 se produjeron más de 9.500 muertes en carretera. La Comisión Europea, por tanto, considera que los AEB podrían ayudar a salvar, al menos, 1.000 vidas al año y evitar hasta 120.000 accidentes por año en el bloque.

Es más, incluso en los casos extremos en los que el sistema no logre detener el vehículo a tiempo (por ejemplo, si un niño sale corriendo en un estacionamiento y, por el espacio, ya está muy cerca del coche), igualmente reduce las consecuencias.

Así, los países que acordaron esta medida estiman que la normativa afectará, anualmente, a unos 20 millones de coches nuevos en la Unión Europea, Japón y otros países. La obligatoriedad será, de momento, para todos los vehículos de transporte ligero. @mundiario