Buscar

MUNDIARIO

¿Es el Brexit una seria amenaza para Rolls-Royce?

El mandamás de una de las marcas de lujo más emblemáticas del sector, ha manifestado su inquietud ante la posible salida del Reino unido del bloque comunitario. El motivo: la mayoría de las piezas de los coches provienen del exterior.

¿Es el Brexit una seria amenaza para Rolls-Royce?
Rolls Royce, empresa. / RRSS.
Rolls Royce, empresa. / RRSS.

Firma

Andrés Piedrafita

Andrés Piedrafita

El autor, ANDRÉS PIEDRAFITA, colabora en varias secciones de MUNDIARIO, donde fue coordinador general entre febrero y abril de 2019. @mundiario

En pleno apogeo por el Brexit, Rolls-Royce, una de las marcas de lujo más emblemáticas del sector, ha manifestado su inquietud ante la posible salida del Reino Unido del bloque comunitario y todos los problemas de suministros que esta supondría para la marca.

Es tal la preocupación de Rolls-Royce, que,de hecho, consideran que el Brexit podría llegar a paralizar su fábrica. El motivo, explicado por el mismo CEO de la marca, Torsten Müeller-Ötvös, es sencillo: si falta uno solo de sus componentes, la producción se vuelve imposible y esto podría ocasionar retrasos en las entregas.

Y es que, como muchos otros fabricantes de la industria, Rolls-Royce opera con un sistema de producción de justo a tiempo. Según explicó el directivo, las partes no suelen retenerse por un tiempo mayor a 24 horas e incluso, la ampliación de espacio de un almacén significaría una ventana de tiempo de no más de ese tiempo.

.Evidentemente, la planta que está en juego es la de Goodwood, cuya producción podría entorpecerse debido al Brexit, pues resulta que apenas el 8% de componentes de un vehículo de la marca se fabrica en Reino Unido. El resto, aproximadamente unas 32.000 piezas, se importa de más de 600 proveedores de todo el mundo. Ya podéis haceros una idea de la preocupación de la fabricante.

"Podemos planificar lo que queramos, pero no se pueden almacenar tantas piezas durante semanas", manifestó Müller-ÖtvösAutonews Europe. "Si la cadena logística se rompe, la producción se ve perjudicada. Sólo se necesita perder un componente para no poder terminar el coche", agregó, trasladando su inquietud a los clientes.

Por un lado, la firma automotriz ya prepara alternativas y nuevos procedimientos de importación a la espera de lo que suceda el próximo 29 de marzo. Sin embargo, hoy por hoy, Rolls-Royce no puede asegurar que su manufactura vaya a continuar siendo igual de fluida. @mundiario